Deportes

Álvaro de Arriba: “El Barça es una institución en la que hay mucha tranquilidad”

Álvaro de Arriba será, en el futuro, otro de los nombres que se expondrán en uno de los muros del Centro Municipal Julián Sánchez El Charro. Con la experiencia de sus primeros Juegos Olímpicos, Río de Janeiro 2016, a sus espaldas, el joven de 23 años es, actualmente, el único atleta profesional de Salamanca en activo. Y lo de los JJOO a sus espaldas es literal, ya que el deportista lleva en su hombro tatuado el logo de los Juegos para recordar hasta dónde ha llegado.

 

Texto y fotos: Paula Castro Morán

El ochocentista salmantino está fichado por Barça y con el apoyo de Nike, gracias a los cuales puede dedicarse en exclusiva a su pasión. Aunque asegura que no cambiaría la camiseta de la Selección Española por nada, es consciente de las grandes limitaciones que tiene ser deportista en este país, donde lo que más echa en falta es un apoyo a largo plazo para los atletas.

¿Cómo es la rutina de un deportista olímpico?

Mi rutina va cambiando. Ahora, en pretemporada, hacemos la rutina en Salamanca: levantarme, desayunar, ponerme con el portátil, preparar la comida… Tengo las comidas establecidas por nutricionista así que, a día de hoy, tengo 6 comidas al día. Luego me preparo para ir al entreno. Entrenamos normalmente por la tarde y, después, depende del día. Hay días en los que salgo a dar una vuelta. Luego, cena e intento irme a dormir pronto.

¿Cuánto entrenas?

Todos los días de la semana entreno con una sesión y luego hay 3 días que doblo, es decir, entreno mañana y tarde. Por la mañana suele ser un entreno suave, y el de la tarde es más intenso.

Hay atletas profesionales que no descansan ningún día y que hacen lo que llaman descanso activo, que  es algo muy suave como salir a rodar 30 o 40 minutos. Nosotros intentamos un día a la semana, normalmente domingo, descansar completamente porque la recuperación es importante y no somos máquinas perfectas.

¿Cómo son los entrenamientos?

Normalmente entre hora y media y dos horas cada sesión. Hacemos días de rodajes de 40 o 50 minutos, tres sesiones de musculación completa y condición física y el resto de días hacemos series de todo tipo.

“Me gusta conocer sitios nuevos, no me gusta viajar”

A veces tienes que hacer entrenamientos más complejos, como irte a Sierra Nevada ¿Qué clase de entrenamientos especiales haces?

Lo que buscan muchos deportistas de élite es la altitud. Nosotros en Sierra Nevada entrenamos a 2.300 metros sobre el nivel del mar. Hay niveles como el hematocrito, la hemoglobina o eritrocitos en la sangre que aumentan estando allí y es lo que se busca, darle al cuerpo ese aumento para poder luego trabajar mejor al nivel del mar.

El año pasado probamos en invierno tres semanas y salió muy bien, y en verano estuvimos 4 semanas. El problema de allí es que es más complicado porque el cuerpo en altitud recupera muchísimo peor. Hay días que, aunque no hagas nada, estás muy cansado porque el cuerpo trabaja con menos oxígeno en sangre.

¿Hay algún ejercicio que te guste menos?

El Circuito Oberón. Lo hacemos muy pocas veces al año pero a mí no me gusta nada. Se trabaja un ejercicio de condición física, por ejemplo abdominales, en un lado durante 25 segundos y luego correr 100 metros hacia el otro lado y realizar otro ejercicio durante 25 segundos, y así diez veces.

Lo que más me gusta son las series de calidad a ritmo de competición, pocas series pero a ritmos muy altos. Es cuando realmente te das cuenta de que corres rápido. Son las que peor se pasa porque al final se sube el ácido láctico y la sensación es como de mareo.

“Si llevas una vida saludable te da igual que un día a la semana te comas una hamburguesa”

¿Cómo llevas tu alimentación?

Es una alimentación completamente normal solo que muy establecida. La nutricionista deportiva que tengo no me priva de nada. Siempre suelo meter un tipo de carne al día y un tipo de pescado. Intentar comer la mayor parte de las cosas integrales, no intentar meter grasa, meter fruta y, sobre todo, beber bastante agua.

No tengo nada prohibido, puedo comer de todo. Lo que sí que me deja libre son sábados y domingos por la noche para que coma lo que quiera. Al final, si llevas una vida saludable y haces deporte te da igual que un día a la semana te comas una hamburguesa.

Ser atleta requiere mucho esfuerzo y trabajo. ¿Esto te condiciona en tus relaciones sociales?

En cierto punto sí, pero al final las amistades y todas mis relaciones están en el mundo deportivo. Cuando estás viajando tanto o compitiendo con el mismo entorno, al final fuera de eso no tienes tanto margen.

“En España no hay apoyo continuo al deportista”

¿La parte de viajar te gusta?

Yo digo una cosa siempre: a mí me gusta conocer sitios nuevos, no me gusta viajar. No me gusta meterme doce horas de avión pero sí me gusta ver Río de Janeiro o Chicago.

El hecho de conocer cómo trabajan deportivamente y cómo funcionan en otros países, me gusta. Para afrontar temas como los que están pasando ahora en España yo creo que lo afrontas distinto cuando tienes una mente más abierta y has visto más cosas que no el hecho de estar en tu sitio sin levantar la mirada y siempre con lo mismo.

Ahora que mencionas el tema, ¿estás teniendo algún problema con el Barça?

El Barça es una institución en la que hay mucha tranquilidad. Sí que en ciertos puntos se ve el lado en el que se mueven, pero ellos están muy tranquilos, han renovado a todos y han fichado a mucha gente de España. Sí que es un club que intenta fichar a gente de Cataluña, pero hay veces que no pueden. Además, da la casualidad que el que se encarga de los fichajes es de Salamanca, Vicente Egido.

El club sí que hace comunicados, pero realmente lo que quieren es seguir en la liga española, tanto en fútbol como en otros deportes. No les compensa una liga catalana o la liga francesa porque lo que vende es la liga española.

Hablando de forma más general, ¿estáis contentos los atletas con la situación del deporte en España?

Yo me siento muy a gusto con la selección española, yo no cambiaría la camiseta de España por otro país, pero es cierto que te pones a pensar fríamente y te das cuenta de que, realmente, no ayudan mucho. Los atletas que podemos vivir de ello es por lo privado. Las ayudas que dan son muy escasas y no te dan margen. Yo ahora tengo la beca Podium, que es de Telefónica y el COE, y son 13.000 euros al año. Pero si tú dejas de rendir, esa ayuda te la quitan, entonces de cara al futuro no te ayudan. Son proyectos a un año o a 6 meses.

El mayor problema que hay en España es que no hay ese apoyo continuo. Por eso se querían mucho unos juegos para Madrid en 2020 porque, cuando hay unos juegos, hay una inyección de dinero muy grande y se apuesta por los deportistas durante un ciclo olímpico entero y te dan esa seguridad.

“No cambiaría la Selección por nada, pero en España, cuando tenemos algo, no se valora. Se nos valora más fuera”

¿Y hay posibilidad de que eso ocurra?

Aquí en España es muy complicado que haya unos juegos, por lo menos cercanos. Yo creo que no lo voy a ver como deportista en activo. Creo que España, en cierto punto, tampoco está preparada, igual que tampoco estaba preparada Río de Janeiro. Fue, entre comillas, un desastre. Yo valoro que fueron mis primeros juegos y todo fue increíble, pero luego hablas con gente que estuvo en Londres y había muchas deficiencias en Río de Janeiro en comparación.

¿Crees que se promueve el deporte profesional en España? ¿Se dan facilidades a los jóvenes para que puedan compatibilizar deporte y estudios?

Aquí el tema del deporte universitario es un desastre. Sí que tengo muchos amigos en EEUU y se van por el tema académico. Es complicado llevar las dos cosas para rendir al máximo nivel, pero allí te dan muchas facilidades. Por ejemplo, tú tienes un examen pero no puedes hacerlo equis día porque tienes que competir y son los profesores los primeros que te dicen “vale, elige tú el día”. Aquí la frase más común es “ese no es mi problema”.

Aquí es inviable ahora mismo. Yo vivo cien por cien para el atletismo porque puedo hacerlo, pero la mayoría de atletas de alto nivel en España estudian porque no pueden vivir realmente del atletismo y… es mucho jaleo. Tienes que entrenar tus horas, tienes que tener tus horas de descanso, tienes que estudiar, tienes tus horas de clase… Aquí no te dan esa posibilidad.

“Aquí el alcalde te da la enhorabuena por las redes sociales en vez de llamarte. A mí el ayuntamiento no vino a preguntarme qué necesitaba”

Imagino que también habrá cierta discriminación en cuanto al tipo de deporte. Por ejemplo, hay muchos equipos de fútbol pero no hay tantas opciones de atletismo.

Cuando era más joven, decía “¿por qué a esto se le da tanto?”, pero he crecido, me he dado cuenta de las cosas, he viajado y, realmente, el fútbol tiene mucho porque genera mucho. Miras a Lydia Valentín, que ha sido tres veces campeona olímpica de halterofilia, y piensas que esta chica debería tener contratos muy grandes con lo que está consiguiendo, pero es que la halterofilia no vende.

Lo que se pide es que los medios de comunicación promocionen más ese deporte, sobre todo los medios grandes. Por ejemplo, ves a Rafa Nadal, que es campeón del mundo, que en las noticias le sacan dos minutos y luego se tiran con otros deportes media hora. En España, cuando tenemos algo, no se valora.

¿Y a los deportistas se os valora lo suficiente?

Se nos valora más fuera. A mí me han llegado cartas de aficionados de Alemania o Finlandia. Y, a veces, cuando vas a competir fuera, ves a muchísimos aficionados que se enteran del hotel en el que vas a estar para ir allí a esperarte a que salgas para que les firmes. Y eso aquí no lo tienes.

Ciertos deportes no tienen repercusión aquí porque no se les da esa repercusión. Conozco, por ejemplo, contratos de EEUU de atletas de un mismo nivel al mío y son completamente diferentes porque allí se les da a todos los deportes el mismo trato. Aquí a veces ves instituciones que no te están valorando de ninguna manera. Ves que, por ejemplo, el alcalde te da la enhorabuena por las redes sociales en vez de llamarte.

“Creo que asimilaré que soy olímpico cuando me retire del atletismo”

En su momento criticaste que no se te facilitara el acceso a un edificio municipal cuando estabas entrenando para ir al mundial.

A mí me da igual gastarme 50 o 60 o 200 euros al año por utilizar la pista cubierta. Es más el hecho, que es por lo que yo me quejaba. A mí el ayuntamiento no vino a preguntarme qué necesitaba. Es el hecho de decir “apoyamos al deporte”. Si promocionáis el deporte, intentad ayudar de otras formas.

¿Qué tal fue tu experiencia en Río de Janeiro?

Muy buena. Han sido mis primeros juegos así que no podía comparar con otros juegos y, para mí, todo fue increíble. Una de las mejores cosas fue el entrar en la ceremonia de inauguración al estadio de Macaraná con el estadio lleno, todo a oscuras, todos con luces… Además, tuve la suerte de colocarme bien, detrás de Rafa Nadal.

El día que competí estaba muy nervioso pero disfruté mucho. Vuelves contento, pero no solo por el hecho de cómo fueron los juegos sino por el hecho de todo lo que lleva, el hecho de estar en los JJOO, hacer a mi entrenador olímpico también… Algo que creo que no he llegado a asimilar y creo que lo asimilaré cuando me retire del atletismo y valore todo lo que haya hecho.

¿Qué consejos darías a los jóvenes atletas?

Confiar en un mismo. El miedo a quedarme fuera es lo que me ha perjudicado en alguna competición.

Y, bueno, las ganas tienen que ir añadidas.

¿Cuáles son tus siguientes pasos?

El objetivo a corto plazo está en meterme en la final del Campeonato del Mundo en Pista Cubierta (Birmingham), y luego está el Europeo de Aire Libre (Berlín). Llegar a la final y luchar por las medallas, que, después de la del año pasado en pista cubierta, hay que pedirse a uno mismo más y siempre con objetivos realistas.

alvaro de arriba 3

Mostrar más


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Estimado Alvaro…aquí las políticas de “cuantos menos seamos a más tocamos” son las que más éxito tienen por eso, nuestra juventud…y nuestro dinero vuela a Madrid o Barcelona…allí encuentran las oportunidades que aquí os niegan.

    Algunos luchamos por crear un Sistema Financiero Local exclusivo para retener y atraer talento pero parece que las prioridades oficiales son otras…y ellas les dan votos…

    Suerte y Enhorabuena…los salmantinos estamos contentos que aún con todo sigas presumiendo de ser de Salamanca.

Deja un comentario

Botón volver arriba