Economía

Llenar el depósito en Salamanca puede costar 9 euros más según la gasolinera

Llenar el depósito de gasolina se ha convertido en un gesto que puede desajustar el presupuesto doméstico, sobre todo, si se elige mal la gasolinera para repostar, que puede costar hasta nueve euros más por depósito en Salamanca. Sólo hay que echar cuentas para ver el ahorro o el despilfarro anual que supone parar en la primera que encuentras.

 

Ahora no están las cosas para ir tirando el dinero por el tubo de escape. Tampoco es cuestión de hacerse ochenta kilómetros para ir a repostar a la estación de servicio más ventajosa, pero mirando alrededor siempre se puede localizar la que ofrece los precios más ajustados.

Con los precios del pasado 3 de marzo, no hay duda de que la campeona del ahorro es la gasolinera del E.Leclerc, imbatible en las gasolinas de 95 y 98 octanos y en el gasóleo tipo A. Vayamos por partes.

[quote_box_left]

PRECIOS A LA BAJA EN 2013

Entre la estabilización del precio del petróleo y el bajón de la demanda, los carburantes han moderado sus precios durante el primer trimestre de este año en las gasolineras de la provincia.

La gasolina de 95 octanos tenía un precio promedio de 1,427 euros por litro en el conjunto de las gasolineras salmantinas el 3 de enero, y tres meses después era de 1,368 euros (un 4,1 por ciento menos).

La gasolina de 98 octanos ha pasado en ese periodo de los 1,388 euros por litro a los 1,359 de primeros de marzo, lo que supone un descenso del dos por ciento.

El gasóleo de automoción, por su parte bajó un uno por ciento durante el primer trimestre, al pasar de 1,544 euros a los 1,528 de marzo.

 

[/quote_box_left]Ese día, la gasolina de 95 octanos costaba en el E.Leclerc 1,344 euros por litro, el precio más bajo de toda la provincia, frente a los 1,455 euros por litro de la estación de servicio ubicada en la calle Filiberto Villalobos de Guijuelo. Once céntimos de diferencia.

Para un depósito de 55 litros, el desembolso puede ser 6,1 euros más caro hacerlo en esa gasolinera de Guijuelo que la del centro comercial.

La gasolina de 98 octanos costaba 1,424 euros por litro en el E.Leclerc, casi dieciocho céntimos menos que en la gasolinera de La Alberca donde pedían 1,591 euros, es decir, que para llenar el depósito en la localidad serrana se necesitarían 9,7 euros más que en Salamanca (17 céntimos más por litro).

El gasóleo más barato

El gasóleo más barato ese día volvía a estar en el hipermercado, con 1,275 euros por litro, doce céntimos menos que en la gasolinera de Puerto de Béjar, lo que deja un ahorro de 6,6 euros por el depósito estándar.

Si reducimos el ámbito del estudio a la capital y el alfoz, los precios más bajos siguen siendo los mismos, pero en el extremo puesto las diferencias se reducen algo. Ese día, la estación más económica en las dos gasolinas y en el gasóleo A era la de E.Leclerc y la más cara, la de Campsa de la carretera de Béjar.

La diferencia de precios hacía que llenar el depósito de 55 litros de gasolina de 95 octanos fuera 4,12 euros más caro en la estación de servicio de Campsa. Esa diferencia se dispara hasta los 6,1 euros en el caso de la gasolina de 98 octanos y es de 5,39 euros en el caso del gasóleo A.

[quote_box_center]SOSPECHAS DE COMPETENCIA

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) está investigando el mercado de los carburantes en Castilla y León ante la sospecha de que puede haber algunas irregularidades en el sistema de fijación de los precios entre los distintos operadores.

La consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, aseguró este lunes en Salamanca que las sospechas se han levantado cuando se ha comprobado que cuando subía el petróleo ese aumento se trasladaba rápidamente a los consumidores encareciendo los carburantes, pero cuando bajaba el petróleo “se producía una bajada con efecto pluma, muy poco a poco”.

En febrero, los márgenes de las petroleras aumentaron en cinco céntimos por litro de carburante, justo lo que supone el impuesto sobre hidrocarburos que aplica la Junta a los hidrocarburos (antes conocido como céntimo sanitario), y que hay ocasiones en que las diferencias de precios entre estaciones de servicio de la misma provincia pueden llegar a ser de once céntimos por litro, “más del doble de lo que supone el impuesto sobre los hidrocarburos” que puso en marcha la Junta para compensar la bajada de ingresos por otras vías con el fin de poder tener más liquidez para sus gastos.

Además, la consejera afirmó que “el precio de los carburantes antes de impuestos es mucho más caro en Castilla y León que en otras comunidades autónomas, y no tiene mucho sentido”, matizó.

[/quote_box_center]

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba