fbpx
Castilla y León

Condenado a más de 10 años por agredir a su exmujer con un abre ostras

La Audiencia Provincial de Palencia le considera autor de un delito de homicidio en grado de tentativa y otro de amenazas

 

La Audiencia Provincial de Palencia ha condenado a 10 años y 2 meses de cárcel a F. M. B., por agredir en marzo del año pasado con un abre ostras a su exmujer en la calle y delante de sus dos hijos menores. De este modo, el fallo judicial, que no es firme, le considera autor de un delito de homicidio en grado de tentativa y otro de amenazas

 

ICAL.  Por el primero de ellos, el tribunal ha establecido una condena de 8 años y 6 meses de privación de libertad, y la prohibición de aproximación por 10 años, a lo que hay añadir libertad vigilada durante tres años. Además, por el delito de amenazas, la Audiencia establece una pena de 20 meses de prisión y la prohibición de acercarse a la víctima y a sus hijos durante tres años.

Asimismo, la resolución judicial establece que el hombre indemnice a su víctima con 6.000 euros por los daños morales que le ocasionó, otros 480 euros por lesiones y 790 por secuelas. El acusado mantuvo en el juicio, celebrado el pasado mes de septiembre, que no recordaba nada y que actuó bajo los efectos del consumo excesivo de alcohol y pastillas. Sin embargo, dentro de esta sentencia que no es firme y contra la que cabe recurso, el hombre ha sido absuelto de los delitos de asesinato y de violencia familiar habitual.

Hay que recordar que los hechos objeto de este procedimiento se produjeron en torno a las 10 horas del 4 de marzo de 2017, cuando la víctima, de 38 años, estacionó su vehículo en la calle Fernando El Magno de la capital palentina, estando en el interior sus dos hijos de uno y cuatro años, para entregárselos al hombre atendiendo al régimen de visitas. El acusado, desde lejos, hizo señas a su expareja para que se acercara al portal, quien evitó salir del coche por miedo.

El hombre se acercó corriendo al coche, provocando que la mujer intentase sin éxito cerrar el vehículo. De hecho, según el Ministerio Fiscal, el acusado abrió la puerta del copiloto y asestó a su expareja cinco puñaladas, de uno a dos centímetros cada una, con un utensilio abre ostras en la región torácica. Además, la víctima sufrió lesiones en la primera falange del cuarto dedo de la mano derecha.

Hay que recordar que durante los hechos, resultó decisiva la intervención de un hombre que se encontraba en el bar Tirol, situado enfrente de dónde se cometió la agresión, evitó que el hombre siguiera apuñalando a la mujer.

Fruto del suceso, la víctima sufrió heridas y reacción de ansiedad, además actualmente le han quedado como secuela varias cicatrices. Uno de los menores, que hoy en día tiene cinco años, presenta bloqueo cognitivo y cambio de tema cuando se le habla del incidente para rebajar la ansiedad.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba