Local

El parque de Garrido roto y sin sombras en pleno verano

Después de tres años de obras, hace dos meses que se inauguró el nuevo parque de Garrido, que cuenta con una pista polideportiva, juegos infantiles, una zona con aparatos de gimnasio y una fuente lúdica, como en el parque de la Alamedilla. También desaparecieron los areneros y aumentó la superficie pavimentada, que en verano acumula calor y los desprende continuamente.

 

A pesar de que los vecinos ya pidieron vigilancia, respeto y mantenimiento del parque, ya hay aparatos en la zona de gimnasio biosaludable que muestran los efectos del paso de los vándalos.

Además, a plena luz del día, el parque se encuentra totalmente vacío. “No hay ni un banco a la sombra”, comentaba Enrique, uno de los vecinos, que ven con impotencia como el nuevo parque no pueden utilizarlo en la época en que más se necesita.

Es el segundo parque de la era Mañueco y el segundo sin sombra, después del Elio Nebrija, en Salas Bajas. Todo pensado para el bienestar de las personas de Salamanca, pero de cara al futuro.

La realidad es que, exceptuando las pequeñas sombras que dan los dos pequeños construcciones del parking, se trata de un parque sin sombras: ni los columpios para los niños, ni la fuente lúdica, ni siquiera la pista polideportiva.

Habrá que esperar a que crezcan los árboles para que haya algunas sombras en verano para poder buscar el fresco en los días calurosos.

Los vecinos también han denunciado la falta de policía vigilando el barrio de Garrido, y no se muestran muy optimistas con la situación del parque: “No tenemos cuidado con nada, esto habría que cuidarlo que es de todos,… Y de momento está bien, veremos cuando pase un año”, explicaba Manuel, otro de los vecinos del barrio.

Texto y fotos: María López San Juan


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba