Local

Manifestación contra la mina de Retortillo

Este domingo se ha celebrado una manifestación en Salamanca en contra de la mina de uranio que la multinacional australiana Berkeley promueve en Retortillo.

 

La marcha, convocada por las organizaciones contrarias al proyecto, partió de la Plaza de Anaya y terminó en la Plaza Mayor. Durante todo el recorrido se corearon lemas contra la mina, contra la empresa y contra las autoridades locales, regionales y del Gobierno.

La empresa australiana invertirá 250 millones de euros para comenzar a explotar la mina en 2019.

El proyecto se encuentra aún en fase de tramitación. En abril de este año la Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo de Salamanca suspendió la apertura de la mina y devolvió el expediente al Ayuntamiento de Retortillo.

La mina será muy rentable para la empresa australiana que ya tiene contratos firmados a 40 dólares (37,53 euros) frente a un precio actual que ronda los 25 dólares (23,45 euros) más el efecto del cambio de venta del uranio.

En la empresa Berkeley participan algunos fondos de inversión como Fidelity o Blackrock, y para la construcción y desarrollo de este proyecto cuenta con la colaboración de Iberdrola Ingeniería, OHL y Foster Wheeler.

La empresa australiana asegura que la mina es de gran interés para Europa ya que permitirá mantener la independencia energética. El pasado 31 de marzo, Diamo decidió el cierre de la mina de Rozma, la mina de uranio de la República Checa, lo que prácticamente deja a Europa sin minas de uranio.

Esta misma empresa tiene otro plan para abrir otra mina a dos kilómetros del casco urbano de Cáceres. Estima que hay unos 65,4 millones de toneladas de uranio y pretenden extraer 30.000 toneladas.

Estas minas convertirían a España en el único país con minas de uranio abiertas en Europa. No obstante, los habitantes de Salamanca y luego de Cáceres se han movilizado formando plataformas para frenar los proyectos mineros.

La queja es la misma que siempre, “que este tipo de proyectos no tienen en cuenta el impacto ambiental”, algo que desmiente la empresa minera que afirma contar con todos los permisos.

El atractivo para los ayuntamientos es siempre el mismo, los puestos de trabajo que se crean en su entorno, y más en el oeste salmantino, muy deprimido. Los australianos ofrecen centenares de puestos de trabajo y cerca del 25 por ciento de la población de los municipios cercanos han presentado solicitudes de empleo.

 

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba