Opinión

Bien, pero no perfecto // Well, but not perfect

 

El Principio de Pareto nos dice: “El veinte por ciento de las prioridades rendirán el ochenta por ciento de la producción”. Así pues, buscar el perfeccionismo es muy loable, digno de admiración y positivo, pero debemos tener en cuenta nuestras limitaciones.

 

Hemos de hacer las cosas lo mejor que podamos, sin emplear excesivos recursos cuando nos damos cuenta que algo no ha salido como esperábamos. La mejora viene después, cuando hemos aprendido de los errores, pero hay que poner en práctica estas enseñanzas. ¿Cómo? Con un plan de mejora, de tal forma que al realizar la misma tarea en el futuro arreglemos aquello que no pudo ser en el pasado. Recordemos el ciclo PDCA (planificar, hacer, verificar, actuar) que pude ser aplicado, incluso, en lo personal.

El perfeccionismo nos puede llevar a deprimirnos fácilmente, maltratarnos y exigirnos demasiado, compararnos con otros constantemente, querer controlar todo, tener fobia a cometer errores, no disfrutar de lo éxitos y marcar objetivos muy difíciles. Asimismo, esto pude causar conflictos con nuestros colegas. Por ello, la perfección, imposible de alcanzar, debe ser nuestro horizonte siempre, hacia donde caminaremos paso a paso planificándolos adecuadamente y dando lo mejor de nosotros mismos y haciendo las cosas lo mejor que podamos, teniendo en cuenta las circunstancias y los recursos con los que contamos, sin obsesionarse con el resultado y disfrutando del camino.

También hay que considerar que el rendimiento y la calidad del trabajo no serán los mismos al iniciar la jornada laboral que cuando llega su final, pero si damos lo mejor que tenemos, el trabajo será excelente.

“La perfección es una pulida colección de errores”.(Mario Benedetti)

 

Well, but not perfect

The Pareto Principle tells us: «Twenty percent of priorities will yield eighty percent of production.» So, looking for perfectionism is very praiseworthy, admirable and positive, but we must take into account our limitations.

We have to do the best we can, without using excessive resources when we realize that something has not gone as we expected. Improvement comes later, when we have learned from mistakes, but we must put these teachings into practice. How? With a plan for improvement, so that when doing the same task in the future we fix what could not be in the past. Let’s remember the PDCA cycle (planning, doing, checking, acting) that could be applied, even, personally.

Perfectionism can lead us to become easily depressed, mistreated and overly demanding, constantly compared to others, wanting to control everything, having a phobia of making mistakes, not enjoying successes and setting difficult goals. Also, this may cause conflicts with our colleagues. Therefore, perfection, impossible to achieve, must be our horizon always, where we will walk step by step planning them properly and giving the best of ourselves and doing things the best we can, taking into account the circumstances and resources with the That we count, without obsessing with the result and enjoying the way.

We also have to consider that the performance and the quality of the work will not be the same when starting the workday that when its final, but if we give the best we have, the work will be excellent.

«Perfection is a polished collection of errors.» (Mario Benedetti)

Más información: GESPROSAL

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba