Opinión

Preparando las vacaciones

 

Quedan pocos días para comenzar las vacaciones escolares y algunos padres empiezan a angustiarse ante la problemática del cuidado de los hijos. Los padres suelen tomar un periodo que coincide con los hijos, pero no es tan largo y solucionar el problema es importante para lo cual la planificación de este tiempo de descanso se hace imprescindible.

Es muy necesario que los niños pasen unos días de descanso total para desconectar de las clases, de los exámenes, de los profesores y lo más importante del estrés, que aunque algunos adultos crean que en los niños no es frecuente, la realidad es que va en aumento.

Existe mucha oferta de actividades lúdicas para estos meses de verano y para todos los bolsillos, pero no hay que dejarse arrastrar por las modas o por lo que hacen los amigos o vecinos.

Una buena planificación tiene que tener en cuenta algunas consideraciones:

  • Elegir actividades acordes con la edad y gusto de los hijos. Algunos padres se empeñan en enviar a sus hijos a campamentos en la naturaleza y a sus hijos no le gusta, tienen miedo a dormir fuera de casa, a la comida que no suele ser como la de casa, a la disciplina de unos monitores que en la mayoría de los casos no conocen o simplemente a despegarse de sus padres. En este caso hay que acostumbrar poco a poco a los niños, primero con un fin de semana, e ir aumentando el número de días. Si esta adaptación  se realiza correctamente, acudir a un campamento suele ser una de las mejores  experiencias para alcanzar independencia
  • Para niños menores de 8 o 10 años existen alternativas a estos campamentos como puede ser pasar unos días en casa de familiares con primos, tíos o abuelos, e incluso turnarse con amigos de los padres que tengan hijos de las mismas edades. Esta puede ser una solución para los padres que trabajan. Esta experiencia les ofrece mucho desapego y les da autonomía.
  • Los campamentos urbanos, los programas extra de colegios y los de idiomas se suelen realizar en la misma ciudad y compensan el tiempo que los padres están en sus puestos de trabajo.
  • Para niños más mayores y adolescentes es recomendable acudir a cursos de idiomas en el extranjera apuntándose a grupos organizados por empresas especialistas que hacen que no solo aprendan idioma, también tienen un programa variado y divertido de actividades.

El tipo de vacaciones que más les gusta a los hijos es cuando pueden ir con sus padres. Disfrutar en familia en una playa, en un pueblo o si no es posible unas vacaciones largas, disfrutar del entorno y salidas al campo, a la piscina o realizar visitas culturales aunque sea durante los fines de semana.

Las vacaciones tienen que cumplir el objetivo de desconectar de la rutina escolar y tomar fuerzas para comenzar el nuevo curso con motivación y por consiguiente es muy necesario que sean unos días para disfrutar.

Ilustración: Miguel González Cabezas


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba