LocalPortada

Un emprendedor de 83 años cuenta el secreto de su éxito

El empresario salmantino Pedro Sánchez cuenta cómo pasó de no tener nada a crear un gran negocio de transportes en sus memorias

 

Pedro Sánchez, usuario habitual del Centro de Mayores Tierra Charra, es un hombre hecho a sí mismo. Como él dice, empezó no teniendo nada para acabar con un gran negocio. Después de que muchas personas le preguntaran cómo lo había conseguido, se lanzó a escribir las memorias de su vida, desde que empezó como arador a los 13 años, hasta que se jubiló hace 18 años.

 

Todo lo que ha conseguido a lo largo de su vida ha sido gracias a su esfuerzo y dedicación. ‘Historia de una vida’, su autobiografía autopublicada, es un recorrido a través de todas las etapas de su vida y de lo que ha aprendido en cada una de ellas. Pedro Sánchez asegura que “los muchos agradecimientos que tengo” es lo que le llevó a escribir un libro con ayuda de sus hijas. Cree que sus vivencias pueden ayudar y motivar a los jóvenes para encontrar su camino.

Su relato comienza cuando era un adolescente. Único varón de cuatro hermanos, comenzó muy joven en trabajos precarios como arador, pinche y ayudante a cambio de una pequeña cantidad de pesetas. En ese momento, Pedro Sánchez ya sabía que quería llegar a más. “Yo algún día tengo que ser algo o alguien”, se dijo a los 15 años. En esa carrera de aspiración, y después de haber sufrido varias decepciones, la última de ellas por un engaño de su cuñado en la compra de cerdos, decidió aprender a conducir.

“Yo ya veía que la gente me apreciaba”, cuenta Sánchez, era un joven que no le tenía miedo al trabajo duro y que siempre estaba dispuesto a echar una mano. Ganarse el favor de las personas, muchas de ellas influyentes, es lo que le ayudó a llegar hasta donde llegó. Por ello, es una cualidad que cree fundamental para abrirse camino en la vida y la manera de hacerlo es “dando imagen”.

Siguió como aprendiz para poder sacarse el permiso de conducir, cobrando un salario mínimo. Hubo ocasiones en las que, incluso, no llegó a ganar nada, pero asegura que “eso te hace ser en la vida”. “Siempre deseé tener mi propio camión”, explica en su libro, “trabajar para mí mismo”. Y así fue. Llegado un punto, se le presentó la oportunidad de adquirir un camión a medias y trabajar por su cuenta.

El camión del dinero de la boda

En su historia narra también cómo se fijó en una chica de su pueblo a la que llamaban ‘la perdiz’, Teresa, que terminó convirtiéndose en su mujer. Han estado juntos desde los 22 años y solo tiene palabras de afecto hacia ella. Fue su hermano con quien adquirió un camión de segunda mano de la marca Leyland por 330.000 pesetas. Aquello no salió bien, pero a los 27 años, con el dinero que sacaron de su boda y algún préstamo, pudo comprarse su ansiado camión.

El segundo camión no tardaría en llegar, como tampoco la venta de su propia mercancía, la paja, y sus primeros empleados. Su camino no estuvo exento de obstáculos, pero, poco a poco, y con trabajo duro, consiguió tener varios vehículos a su cargo ya en los años 70. Tras más de 40 años de negocio especializado en paja y transportes, se retiró dejando tras de sí un amplio legado. Por desgracia, nadie cogió su relevo en la empresa.

En su libro, Pedro Sánchez también habla de otras facetas de su vida. Los coches que llegó a tener, las amistades que forjó a lo largo de su carrera profesional, los viajes que hizo… Y, por último, cómo es su familia actual. Muestra, con orgullo, una foto en la que aparecen sus tres nietos. “Esto es lo más lindo que hay”, asegura. Y es que, ante todo, es un hombre familiar que sabe apreciar a las personas y sus valores.

Los libros no están a la venta. Tan solo los ha editado para repartirlos entre las personas que aprecia, que son numerosas. Sin embargo, afirma que, si se vendieran, “vendería muchísimos”. Ya ha recibido múltiples felicitaciones de sus amigos y compañeros. Algunos porque aparecen en el relato y otros porque quieren rememorar cómo era la vida hace unos años.

Pedro Sánchez no se cansa de ofrecer consejos basados en su experiencia. Como hombre cumplidor que es, la confianza y la formalidad son dos de sus pilares fundamentales. “Que no te pillen en una mentira”, insiste, ya que perder la confianza es una de las peores cosas que te puede pasar si quieres levantar un negocio.

Por: Paula Castro



Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. Interesante contenido el que hace Pedro. Enhorabuena por que entiendo que es un modelo a seguir en emprendimiento…

  2. Interesante contenido el que hace Pedro. Enhorabuena porque entiendo que es un modelo a seguir en emprendimiento… Sería muy interesante contactar con él.

Deja un comentario

Botón volver arriba