LocalPortada

Salamanca en alerta por la nieve

El Gobierno decreta esta situación desde la pasada medianoche

La Delegada del Gobierno en Castilla y León ha establecido la activación de la fase de alerta del protocolo de coordinación de actuaciones ante situaciones meteorológicas extremas (nieve, hielo…) que puedan afectar a la red de carreteras del Estado en las provincias de Ávila y Segovia (desde las 21:30 horas de este lunes) y en la provincia de Salamanca desde las 00:00 horas de este martes y hasta nuevo aviso.

 

La Agencia de Protección Civil de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente avisa en Salamanca de acumulación de nieve en 24 horas de 5 centímetros durante la jornada del martes 27 de febrero. Las acumulaciones se esperan por encima de los 1.000  metros.

En el sur de la provincia se esperan acumulaciones de nieve en 24 horas de 2 centímetros durante la jornada del martes. Las acumulaciones serán a partir de los 1.000 metros.

En la meseta se esperan acumulaciones de nieve en 24 horas de 2 centímetros durante la jornada del martes. Las acumulaciones serán a partir de los 1.000 metros.

LA DIFERENCIA ENTRE ALERTA Y AVISO

Si hablamos de AVISOS meteorológicos tendremos que hablar del Plan Nacional de Predicción y Vigilancia de Fenómenos Meteorológicos Adversos (Meteoalerta), que pretende facilitar la más detallada y actualizada información posible sobre los fenómenos atmosféricos adversos que puedan afectar a España hasta un plazo máximo de 60 horas, así como mantener una información continuada de su evolución una vez que han iniciado su desarrollo.

Se contemplan los siguientes fenómenos: lluvias, nevadas, vientos, tormentas, temperaturas extremas, fenómenos costeros (viento y mar), polvo en suspensión, aludes, galernas cantábricas, rissagas en Baleares, nieblas, deshielos, olas de calor y de frío y tormentas tropicales. Para establecer los umbrales se ha evaluado tanto la “rareza” del fenómeno, ya que, cuanto mayor sea ésta, menos preparada está la población para enfrentarse a sus efectos, como la adversidad para dicha población.

En cambio, las ALERTAS ya no son objetivas como los avisos meteorológicos. No siempre los avisos y las alertas van de la mano. La Aemet puede emitir un aviso naranja por fuertes vientos a más de 1.400 metros de altura y la administración no decretar una alerta por entender que a esa altura no afecta a la población. Además, cada administración puede decretar sus propias alertas en función de la zona de su competencia. Las alertas se decretan teniendo o no, como referencia, a los avisos y dependiendo de su nivel. Afectan en mayor o menor medida a los ciudadanos.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba