fbpx
Local

«Cuando hay un problema de verdad, donde los ciudadanos acuden es al PSOE»

 

Encontramos a Fernando Pablos corrigiendo exámenes en su despacho de la Facultad de Matemáticas. Nos invita a pasar y comprobamos que en las paredes, mesa y estanterías hay fotos de sus hijos. Siempre tiene presente a la familia. Lleva en el PSOE desde que concluyó la carrera, porque quería tener un sustento económico antes de ofrecer sus conocimientos a los ideales socialistas que defiende.

 

¿Qué entiende por la política?
Es el arte de intentar mejorar la vida de las personas desde el respeto a las convicciones ideológicas y a los adversarios.

¿Qué le aporta a la sociedad la política cuando está tan denostada?
No son días buenos para hacer consideraciones generales. La política debe ser la capacidad de mejora la vida. El problema, en estos momentos, es que hay quien ha utilizado la política para enarbolar banderas, hasta en el sentido habitual de la palabra, de enfrentamiento dentro de nuestro país, que es lo que corresponde. Pero, no solo aquí, también en otros países. Lo peor de los políticos, son los que ante la ausencia de argumentos se dedican a estimular sentimiento de enfrentamiento entre territorios o personas. La política tiene que ser la capacidad, desde las posiciones de cada uno, de intentar mejorar la vida de las personas. En estos momentos, y en muchos casos, lo que hay es una ausencia de la política y lo que hay es un intento de sustituirla por la visceralidad, intentando que el corto plazo, los mensajes sencillos, las medias verdades, que son las mayores de la mentiras, lleven a posiciones que desde un debate sereno y tranquilo, nunca se llegaría. La política es la antítesis de lo que hoy está siendo por muchos, que es el filibusterismo.

¿Por qué cree que a los españoles les ‘entretiene’ estar divididos?
La historia dice que España ha sido un país complicado. No sé si nos entretiene o no, la división genera hartazgo en la mayoría de los ciudadanos. Afortunadamente, hemos vivido ya casi 40 años de Democracia, después de las primeras elecciones de 1977 y al año siguiente la Constitución, y ese periodo ha habido muchos momentos en el que parecía superada la división. Situaciones difíciles de explicar. Intentos de los independentistas catalanes, que no nacionalistas porque en la Constitución el apoyo a la cultura y tradiciones siempre caben. El independentismo debe ser una opción que se establezca dentro de los marcos legales. Lo que afecta a la unidad de España debe ser votada por todos los españoles. Por un lado estos, y por otro, una derecha que había perdido, con certeza, el debate de la razón y se fue al debate de las vísceras, eso ha llevado a un choque de trenes que no tiene mucha marcha atrás.

¿Dónde está en esta situación el PSOE?
Donde siempre ha estado, en la racionalidad, aunque haya sido poco entendida. Creo que en esta crisis, la posición de los compañeros del PSC es absolutamente encomiable. Me gustaría que tuviera repercusión positiva en las urnas. Lo que ocurre es que hay decisiones, al margen de la política, que hacen que esas situaciones razonables, esa posición de satisfacción, de cómo se deben trazar puentes, desde el respeto a la legalidad, que es lo que hemos hecho, que para mí y los ciudadanos, quede en un segundo plano, frente a quienes piensan que solo chocando una visión con la otra pueden tener algo de provecho. Volviendo a la pregunta: creo que los españoles, en general, lo que estamos es artos de que haya división. Deberías de estar más artos de los que fomentan esa división.

El PSOE siempre estará con la legalidad constitucional. Es sorprendente que Podemos, el otro día, decía que se había roto el consenso del 78 y todavía no me lo puedo creer, porque dos días antes decían que había que superar el régimen del 78. Los que sabemos lo que fue aquello, éramos jóvenes pero tenemos historia y conocimiento, y sabemos de las vidas que dejaron los socialistas para que este país tuviera Democracia, nos obligan a los que tenemos la responsabilidad a defender el Estado de Derecho y la Constitución. Y, ahí cabe todo. Gobernando nosotros dimos solución a situaciones como el Plan Ibarretxe. El PP que comenzó recogiendo firmas contra Cataluña, y a pesar de eso, no le hemos pasado factura a la Constitución.

Fernando Pablos.Volvamos a Salamanca. Lleva toda la vida defendiendo las siglas socialistas…
Desde que era un niño, pero me afilie al PSOE el día que terminé la carrera. Tengo muy claro que la militancia y el compromiso político, nunca debe ser algo que vincule mi actividad profesional. Creo, de hecho, que para tener criterio político es importante tener independencia económica y a mí me gusta ser profesor universitario, investigar, educar. Voy a contar una anécdota: Cuando estaba en las Juventudes, en el pueblo de mi madre, Palencia de Negrilla, gobernaba el PSOE. Tenía varios primos vinculados al PSOE y uno de ellos me dijo que necesitaban un último suplente, el décimo de una lista de siete. Esa lista ni siquiera se llegó a presentar en el Boletín Oficial de la Provincia, porque hubo otros compañeros que presentaron otra lista y el partido accedió a que se presentaran ellos. Mi primera experiencia institucional fui ir el último en una lista que ni siquiera concurrió a las elecciones. (Risas).

Pablos. ¿Es importante que los políticos no se acomoden en las sillas?
Desconozco lo que es eso, porque las sillas las he utilizado sólo para escribir en el ordenador. Si algo he hecho estos últimos años ha sido estar muy cerca de las personas. Parte de esos contactos, no son públicos, pero quiénes han tenido un problema y han recurrido a nosotros, porque ahora hay mucha nueva política, pero cuando hay un problema de verdad, donde los ciudadanos acuden es al PSOE para que se lo arregle. Saben que estamos a la altura, unas veces hemos sido capaz de ir más lejos, otras no, pero siempre que ha habido un problema en Salamanca en los últimos años, ha habido un socialistas intentando arreglarlo.

