Opinión

El estrés laboral de las madres embarazadas

 

Las mujeres que trabajan y que quieren ser madres se enfrentan a un gran reto tanto a nivel personal como profesional, pero las que ya lo son y están embarazadas de otro hijo sufren en su mayoría un gran estrés. No es fácil compaginar el trabajo, la familia y el nuevo estado.

 

Es importante contar con apoyos para llevar a cabo el proyecto familia. Las dificultades con las que se tropiezan las madres son interminables y difíciles de lograr para poder conciliar la vida familiar y laboral.

Son muchas los progenitores que no desean quedarse solo con un hijo y deciden aumentar la familia, pero si ya es difícil criar uno, cuando llega el segundo o el tercero los problemas aumentan y aparecen los momentos de estrés, sobre todo si la madre tiene una jornada agotadora. El estrés laboral va en aumento y por este motivo desde diferentes sectores es necesario realizar una profunda reflexión y análisis para paliar este gran problema social.

Todos los sectores, tanto político, social, empresarial como  familiar tienen que luchar para lograr que las madres que están embarazadas sientan un apoyo no solo a nivel laboral, reduciendo el horario, adaptando los puestos, o facilitando en la medida de lo posible realizar las tareas desde casa,  también necesitan que se las comprenda y valore.

Nuestra sociedad   debe aumentar la población infantil, pero así mismo las familias tienen que sentir que se le dan las facilidades necesarias para poder acometer esta difícil situación. Ayudas económicas que solucionen el problema, no cheques electoralistas que no dan ni para pañales.

Muchos hijos perciben como sus madres cuando están embarazadas no pueden soportar la carga tanto laboral como emocional y repercute en su estado de ánimo, incluso algunos se sienten culpables por no poder ayudar a sus madres todo lo que  ellas necesitan.

La maternidad es un derecho y como tal desde estas líneas animamos a que se pongan los medios necesarios para que se desarrolle con las mejores condiciones para que tanto las madres como el resto de la familia no sufra un estrés innecesario y perjudicial  para todos.

Ilustración: Miguel González Cabezas


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba