Opinión

Política ultra

Llevamos tiempo en que los oídos sociales sufren una agresión injusta, falaz, repulsiva, aplicable a cierta izquierda carente de toda compostura democrática. Entre una superioridad ética inexistente -autoaplicada al marxismo, más o menos radical- y el complejo manifiesto del PP, hoy abundan las etiquetas tóxicas, perversas. Ignoro cuál puede ser la causa concreta, pero no veo motivos objetivos para ello. Antes, destacaba el vocablo “facha” proveniente de la Revolución Rusa para definir a quienes no comulgaban con el bolchevismo. Ahora, perdido su vigor juvenil, se le sustituye por un sinónimo jovial en apariencia: “fascista”. Incluso las formas alejan cualquier posibilidad de concordia por su similitud con un grosero ademán expectorante.

A la par -como técnica abrasiva, agresora- avanza, cual torrente fragoso, un epíteto grueso, casi infame: “ultra”. Procedente también de la izquierda totalitaria, desea enmarañar la semántica al objeto de confundir el dinamismo social. Aquella famosa frase: “Al pan, pan y al vino, vino”, ha sido difuminada por una estrategia añeja, al punto que es difícil distinguir pan y vino. Nos salva de caer en manos de populismos y demagogias esa imbricación que origina el mundo globalizado. Ética y estética van diluyéndose a la misma velocidad con que surgen los afanes espurios de quienes se hacen con el poder, incluso utilizando formas exquisitamente democráticas. Consiguen así colmar ambiciones personales, pero a medio plazo deterioran el partido.

Nadie queda exento de culpa o responsabilidad. Los líderes, porque imponen una omnipo-presencia en ocasiones poco convincente y menos oportuna. Las bases, actuando sin honestidad, al albur de intereses extraños a la finalidad requerida. Uniendo estas y otras excentricidades, consentidas en silencio, terminamos aceptando cualquier desnaturalización del sistema. Luego, marchitos los sopores del letargo, les dedicamos un agresivo rosario de atributos ciertos; quizás algo inmoderados. Constituye el famoso derecho al pataleo tan estúpido como ineficaz. Eso sí, sigue siendo un consuelo al ser mal de muchos. Por lo menos, todavía no ha creado un estado de desasosiego y desesperanza notables.

Ultra, según el DRAE, refiere una actitud radical que se da en ciertas clases o movimientos sociales, no identificable con doctrina o ideología concreta. Parece evidente, a la luz del concepto, que solo doctrinas o grupos revolucionarios podrían ser tildados de “ultras”. En los dos últimos siglos europeos, quedan los tales -estrictamente hablando- limitados a la izquierda marxista complementada por fascismos y nazismos. Resulta, por tanto, falsa dicha etiqueta cuando se refiere a grupos o partidos ajenos a los descritos; difunden mensajes emponzoñados, insalubres, que se nutren de corrupción semántica.

Una remembranza de Facundo Cabral: “Mi abuelo era un hombre muy valiente, solo tenía miedo a los idiotas. Le pregunté por qué y me respondió: porque son muchos… y al ser mayoría, eligen hasta el presidente”.

Revisando someramente la revolución rusa, tanto bolcheviques como mencheviques pertenecían al Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia. Los primeros, comandados por Lenin, radicalizaron sus posturas revolucionarias adoptando un enfoque ultra. Asimismo, el grupo menchevique (comandado por Mártov) deseaba cambiar la sociedad de forma natural, moderada, prudente. Vencieron las tesis leninistas suministrando un frente ultra que marcó desde entonces el talante marxista-leninista. Todavía hoy -tal vez con mayor empuje- las doctrinas anejas a la revolución rusa, leninismo-estalinismo, persiguen una radicalización en los planteamientos que retrotraen a épocas felizmente caducas. Esta circunstancia, engendra el aislamiento general de la izquierda en Europa septentrional. También, curiosamente, en algunos que tiempo atrás formaban parte del intitulado Pacto de Varsovia. Solo aquellos países míseros de la UE, denominados PIGS, mantienen a la izquierda, más o menos ultra, en sus respectivos gobiernos.

Por todo lo expuesto, la derecha (conservadores, liberales, demócrata-cristianos) -en puridad- nunca puede ser acusada de “ultra” sin abordar la falacia o la manipulación. Pueden existir grupos específicos partidarios de acciones correctoras que no agraden a otros, también definidos, ambos lindantes o adyacentes con procederes fascistas, cuando no abiertamente totalitarios. Observemos el Frente Nacional francés, Liga Norte italiana y Cinco Estrellas, también italiano. Los dos primeros se acercan al fascismo de tinte moderno; el último, al populismo marxista actualizado. Hemos de tener claro que brotan doctrinas radicales cuando las crisis económicas crean un estado de shock social. En esta coyuntura, las democracias liberales cayeron en descrédito y emergieron sombrías dictaduras que mostraron total capacidad de resolución tras la crisis del veintinueve. Se pagó un peaje muy sangriento, pero es un hecho empírico, irrefutable. Jamás en otras circunstancias.

Sánchez, en su desorientación e inepcia, practica una política radical, importuna. Ayuno de proyecto para solventar las congojas ciudadanas, abraza al estilo Zapatero los peores tics del gobernante necio. A cambio de lucir zafiamente una presidencia alfeñique, mínima, átona, se ve obligado a realizar la cuadratura del círculo. Debe mostrarse siniestro, sin matices, y catalanista con pocas enmiendas. Semejante escenario le lleva a destapar las esencias de la intriga y a actuar en consecuencia. Espectacular receptor de migrantes, agita la exhumación de Franco y acuña a Ciudadanos y PP el precinto ultra. He aquí, aparte dedo selectivo y falcon, las únicas hazañas de nuestro presidente.

La sociedad debe evitar caer en las múltiples trampas lingüísticas. Hablar de la derecha “ultra”, o ultraderecha, constituye un postizo manipulador, miserable. Luego proponen hacer política depurada, irreprochable, cuando utilizan sin sonrojo los peores y más rastreros métodos para convencer al ciudadano ahíto. Ninguna novedad. Revelando mínimas diferencias de matiz, todo proceder se corresponde con aquella expresión de Pablo Iglesias en el primer cuarto del siglo XX: “Este partido (el PSOE) está en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita, fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones”. Cada sigla, a su manera, viene realizando una política timadora, provocativa, degradante, ultra.

Para concluir, una remembranza de Facundo Cabral: “Mi abuelo era un hombre muy valiente, solo tenía miedo a los idiotas. Le pregunté por qué y me respondió: porque son muchos… y al ser mayoría, eligen hasta el presidente”. Extasiado por tan categórica frase y horrorizado ante estos bochornos que -incluso en Cuenca- maltratan cuerpos y almas, permanezco mudo y solo se me ocurre cerrar con un contundente amén.

— oOo —

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

Echa un vistazo

Close
Close