Opinión

Ante una izquierda descosida, rederecha

Me quedo con las dos respuestas que Íñigo Errejón da al principio de la larga entrevista en Teatro del Barrio que publica CTXT con uno de los líderes que siguen siendo incuestionables en Podemos.

Las preguntas obligadas para iniciar esa conversación eran justamente las que las tres periodistas que firman la interviú le plantean. Errejón considera que no solo es una buena noticia para la izquierda que haya ganado Sánchez las primarias del PSOE, sino que es una buena noticia para el conjunto de la gente decente.

“Lo que sucedió el 21 de mayo afecta al conjunto del panorama político español y a nosotros en primer lugar”, dijo quien aspirará a la presidencia de la Comunidad de Madrid. “Nuestra relación con el Partido Socialista es extraordinariamente complicada –añadió-, pero de ella depende el cambio en España. Somos, hemos sido hasta ahora, competidores en lo electoral, pero solo puede haber gobiernos de cambio si nos entendemos con el PSOE”.

No parece por ahora previsible un entendimiento entre el PSOE del redivivo Sánchez y Unidos Podemos, por lo que un gobierno alternativo al de la derecha se presenta como una posibilidad bastante lejana, con don Mariano en el mejor momento de su vida, según afirma. El renovado secretario general del Partido Socialista (indecente Rajoy al no felicitarle), no hace más que tender al arrepentimiento de lo que en su día confesó públicamente a Évole, posiblemente porque si fuera coherente con lo dicho al periodista correría el riesgo de que el PSOE derrotado en las primarias rompiera con su PSOE.

Pero no hay otra para un gobierno real de cambio, según están comprobando en Portugal, en cuyo espejo fue a mirarse Sánchez antes de vencer el pasado domingo y durante toda su campaña, concretamente en Salamanca.

También podría darse una rebaja de objetivos políticos por parte de Unidos Podemos para llegar a ese entendimiento con un hipotético PSOE recosido, pero eso podría aparejar igualmente una ruptura o descosido en UP, ante el júbilo de la vieja y nueva derecha (PP+Ciudadanos) y los consiguientes efectos abstencionistas en el electorado de izquierda, harto de descosidos.

— oOo —


Deja un comentario

Botón volver arriba