Castilla y León

Casi 5.000 familias de Castilla y León recibirán ayudas al no remitir la pobreza energética

Cáritas y Cruz Roja sostienen que la cronicidad de los casos presentados se palpa cada vez más y algunos núcleos familiares que solicitaban apoyo dos veces al año ahora lo hacen hasta cuatro

Las organizaciones no gubernamentales Cruz Roja y Cáritas de Castilla y León han empezado a recibir desde hace unos días las peticiones de las personas más vulnerables de la Comunidad para hacer frente al pago de los recibos de luz, gas y gasóleo con el fin de poder hacer funcionar sin restricciones no deseadas los distintos tipos de calefacción.

 

J.B.I./ ICAL.  El goteo, como ocurrió en los cuatro primeros y fríos meses del año, no cesa y ambas calculan que atenderán conjuntamente a unas 4.900 familias que suman entre sus miembros a cerca de 18.200 beneficiarios.

Desde Cáritas se indicó que con la llegada de las bajas temperaturas -por lo visto ya y con los datos definitivos pendientes de cerrarse a falta de dos meses para concluir el año- las cifras aproximadas se van a acercar a las registradas en 2017, donde se llegó a 3.500 familias beneficiarias, que representan a unas 14.000 personas, con una inversión de 600.000 euros. En el caso de Cruz Roja, los núcleos familiares atendidos fueron 1.401 y se llegó a 4.200 beneficiarios con una aportación económica de 104.380 euros. En lo que va de año, a través de las aplicaciones que posee la ONG y que se actualizan periódicamente, las ayudas para el pago de suministros energéticos se han entregado ya a 1.124 familias con un gasto 91.936 euros.

El presidente autonómico de Cáritas, Antonio Jesús Martín de Lera, señaló a Ical que las ayudas prestadas al final de 2018 no van disminuir y, aunque pudiera llegar a bajar un poco el número de familias demandantes, no más allá de un uno por ciento según puso se manifiesto, “la cronicidad de la pobreza energética es evidente y se palpa cada vez más”.

Juan José Loredo en la vivienda de alquiler donde reside sin luz ni calefacción junto a su pareja convaleciente en la localidad segoviana de Valdesimonte. Foto. Miriam Chacón / ICAL

Así, reflejó que numerosas familias en riesgo de exclusión social están demandando más ayudas porque no pueden llegar a cubrir los gastos a final de mes con los ingresos que tienen y puede que se tengan que aumentar los recursos destinados a ellas en función de las necesidades que presenten con la llegada de la época invernal.

Hay mucha gente que antes solicitaba ayuda económica dos veces al año y ahora te la piden cuatro, ya que estaban con una prestación o un desempleo y actualmente todo lo más que pueden percibir es una renta garantizada de ciudadanía. O sea, que cambian las situaciones pero se cronifican las familias que están en esta situación de pobreza”, recalcó.

Como ejemplo, señaló que están aumentando las situaciones particulares que llaman especialmente la atención, ya que a veces aparece en la sede de Cáritas una familia sobre la que inicialmente se podría decirse que tienen una vida normalizada y nadie distinguiría que pasan por un momento económico precario.

Pedir ropa de abrigo

“En un caso hubo una petición de demanda de ropas de abrigo de una familia de ese tipo por que nos decían que no iban a poner la calefacción el tiempo necesario para calentarse los progenitores y los niños. Tenían gas ciudad en la casa de alquiler que ocupaban, habían hecho sus cálculos y no iban a poder pagar el recibo energético“, enfatizó.

La cooordinadora autonómica de Cruz Roja de Castilla y León, Eva Fernández, sostuvo que las ayudas de primera necesidad relacionadas con el pago de suministros para las que se presta apoyo económico -luz, gasóleo, gas, teléfono y agua- a familias completas no van a descender este año respecto al pasado. “Nos preocupa que sigan sufriendo los más vulnerables, es decir mayores y niños, y hay que ser especialmente sensibles con este tema para que ninguna persona de Castilla y León pase frío o no cubra necesidades básicas. Estamos seguros de que vamos a llegar a las cifras de 2017 y que no decrecerán ya que en estos dos últimos meses habrá muchas peticiones”, arguyó.

En cuanto a los mayores desembolsos de Cruz Roja en materia energética, recordó que en 2017 del total de 1.401 ayudas prestadas, 1.028 fueron para luz, 325 para gas o gasóil, 64 para agua y solo cuatro para pago del teléfono. “Aquí tenemos que entender que las familas que presentan estas necesidades se organizan y entre las ayudas que reciben de las administraciones, junto a los pagos como los de Cruz Roja, intentan tener una economía que les permite vivir y cubrir servicios básicos”, agregó.

Buscar la plena integración

La coordinadora autonómica resaltó que muchas familias siguen siendo económicamente dependientes de las ayudas sociales y la precariendad que viven se prolonga demasiado en el tiempo. “Nos preocupa que, después de los años más duros de la crisis económica, aquellas personas a las que empezamos a apoyar durante esos años no hayan podido consolidar una vida normalizada. Buscamos su integración plena y cuesta mucho al haber situaciones de vulnerabilidad que se cronifican y familias que continúan en una situación muy complicada”, lamentó.

Eva Fernández indicó que otra forma de ayudar a minimizar la pobreza energética desde Cruz Roja se realizará por primera vez este año a través de un compromiso con el cambio climático a nivel interno para minimizar huella de carbono de la organización. “En un horizonte temporal de tres años compensaremos las emisiones de C02 de nuestros vehículos y unidades de transporte. Así, con las medidas de ahorro que se adoptarán para reducir la huella de carbono y, con el ahorro logrado, por cada tonelada emitida anualmente a la atmósfera se invertirán 120 euros destinados a la lucha contra la pobreza energética. De esta forma se se procederá a la dotación de los hogares en situación de riesgo de recursos que pueden mejorar su eficiencia ambiental”, concluyó.

Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba