Local

Decenas de personas bailan por el Día Mundial de la Parálisis Cerebral

Este miércoles se celebra el Día Mundial de la Parálisis Cerebral y la Plaza Mayor de Salamanca se ha convertido en el punto de encuentro de decenas de jóvenes que padecen esta enfermedad y sus familias, así como los voluntarios de centros y asociaciones como Aspace. Además de leer su manifiesto, han bailado al ritmo de “Bajo el mismo sol” y han invitado a la sociedad a conocerles.

 

Diversas autoridades como concejales, diputados o el subdelegado del Gobierno en Salamanca se han dado cita este miércoles en la Plaza Mayor para celebrar el Día Mundial de la Parálisis Cerebral, una enfermedad que afecta a miles de personas en todo el país. Alberto Martín, presidente de Aspace y padre de uno de estos jóvenes, ha reivindicado el derecho de estas personas a participar en la sociedad como uno de los lemas de la campaña de este año.

“Las características de estas personas tienen muchas limitaciones”, manifestó Alberto Martín, “impide hacer mucha vida social”. Desde los diversos centros se realizan multitud de actividades lúdicas, pero  fuera de ellos es muy difícil para estos jóvenes llevar una vida normal debido a problemas de accesibilidad y de relación. “Atrévete a conocerme, yo me atrevo” es el lema dirigido a la sociedad y uno de los retos que afrontan este año, instando a la gente a relacionarse con estos jóvenes de forma normal.

A la Administración le piden “apoyo y comprensión”. “Muchas veces no hace falta que te den dinero”, reivindican, “vas pidiendo comprensión, apoyo, asesoramiento, enfoque de determinados problemas… Nosotros somos padres con nuestras limitaciones y necesitamos ese acompañamiento”. Piden que haya actuaciones que les faciliten el poder participar de forma más activa en la sociedad y mejora de la integración.

aspace paralisis3

El tema económico también sigue siendo un obstáculo para muchas personas. “Hay muchas familias que se ven en unas dificultades por la situación económica, y más aquí que hay que hacer frente a costes importantes por medios de desplazamiento, cuotas por servicios que no se cubren en su totalidad por la Administración, aportaciones que tenemos que hacer los padres para financiar los edificios y las instalaciones que tenemos…”, declara Martín.

Además, se suma la petición de apostar por las nuevas tecnologías como medio de participación de los niños en la vida social. Por ejemplo, el uso de tabletas para que puedan componer frases y así comunicarse o el empleo de ordenadores a través de la mirada.

“La parálisis cerebral es un daño cerebral que se produce al momento de nacimiento”, explica Alberto Martín, “no se cura y, además, puede llevar asociadas deficiencias como las visuales, auditivas, crisis epilépticas,… Y eso da lugar a unas personas con unas necesidades muy especiales”. La asociación en Salamanca ofrece 225 plazas de atención en centros y son un total de 525 socios. Poseen tres centros residenciales, dos centros de día y un centro educativo.

Texto y fotos: Paula Castro Morán


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba