LocalPortada

El Rey y el presidente de Portugal presiden el encuentro iberoamericano de rectores

Han destacado la importancia de la universidad para dar respuesta a los retos de la sociedad del futuro

El Rey Felipe VI y el presidente de la República de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, han visitado Salamanca este lunes para inaugurar el IV Encuentro de Rectores Universia 2018. En el evento les han acompañado Ana Botín, presidenta de Universia y el Banco Santander, Rebeca Grynspan, secretaria general iberoamericana, Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, y Juan Vicente Herrera, presidente de Castilla y León.

 

En el IV Encuentro Internacional de Rectores Universia participan entre este lunes y el martes más de 600 rectores de 26 países, contando con una gran presencia de instituciones iberoamericanas y europeas.

Bajo el lema “Universidad, Sociedad y Futuro”, los participantes han creado un foro de debate para profundizar en la situación de la enseñanza superior y sus retos de futuro. El encuentro se ha organizado bajo tres ejes de debate: “Formar y aprender en un mundo digital”, “Investigar en la Universidad, ¿un paradigma en revisión?” y “La contribución de la universidad al desarrollo social y territorial”.

Desplácese hacia abajo para ver más texto e imágenes

Juan Vicente Herrera.

En el acto de inauguración fue Juan Vicente Herrera el primero en tomar la palabra. El presidente de Castilla y León declaró que es “un gran honor” acoger el encuentro en Salamanca y señaló que “Castilla y León es una comunidad histórica y cultural de España que da a la educación un gran valor e importancia estratégica”. En ese sentido, destacó el puesto de la región en el informe Pisa.

Herrera quiso poner en valor que esta comunidad alberga algunas de las universidades más relevantes, destacando el papel de la Usal como “la hermana mayor de todas las universidades de habla hispana”, las cuales hacen de ella “su Alma Mater”. También señaló que ha forjado “vínculos de amistad y colaboración” con universidades portuguesas como la de Coimbra, una “alianza fundamental para la construcción del sistema europeo de educación superior”.

Bajo el Cielo de Salamanca.

En materia de internacionalización, el presidente manifestó que se han desarrollado numerosas iniciativas de homologación de títulos, intercambio y movilidad que han resultado “muy positivas” y afirmó que se deben “aprovechar todas las oportunidades de colaboración” y poner en valor “las ventajas que derivan de los estrechos vínculos que se estructuran en torno a dos lenguas tan universales como el español y el portugués”.

Ante “cambios tan profundos como veloces, las universidades deben asumir el liderazgo y el compromiso que les corresponde”, declaró, para “buscar y ofrecer las respuestas que exigen los nuevos tiempos”. Retos como la evolución demográfica, desarrollo inclusivo y sostenible o nuevas tecnologías. Finalmente, añadió que quizá la “contribución más perdurable” sea la Carta de Salamanca que nazca de este encuentro con propuestas concretas para el futuro.

El siguiente el hacer su intervención fue Alberto Barbieri, rector de la Universidad de Buenos Aires, quien destacó que en este encuentro se va a “reflexionar” sobre diferentes temáticas que afectan a todas las instituciones transversalmente. Se sucederán varios paneles de temas variados como la innovación, la internacionalización del conocimiento o el control de los procesos de enseñanza.

Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, señaló en su discurso que “cada universidad es distinta, original, diferente, única”, pero que las razones del fracaso educativo “son comunes” a todas ellas. Cuestiones como el sistema de rendición de cuentas, el modelo de gobernanza y la elección del profesorado afectan. “La engomada es letal para la creatividad y la innovación”, afirmó.

Gurría aportó algunos datos para mostrar que hay cada vez más jóvenes con estudios superiores, un porcentaje que ascendió del 22% en el año 2000 al 36% en el 2016. Del mismo modo, los estudios se han internacionalizado y el número de estudiantes extranjeros no hace más que crecer, llegando a ser 4,6 millones. También anunció que están trabajando en un proyecto sobre el coste de la educación superior. La idea, según explicó, es que eso “no sea un obstáculo para los jóvenes con talento”.

La siguiente en intervenir fue Ana Botín. La presidenta del Banco Santander también destacó el papel de la Universidad de Salamanca como “una de las decanas de occidente”, así como sus valores y su naturaleza global, multidisciplinar, igualitaria, innovadora y diversa. “Esos son los valores que hacen que la universidad siga siendo un referente”, afirmó.

“La educación no es todo, pero es casi todo”, manifestó, hablando del contrato social que se crea entre universidad y sociedad. Botín planteó tres reflexiones. En primer lugar, que “la educación es clave para poder construir sociedades más inclusivas, prósperas y resilientes”; en segundo lugar, que la revolución digital “es un poderoso motor de cambio económico, social, político y cultural”; y, en tercer lugar, que “el conocimiento, la ciencia y la experiencia humana no tienen fronteras. Debemos ver la universidad como parte de la respuesta para formar ciudadanos globales, evitando las visiones vocalistas y endogámicas, que nos alejan de la cooperación internacional”.

El presidente de la República de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa.

El presidente de la República de Portugal, quien realizó su discurso enteramente en portugués, quiso hacer hincapié en que la “universidad tiene que estar abierta a los problemas económicos y sociales”, además de comprender la era digital y trabajar en redes. También dio especial importancia a la internacionalización y la globalización, manifestando que lo que pasa en cualquier parte del mundo afecta a nuestros países. Según el presidente, quien recalcó su papel como profesor, deben “formar abiertos al mundo”.

Como réplica a su intervención, el Rey Felipe VI señaló que él no hablaba como maestro, pero sí como universitario y como padre. Sus primeras palabras fueron dirigidas a Marcelo Rebelo de Sousa, con quien tiene buena relación y a quien agradeció “que venga tan seguido a visitarnos”.

El Rey Felipe VI.

Después dedicó unas palabras a Salamanca, destacando “la historia que atesora, el conocimiento que acumula y la juventud que la vive con gran intensidad”. Según el monarca, “no podían haber elegido lugar más idóneo” para el encuentro, ya que la Usal “es una de las más antiguas del mundo y la decana de toda Iberoamérica”. El Rey recordó las importantes personalidades que han pasado por la universidad, así como sus hitos más destacables.

Del encuentro remarcó que servirá para “intercambiar conocimiento y afianzar los vínculos” de casi 30 países y que se enmarca en una “trayectoria de éxito”, de la cual rememoró algunos acontecimientos como la Carta de Río. Este lunes vuelven a reunirse para dar un “nuevo impulso creativo” a “las respuestas a fenómenos complejos” como la globalización y la transformación digital.

“La colaboración de todos es imprescindible para impulsar la educación como base del desarrollo sostenible, el progreso y la cohesión social”, declaró. Sobre la universidad, manifestó que “es necesario reivindicar y defender siempre” su prestigio e importancia para que pueda seguir ejerciendo un “papel pionero en la docencia”. Para ello, es necesario “poner nuestra mirada en los retos que han surgido” con el mundo digital, el cual “obliga a reorientar la visión de la educación superior”.

“Es indispensable recuperar y fomentar los valores humanistas” de la universidad, declaró el Rey, “y  debemos hacerlo con mirada amplia” y creando “espacios de encuentro” porque “universidad es sinónimo de universalidad”.

Texto: Paula Castro Morán

Fotos: LCS / Casa Real

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba