Local

Salamanca tembló

 

Hace la friolera de 262 años la ciudad sufrió las consecuencias del devastador terremoto de Lisboa, uno de los seísmos más duros del viejo continente. Los geólogos estiman que si se hubiera medido sería de aproximadamente un 9 en la escala de Richter

Salamanca sufrió las consecuencias del terremoto y tembló. Tanto fue así que los salmantinos creían que se acababa el mundo y se refugiaron en la Torre de la Catedral.

Los daños que sufrió la ciudad fueron importantes en sus edificios, entre ellos la Catedral Nueva, es más, durante un tiempo se pensó que había que derribar su Torre. También la Catedral Vieja, el Colegio Viejo, el Patio de Escuelas y La Clerecía. Afortunadamente, no hubo que lamentar ninguna víctima.

La tradición explica que el Cabildo catedralicio de Salamanca estableció que todos los días 31 de octubre subiera alguien a la torre para tocar las campanas, para dar gracias a Dios y pedir que el terrible suceso no se repitiera. Hacía tañer las campanas el Mariquelo, que era como se conocía a la familia que vivía dentro de la Catedral. El último Mariquelo que subió y era miembro de esta saga fue Fabián Mesonero que dejó de subir al cimbalillo en 1977.

Desde 1984, en agradecimiento y recuperando la tradición, al mediodía de cada 31 de octubre, Ángel Rufino, El Mariquelo, escala la torre y da gracias. En esta edición, y van 31, el esfuerzo de Mariquelo lo destinó al Alzheimer, Asprodes, Isaías Hernández, su maestro, Francisco e Cepeda, Dolores Guillén, ‘Lola’, para que reine la concordia y se acabe la sequía.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba