LocalPortada

La Junta salda el escándalo de las residencias de Babilafuente y Castellanos con una multa

Denuncias sobre manipulación de alimentos, alimentación escasa y poco variada, falta de personal y el trato a los residentes

La Administración autonómica sancionó con más de 75.000 euros a dos residencias de mayores en Salamanca por falta de personal y deficiencias en materia alimentaria que salieron a la luz a través de un programa televisivo.

 

La gerente territorial de servicios sociales de la Junta de Castilla y León en Salamanca, Isabel Fernández Cambón, aseguró hoy que las deficiencias en la atención de estas dos residencias “es una excepción” y que han sido sancionadas con cinco expedientes de carácter grave y muy grave por un importe superior a los 75.000 euros. Además, sostuvo que desde la gerencia de servicios sociales se “está realizando un seguimiento muy exhaustivo” para asegurarse de que vuelven a funcionar correctamente.

Las dos residencias son y ‘Bellavista’ en Castellanos de Moriscos y ‘Babilafuente’, ambas del mismo propietario, y según indicó la gerente, en el caso de esta última se han abierto dos expedientes, uno de carácter grave y otro de carácter muy grave por valor de 60.000 euros. Mientras, en ‘Bellavista’ se han abierto tres expedientes de carácter grave por 15.000 euros.

El motivo de estos expedientes es la falta de el “personal técnico y de personal de atención directa”, que según explicó Cambón, no cumplía con los ratios exigidos según el número de residentes en el centro. Del mismo modo, aclaró que en estos dos centros la Junta ya viene actuando desde hace tiempo y “no es consecuencia de un programa televisivo”, y que además, en la última inspección que se ha realizado en el centro de Babilafuente, se ha notado un incremento de personal.

Cambón reiteró que estos dos centros “son una excepción”, y es que, “la inmensa mayoría funcionan correctamente y con una buena atención”. En este sentido, también aclaró que la gerencia territorial realiza constantes inspecciones en los centros, al menos una vez al año, y en otras ocasiones debido a quejas de los usuarios, que según indicó, “son pocas”.

Respecto a las posibles deficiencias alimentarias en ambas residencias, la gerente afirmó que eso es competencia de la gerencia de sanidad, y que ellos comunican las posibles irregularidades que pueden observar, pero lo gestiona otro departamento.

Según detalló Cambón, en Salamanca hay 122 centros de atención a personas mayores, tanto públicos como privados, en los que residen un total de 7.251 personas. En el caso de estos dos centros, Babilafuente es de propiedad pública pero de gestión privada, mientras que Bellavista es totalmente privada. Finalmente la gerente indicó que existe algún expediente más en alguna residencia, pero de carácter leve, y reiteró que la mayoría “funcionan muy bien”.

Ambas residencias aparecieron en la noche del miércoles en el nuevo programa televisivo de Alberto Chicote titulado ‘¿Te lo vas a comer?’, emitido en La Sexta, y en él se apreciaban deficiencias alimentarias en estos centros, que fueron tratados por el programa después de recibir las quejas de algunos usuarios.


Noticias relacionadas

3 comentarios

  1. ¿Que son pocas? Pocas son las que funcionan bien, soy enfermera he trabajado en varias residencias geriátricas y de la única que puedo hablar bien de las hermanitas de los pobres en el resto no hay personal suficiente cualificado y encima se les miente a los familiares diciendo que hay un servicio médico y de enfermería 24h, habiendo intrusismo por parte de las auxiliares de enfermería que las pobres trabajan de lo suyo, de celador as, de enfermeras, limpiadoras, etc no dan a basto. La privatización de la salud es lo que conlleva… Y visto lo visto todo vale, son personas no seres inanimados…

  2. Que tenga que venir Chicote, para que salga a la Luz es deprimente, que los familiares no denuncien, que los Inspectores de la Junta cumplan con su cometido y, pierdan la fama tan arraigada de estar calentando sillas y tomando café. Gracias Chicote, mañana pueden ser mis padres.

Deja un comentario

Botón volver arriba