Opinión

Democracia ‘ad hoc’ y democracia ‘sui géneris’

A propósito del confuso master de Cristina Cifuentes, he oído a Rafael Mayoral decir algo así: Espero la respuesta de los naranjas de Aznar. El acento era insolente, tramposo. Huérfano de proyectos netos, propuestas, planes de actuación para conseguir el bienestar ciudadano, dicho individuo (a la postre aforado y favorecido con sabrosas subvenciones) pretende desprestigiar al rival. Cierto que los políticos parecen sacados de aquella cosecha clónica imaginada por Huxley en “Un mundo feliz”. Sin embargo, hay cumplidas diferencias; sobre todo de estilo. Jamás escuché a nadie -probablemente pudiera hacerlo con sobrada motivación- mencionar a “los discípulos bermellones de Maduro” o, el apurado, “los epígonos de Stalin”, verbigracia. Menciono tales alusiones porque serían el prólogo ideal, inesperado, del epígrafe.

Asimismo, el periódico de Ignacio Escolar publica pantallazos que abordan un trato de favor hacia la presidenta de Madrid. Visto lo visto, arrojan pocas dudas sobre extraños manejos, al menos. Actuar así confirma la existencia, incluso esencia, de una prensa libre pese a apreciaciones ruines, sectarias, antipatriotas. Además, debe ser objetiva, ajena a cualquier límite o nutriente maniqueo. Caso contrario, se convierte en medio inmundo, éticamente pobre, manipulador. Estoy convencido de que esta señora no es la única isla en el inmenso océano que constituye tan insólita tropa, según clamó con añadido grosero el conde de Romanones. Don Ignacio -a lo que se ve- opina que dicha turba o revoltijo se agita solo en determinadas aguas ideológicas. Salva, a contrario, otras que merecen su bendición, no sé si urbi et orbe.

“Ad hoc” es una proposición latina, de uso frecuente, que significa estar especialmente diseñado para un fin concreto. “Sui géneris”, también de origen latino, en su primera acepción significa peculiar, que no coincide con lo que designa. A la segunda acepción le acompañan original, estrafalario.

Democracia ad hoc implicaría, por tanto, una consideración positiva, digna, hacia el ciudadano. Sin duda, se refiere a ese sistema genuino dentro de las múltiples formas en que puede revestirse. Tanto que, desde un punto de vista estricto, no hay ni hubo un español capaz de garantizar haber vivido democracia de tales características. España vivió cortos periodos, salvando el actual, en los que el ciudadano tuviera siquiera el protagonismo protocolario. El primer periodo plenamente democrático llegó con el advenimiento de la Segunda República donde se aprobó el voto femenino pese a la negativa del PSOE. Estos cuarenta y tantos años desde la muerte de Franco, conforman el mayor periodo de liturgia democrática, no de democracia porque ella encarna derechos no gestos artificiosos, fraudulentos.

Analizando los siglos XIX y XX, resulta quimérico encontrar un decenio seguido de plenitud liberal. En el XIX acontecieron al menos ocho pronunciamientos, pasados los veinte primeros años. Si excluimos los cinco del reinado de Amadeo de Saboya y los veintiséis borbónicos, calculen cuánto duraron los sistemas democráticos más o menos reales. El siglo XX trajo cinco años, correspondientes a la Segunda República, y cuarenta actuales de los que solo cuatro (Suárez) se asemejaron a una democracia verdadera, aunque vigilada.

La “democracia sui géneris”, esa que es cualquier cosa menos democracia. El ciudadano pasa a ser contribuyente, siervo fiscal, con apenas derechos (porque son muy caros) más allá del pataleo.

Felipe González, supo aprovechar rencillas políticas a la vez que atormentadas avideces sociales y se hizo con el poder absoluto. Creo que este fue el inicio de la “democracia ad hoc”, pero adulterando peyorativamente sus fines. Mataron a Montesquieu, maniataron los medios e impusieron el inmovilismo: “Quien se mueva no sale en la foto”. Del Digo pasaron al Diego y promovieron empresas públicas cuyo objetivo silenciado era intensificar un nepotismo en ciernes. Por necesidades del guion, empezaron a conceder réditos demasiado onerosos a los nacionalistas, enmascarado por entonces su ancestral independentismo. Al fondo, podía apreciarse en ciertas autonomías un afán de consolidar riquezas y transferencias que, al final, facilitarían -así lo percibe su insano juicio-la segregación definitiva. El resto del país asumió el papel de hetaira abonando cama y oficio. He aquí el venero supremacista o preeminente del soberanismo catalán.

En silencio, de forma sigilosa, vino lo que conocemos. Inadvertidamente se consolidó la “democracia sui géneris”, esa que es cualquier cosa menos democracia. El ciudadano pasa a ser contribuyente, siervo fiscal, con apenas derechos (porque son muy caros) más allá del pataleo. Entre tanto, políticos y afines campan casi impunes henchidos de privilegios y adscritos a abusos múltiples. Nada nuevo bajo el sol debido a la pobreza moral e intelectual que despliega tradicionalmente el individuo patrio. Sometidos a un estilo grotesco, resulta inevitable aquel estigma ambiguo considerado tópico tiempo atrás: “España es diferente”. Pudiera apreciarse frase panegírica, pero no; llevaba una carga despectiva con justeza y justicia.

Sin necesidad de escarbar mucho, nos topamos con miles de muestras que plasman lo dicho. En la cocina inmediata encontramos sobrados ingredientes tópicos, privativos. El tema catalán, que antes provocaría vergüenza, se ha convertido en esperpéntico, irrisorio. Pecan políticos descerebrados, necios, paranoicos. Peca un gobierno impertérrito, estéril, cobarde, acompañado de una oposición con escasa legitimidad para albergar tal término. Un país se gestiona por la acción vertebradora, conjunta, de gobierno y oposición. Aquí no, aquí la oposición ejerce de Penélope deshaciendo lo tejido con anterioridad. Damos pasos, gastamos energías, pero no nos movemos.

Ciudadanos y Podemos, esas siglas que -en propia confesión de Podemos- vienen a limpiar la vida pública, empiezan a pringar antes de asar. El patio presenta irregularidades continuadas, extremas. Lo verdaderamente triste, sin restar gravedad a lo expresado, son los atributos del individuo español: inculto, cándido, necio, irreflexivo…. Esperando el autobús, un señor mayor (tras echar pestes contra Rajoy, la derecha y -matizando- la izquierda, defendía aguerrido a aquellos dos partidos inmaculados. Algo ya visto y oído; pasamos de uno a otro extremo sin solución de continuidad. Aprecié, no obstante, cierta querencia por Podemos. Sirva el ejemplo como prueba indiscutible, empírica. Este episodio evidencia que nos hemos ganado con honores esta maldita democracia sui géneris.

— oOo —


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba