Local

La “envenenadora de ancianos” reconoce los hechos, pero no quería matar

La denominada “envenenadora de ancianos” reconoce ser la autora de los seis hechos delictivos que se le atribuyen, pero niega que tuviera intenciones de asesinar a sus víctimas. “Solo quería robar para conseguir dinero para mi adicción”, ha asegurado la imputada, acusada de machacar una pastilla de Trankimazin de 2mg en la bebida de sus víctimas.

 

La Audiencia Provincial de Salamanca ha acogido el procedimiento judicial contra MRAP, más conocida como “la envenenadora de ancianos”. El Ministerio Fiscal la acusaba de homicidio y robo con violencia por seis hechos delictivos acontecidos entre el 28 de abril de 2014 y el 14 de febrero de 2015, por lo que pedía una pena de hasta 52 años de cárcel, además del pago de indemnización

La autora de los hechos ha reconocido ser causante del fallecimiento de una de sus víctimas, un anciano invidente, por homicidio involuntario, además de llevar a cabo robos con violencia en cada uno de los casos. Por todo esto, la defensa ha pedido aproximadamente un total de 19 años y 3 meses de prisión más el pago de multas.

La acusada manifestó haber realizado la misma mecánica en todos los delitos. Cogía una pastilla de Trankimazin de 2 mg de su expareja, quien padecía depresión, “la machacaba y la echaba en la bebida”. Este medicamento unido al alcohol produce somnolencia, algo que “todos los drogadictos lo sabemos”, afirmó. Aprovechaba que sus víctimas, todas ellas personas mayores, dormían para robarles y así financiar su adicción a las drogas.

MRAP ha asegurado que se arrepiente de su comportamiento, que atribuyó al abuso de heroína, alcohol y pastillas, y dijo que su intención no era cometer un asesinato, solo robar. Por ello, la defensa solo pide un año de prisión en el caso de la víctima fallecida debido a homicidio imprudente al desconocer que la mezcla de sustancias podría acabar con la vida del anciano.

Texto y foto: P.C.M.

Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba