Cultura

“Hay que estar muy enfermo para hacer daño a un niño”

 

Carme Chaparro es presentadora y escritora. Su primera novela No soy un monstruo obtuvo el Premio Primavera de Novela en febrero de 2017. Nos encontramos con en la firma de libros que organizó en el Corte Inglés. Tras veinte años al frente de los principales informativos en el grupo Mediaset, su novela parece sacada de la sección de sucesos.

¿Los informativos son fuente de inspiración para su novela?
Mucho. Lo han sido de principio a fin. El final se me ocurrió cambiando una noticia que dimos y el principio de la novela, que es muy impactante, también es un caso que contamos en el informativo. En todo el libro hay cosas que he contado a lo largo de estos veinte años haciendo informativos.

Chaparro admite que le costó mucho empezar a escribir su libro. “Tanto tiempo contando noticias te hace querer decir siempre la verdad”.

Carme Chaparro 3.¿Qué diferencia hay entre informar sobre una realidad y narrar una ficción?
Me costó darme cuenta de que los personajes eran míos y podían hacer lo que yo quisiera, que podía inventarme la historia a mi voluntad. Aunque… al final han sido ellos los que han hecho conmigo lo que han querido. (Risas) Otra diferencia con las noticias reales es que cuando las contamos tenemos que contener nuestras emociones. Hoy hemos informado sobre dos muertes de niños ahogados en la piscina. La noticia es muy triste, pero debemos limitar nuestros sentimientos cuando la damos. En mi libro he buscado el otro extremo. He querido abrirle las tripas al lector y narrar con emociones intensas. Me he desquitado un poco de todos estos años.

Chaparro colabora con la revista Yo Dona escribiendo columnas de opinión. En ellas habla del feminismo, de la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres. “El feminismo no es lo opuesto a machismo, es la búsqueda de igualdad. Yo no soy igual que un hombre ni que otras mujeres. Lo que quiero es igualdad de oportunidades. Sin embargo, para lograr este pensamiento y tener esa mirada crítica es necesario deconstruir todo lo que nos han inculcado desde pequeños”.

Sabina decía que las niñas ya no quieren ser princesas y usted lo reivindica cada semana en sus columnas. ¿Por qué cree que una parte de la sociedad quiere que deseemos ser princesas?
Porque el patriarcado es algo que lleva establecido desde que el hombre de cromañón llevaba a las mujeres cogidas por el pelo, aunque a veces pienso que quizá el hombre de cromañón era más feminista de lo que somos ahora.

Carme Chaparro 2.Hay machismo en el lenguaje. Un coñazo es algo aburrido y algo genial es cojonudo. ¿Cree que se arreglaría si hubiera más mujeres en la RAE?
Una zorra es una prostituta y un zorro es un hombre listo. Una gobernanta es la señora que limpia los hoteles y un gobernante dirige un país. Hay académicos que son columnistas en medios de comunicación y que son machistas. ¿Toleraríamos a académicos de cualquier institución que escribieran columnas racistas? En cambio, se escriben columnas machistas y, cuando lo decimos, somos unas feminazis. El lenguaje lo usa la sociedad y no se impone desde la Real Academia, pero un primer paso sería cambiar el diccionario y, poco a poco, tratar de corregir su uso social.

En su opinión, ¿son más machistas los hombres o las mujeres?
Me he encontrado mujeres muy muy muy machistas. Hoy mismo, he escrito un post sobre una modelo que ha publicado una foto de su barriga de embarazo a los cinco meses y tiene menos tripa que yo, y yo tengo una talla 36. Me parece fenomenal, puede hacer lo que quiera con su cuerpo. Lo que no me parece bien es que se convierta en presión social. Que los medios ensalcen su cuerpo: ‘qué bien, qué cuerpo tiene y está de cinco meses’. A raíz de mi post han llovido tweets y muchos eran alabanzas, como el de Paula Echevarría, que apoyaba mi opinión. Pero otras mujeres, además de hombres, lo han criticado.

¿Por qué cree que hay mujeres machistas?
Por la construcción social sobre la corporalidad de la mujer que les han inculcado y que tienen que aprender a borrar. En las revistas y anuncios se expone una mujer que no se viste, sino que se adorna para gustar a los demás. Una mujer que los hombres pueden piropear cuando quieran. Tenemos que deshacer poco a poco la madeja.

Carma Chaparro.Hablando de su libro, ¿opina que los peores monstruos son aquellos que dañan o atacan a los niños?
Los monstruos que atacan a los niños son la peor clase de monstruos porque los niños son nuestro futuro. No dejamos de ser una especie que debe perpetuarse, al igual que las plantas o los animales. Todos tenemos esa querencia por los niños ya que es nuestra responsabilidad cuidar de ellos para seguir existiendo. Hay que estar muy enfermo para hacer daño a un niño. A un niño o a un anciano, a los más indefensos. Esas personas que se hacen pasar por revisores del gas para robar a ancianos, esas personas que arrancan el collar a las señoras en la calle y las tiran al suelo… todo eso me parece de locura.

Chaparro confiesa que, al empezar la novela tuvo miedo de perder a sus hijas y que no le soltaba la mano cuando salían a la calle. “Me metí tanto en los personajes que estuve un tiempo sin llevarlas a centros comerciales. Recuerdo que un día que estaba con una amiga que también había leído mi libro. Estábamos paseando y se nos escaparon los niños corriendo porque vieron un parque de bolas. Las dos pegamos un grito…”

Por: Laura Corvo Félix


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba