General

¿Nos importa la ciencia?

Como miembro de la comunidad universitaria durante estos últimos años, he sido testigo de los duros recortes en Ciencia por parte de nuestro gobierno.

Mientras estos continuos recortes se producían, intenté pensar el motivo que llevaba a nuestros gobernantes a no invertir en lo que muchos pensamos que debería ser el motor de desarrollo y competitividad de un país. En primer lugar, pensé que era debido a que los beneficios que da la investigación científica no son a corto plazo –ya que la sólida riqueza que genera la ciencia siempre es a largo plazo- y que los cuatro años que dura el ciclo electoral, que es lo que interesa realmente a muchos partidos políticos –por simple que nos parezca, no serían suficientes para demostrar los beneficios de la apuesta por la inversión científica.

Sin embargo, poco a poco me he ido dando cuenta de que la clase política es muchas veces el reflejo de la sociedad que les vota y a los cuales se supone que representan. La Ciencia no ha interesado a los políticos porque al conjunto de la sociedad no le ha interesado. ¿Y quién tiene la culpa de que esto sea así?.

Al margen de la sociedad en la que vivimos que tiene unos valores muy peculiares, donde son líderes de audiencia reality shows que llevan más ediciones que no se pueden contar ya con los dedos de las manos y se idolatran a personajes que no tiene la más mínima educación, pienso que los científicos hemos cometido un gran error, que es el de no mostrar a la sociedad nuestro trabajo.

Si el científico no demuestra la importancia y el valor de su trabajo es muy difícil que la sociedad valore su esfuerzo, su dedicación y sea considerada un pilar fundamental como lo es la sanidad o la educación.

Muchísimas personas no saben que existe la profesión de investigador científico más allá de lo que ven en determinadas series de televisión. Aunque vivimos en una sociedad rodeada de tecnología –el uso del whatsapp, internet, transportes- las personas no son conscientes del esfuerzo y la inversión que se tiene que haber realizado para que esos artilugios que disfrutan hoy en día hayan podido ser una realidad.

Fuera del ámbito tecnológico, los avances en el campo de la investigación biomédica han sido impresionantes en las últimas dos décadas ¿creen los ciudadanos que los medicamentos, las vacunas o los tratamientos contra el cáncer han surgido de forma espontánea?. Detrás de todos estos avances hay un esfuerzo importantísimo de muchos científicos a lo largo del planeta, una gran inversión por parte de muchas instituciones, y todo para conseguir el bienestar y el progreso de las sociedades. Si la sociedad no es consciente de ello, ¿cómo vamos a reivindicar que se invierta más en investigación científica?.

La divulgación científica tiene esa finalidad de acercar la ciencia a todos los públicos. Mientras que la ciencia tiene que estar al servicio de la sociedad, es necesario que la sociedad escuche también a los científicos.

Refiriéndome a esto último quiero invitar a los lectores a que disfruten de una iniciativa que se está desarrollando este mes en nuestra ciudad gracias al Espacio de Cultura Científica de la Universidad de Salamanca, que ha creado un gran certamen de divulgación científica titulado “Primavera Científica” con un gran repertorio de actividades para todo tipo de públicos: Talleres de ciencia para niños, exposiciones fotográficas, ciclo de cine científico, monólogos. Es una iniciativa pionera en esta ciudad y persigue los objetivos que antes he mencionado.

Cuando este país crea en la ciencia como un elemento indispensable para su desarrollo, entonces se podrá plantear una financiación potente y estable en investigación científica. Hasta entonces…que inventen ellos!


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Chapó.
    El progreso de una sociedad está en el conocimiento.
    Hasta que no la sociedad no se de cuenta que la educación y la ciencia son la mejor base del desarrollo, arrastraremos muchos problemas, pero claro, esas bases son a largo plazo.

Deja un comentario

Botón volver arriba