¿Cómo ha sondeado las inquietudes de los socialistas para elaborar su programa?
El programa es el del partido. Este método que tenemos con absoluta Democracia, con urnas, con transparencia, sin cosas extrañas a través de Internet. Aquí se sabe cuál es el censo, porque hay que pagar cuotas, cuándo se vota,… Lo que tenía que decidir era sí iba o no a concurrir. Mi respeto a todos los compañeros y compañeras que han concurrido, Carmen y Alegría, que no superaron la primera parte de los avales, y a Fernando -Vegas- la otra opción que tienen los militantes el día 12. Escuché a muchos militantes y compañeros. Soy consciente que cuando uno toma decisión, eso tiene un desgaste. También de la dificultad que tiene la política en estos momentos, que los tiempos corren muy deprisa y que los relevos razonables, que deben ser generacionales, no eran sencillos, porque ese nivel de rapidez para cambiar las cosas, hace que quien aparezca ahora de nuevo, dentro de seis o siete meses, tenga una situación de muy antiguo. Muchos socialistas, algunos a los que le tengo un respeto intelectual muy grande, y otros que son más sencillos y no han pedido nada, me abordaron durante unos meses, diciendo que si los estatutos me permiten un tercer mandato, debería de intentarlo. Al final me convencieron y estoy con la ilusión de un niño.

¿Por qué?
Porque estos procesos son los que siempre defendí, que los militantes eligiesen a los secretarios generales de forma directa, ahí están las hemerotecas desde el año 2012 donde hay declaraciones mías al respecto.

¿Está en caravana?
Sí. No paro. Empecé una primera para conseguir avales. Estoy muy agradecido a los militantes por el cariño que me han trasladado. Y ahora, he comenzado otra, que a las alturas de esta entrevista he visitado: San Martín del Castañar, La Alberca, Cepeda, Los Villares, Mozarbez, Santa Marta y las Juventudes, entre otros. Me queda hasta el sábado, porque no hay jornada de reflexión. Decidí no hacer campaña en las redes, porque un partido donde tenemos algo más de 900 militantes, que de forma relativa es una militancia muy razonable. Y preferí hacer la campaña en las sedes, porque el principal valor del partido es la militancia, conozco a casi todos. Los escucho, acepto muy bien las críticas, nadie podrá decir lo contrario, cuando tengo un posicionamiento, compartirlo o abierto a cambiar de opinión, si me convencen.

Ferando Pablos, en la Facultad de Matemáticas.
Ferando Pablos, en la Facultad de Matemáticas.

La ilusión se la han trasmitido.
Sin ninguna duda. El PSOE es un partido vivo. Los militantes han recuperado la estima. Lo bueno de estos procesos es que puedes escuchar a los socialistas, si eso solo lo hubiera hecho en la campaña, no me creerían, pero como me he dedicado a escucharlos durante años, cada vez que me han necesitado, dentro del tiempo que mi vida profesional y familiar me lo han permitido. Creo que he sido un secretario cercano a los compañeros y compañeras. No puedo estar más que satisfechos de los que me están ayudando en la campaña, porque su actitud es absolutamente ejemplar. Tengo la suerte de tener a decenas de mujeres y hombres que votaron diferentes opciones en las federales o autonómicas, pero que piensan que lo mejor del PSOE en Salamanca es mantener el avance de los últimos años, el empoderamiento de la militancia, el contacto con los alcaldes para elegir a los diputados provinciales, la cercanía,…

¿Qué hay que mejorar?
Algunos aspectos de la coordinación, pero lo anterior no debería perderse.

¿Qué va a aportar su proyecto?
Tiene que estar pegado a la realidad, porque si es una cuestión individual no vamos a ningún sitio. Creo que las primarias son una buena forma de que el militante se sienta útil, pero que no genere hiperliderazgos. El líder no es infalible. Creo mucho en ello, por lo que primero tengo que hacer un buen equipo si gano y que el partido tenga buenos órganos de control, para que el partido rinda cuentas, que es muy importante en política. El proyecto es colectivo. La realidad de Salamanca está clara.

¿Cuál es?
Los años de gobierno del PP ha producido un desgaste serio de los principales servicios públicos, educativo y sanitario en el ámbito de la Junta de Castilla y León, o también la pérdida del poder adquisitivo de una parte muy importante de la población, que son los pensionistas, que tienen que ver una forma distinta de afrontar la economía. ¿Qué representamos los socialistas de cara al futuro? Una apuesta por el medio rural, para luchar contra la despoblación y por una forma de generar riqueza distinta, vinculada más al conocimiento. Eso no quiere decir que la investigación e innovación sea la única forma de generar riqueza en Salamanca, porque también hay un sector muy importante como son los servicios. Si somos capaces de capitalizarlo, lo podemos hacer mejor. Es el reto que tenemos y en el que tenemos que estar actualizados. El PSOE de hoy no es la del 2008, aunque el secretario sea el mismo, el equipo tiene que estar profundamente renovado, porque tiene que tener la expresión de lo que es Salamanca en estos momentos.

Las elecciones a secretario casi van a coincidir con las de rector. ¿Se pondrá en contacto con el nuevo equipo que esté al frente de la Universidad?
Sin la Universidad no se entiende Salamanca. Cualquier organización o colectivo que quiera lo mejor para Salamanca, tiene que desear que a la Universidad le vaya bien. Una de las primeras cuestiones que haré si salgo elegido es una ronda de consultas y estarán los líderes sindicales, patronales, colectivos vecinales y el rector de la Universidad, una vez que salga elegido, para ver donde podemos ser útiles, los unos a los otros, de cara al futuro.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba