Cultura

Belén Gopegui: «Lo más gratificante es escribir»

El comité de la noche, de Belén GopeguiLo bonito de ser periodista, o de estar como es mi caso aún en el intento, es que el trabajo de la comunicación te ayuda a conocer a miles de personas interesantes que pueden aportarte algo. Y claro, cuando me dijeron que si me podía acercar a ver a una escritora como Belén Gopegui, no dudas: algo en ti se despierta y sabe que tienes que ir allí y preguntarle el cómo conseguir que alguien te lea.

Os pongo en antecedentes, para quien no conozca a la autora. Belén Gopegui nace en Madrid en el 63 y se licencia en derecho, pero su vida se ligará a la literatura participando en diversas publicaciones culturales. La polifacética autora se acercó a la librería salmantina Hydria con su último volumen, ‘El comité de la noche’, publicado en ‘Penguin Random House’. No le gustan las cámaras, pero no le molesta que sus lectores la interrumpan y le pregunten por sus historias.

Al entrar en Hydria y antes de atenderme, no fueron pocos los que la pararon y sonrientes le comentaron anécdotas de sus novelas. Despacio pero segura, caminó hacia el lugar en el que se iba a producir la presentación, miró expectante, y se dispuso a contestar a las preguntas que tenía preparadas en mi libreta.

De su forma de ver la literatura, destaca la unión entre “la política y la lírica; la gente está acostumbrada a pensar que la escritura política y la poesía no están ligadas debido a que creemos que la literatura política tiene un lenguaje plano y la novela lírica habla de sentimientos” porque, como añadió “creo que las dos cosas se pueden cruzar.

Y claro cuando tienes delante a una escritora de renombre y tú, con tu juventud indomable, te quieres dedicar al mundo de la literatura, no puedes evitar que la típica pregunta que se genera ante cualquier escritor suceda en la conversación que mantienes en un marco tan especial como lo es Hydria. Cuando le dije “¿Qué le recomendarías a un nuevo autor?”, Gopegui aseguró que “hay que seguir mandando los textos a las editoriales, porque a pesar de todo las editoriales leen” añadiendo que “creo que éste es un mundo muy cerrado y el autor novel debería intentar encontrar un puente, a alguien que tenga un conocido que le ayude a garantizar que lo lean”.

También quise saber cuál es, en definitiva, la parte más gratificante de su trabajo. Y fue clara. Una respuesta sencilla y contundente “escribir”. Escribir porque “el momento en el que estás escribiendo y que adviertes que lo que quieres contar se está plasmando es lo más bonito”. Pero como todo en la vida, la escritura tiene un punto negativo, que para la laureada autora es “el después; te encuentras con lectores y lectoras y es muy grato, pero toda la parte de los medios de comunicación me cuesta mucho trabajo”.

“Mientras escribo no pongo música; cuando hago una pausa porque he llegado a una encrucijada entonces sí escucho música. Me gustan los espacios silenciosos para mi trabajo” decía, cuando le pregunté por la manera que tiene de inspirarse.

Por: FJ Rebollero


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba