Cosas de la vidaSucesos

La mujer del militar de La Orotava, estrangulada y las niñas, asfixiadas

Falta por conocer el resultado de las pruebas de toxicología

Continúa la incógnita que rodea al caso de la familia tinerfeña hallada muerta este lunes en su domicilio del municipio de La Orotava. Según ha señalado la Delegación del Gobierno, el hombre, de origen zamorano, habría asesinado presuntamente a su mujer, sus dos hijas y su mascota antes de ahorcarse.

 

Aunque no se cree que haya sido un caso de violencia de género, no se abandona ninguna hipótesis de momento. Por lo pronto, el Gobierno de Canarias ha querido mostrar su “más enérgica” condena y “dolor” por el asesinato. El consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, José Miguel Barragán, ha trasladado sus condolencias a la familia y ha reafirmado su compromiso con todas las víctimas de violencia machista.

No obstante, la investigación sigue abierta. La autopsia ha revelado que las niñas murieron asfixiadas y la madre estrangulada, aunque hay que esperar a los análisis toxicológicos que la Guardia Civil ha encargado para saber si en las muertes tuvo algo que ver algún tipo de veneno, porque la madre y una niña tenían espuma en la boca.

La mayor evidencia que se ha encontrado en el escenario del crimen ha sido una nota manuscrita junto al cuerpo sin vida del padre, presuntamente escrita por él mismo, que señalaba a la familia de ella como culpables de la tragedia “por no ayudarles”, además de incluir instrucciones de qué hacer con los cuerpos.

El suceso tuvo lugar el lunes, sobre las 12.00 horas, cuando encontraron a los cuatro integrantes de la familia muertos en su vivienda. En primer lugar, el cuerpo del padre, un militar de 43 años del Batallón de helicópteros de maniobra número 6 de la base de Los Rodeos, ahorcado junto a su nota. En segundo lugar, en otra habitación, la madre con sus dos hijas, de tres y cinco años, tendidas sobre la cama, con el cuerpo de su mascota.

Desde el Ministerio de Defensa han manifestado sentirse sorprendidos por el suceso. “Era un buen militar y un buen compañero”, han señalado, “nada hacía pensar que tuviera algún problema, ni sufriera ningún proceso médico o psicológico”.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba