Cosas de la vidaLocal

Javier Valverde y Flavia Buendía protagonizan la boda torera del año

 

Varios cientos de invitados, entre los que destacaban rostros conocidos del mundo del toro y el deporte como Oscar Higares, Pepín Liria, Bernd Schuster y su mujer, Elena Blaso, Iñaki Cano o Valentín Requena, felicitaron al torero Javier Valverde y a la odontóloga Flavia Buendía por su enlace

 

El torero Javier Valverde y su novia, Flavia Buendía, han protagonizado la boda torera de este año en Salamanca. La pareja ha contraído matrimonio en la iglesia de La Clerecía.

Javier Valverde llegó al templo acompañado de su madre y madrina, Rosi San José. El matador eligió un elegante chaqué que le sentaba como un guante, como un auténtico traje de luces. Por su parte, la madrina estaba muy guapa con un original diseño de Fely Campo.

Como manda la tradición, la novia llegó en un coche de época, un Rolls-Royce, 15 minutos tarde, del brazo de su padre y padrino. Flavia Buendía, odontóloga de profesión, eligió para el día más importante de su vida, un elegante traje del diseñador Eduardo Ladrón de Guevara, con incrustaciones en coral en la cintura y el foro de la sobrefalda también era de este color, haciendo un guiño a la profesión de su ya marido. La original peineta con la que sujetaba el velo era una antigüedad según explicaron sus mejores amigas.

La anécdota de la novia

Los novios, Javier y Flavia, estaban radiantes, un poco nerviosos al entrar, pero con ganas de bromear. Sobre todo Flavia, que después de entrar todos los invitados en el templo, se cerraron las puertas y se quedó junto a su padre en las escaleras de La Clerecia. «No te dejan entrar». Se oyó y ella dijo: «Eso parece». Entre risas. Justo en ese momento, se abrieron las dos hojas y la bella novia accedió al templo.

Al concluir la ceremonia religiosa, le preguntamos al subdelegado del Gobierno, Antonio Andrés Laso, y a su elegante esposa, cómo había sido la ceremonia. «Preciosa, muy bonita».

De la misma opinión, el periodista Iñaki Cano y el matador, Oscar Higares.

Y poco a poco, fue despejándose el templo. Así desfilaron por las escaleras, elegantes vestidos de encaje, raso y sedas, muy bien complementados con pamelas y tocados para ellas y traje de corbata y chaqué para ellos.

Los novios, ya converidos en marido y mujer, fueron recibidos por pétalos de flores y pompas de jabón. Estaban radiantes y muy guapos.

Los recién casados, sus familiares y amigos brindaron por la felicidad de la pareja en Hacienda Zorita, donde tuvo lugar el banquete.

Puedes ver las fotos de la boda en este enlace


Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba