LocalPortada

El Mercado Central, de la destrucción a resurgir con los gastrobares

La última corporación franquista del Ayuntamiento de Salamanca firmó una ordenanza para tirarlo y convertirlo en un parking subterráneo

 

El Mercado Central estuvo a punto de ser derribado para construir un parking en ese lugar. La última corporación franquista del Ayuntamiento de Salamanca lo tenía decidido. Afortunadamente, no tuvieron tiempo de llevarlo a cabo y así se pudo salvar una de las joyas modernistas de nuestra ciudad.
“Habían echado a muchos comerciantes que estaban allí para hacer un aparcamiento subterráneo. Cuando llegué a la alcaldía y comprobé lo que estaba aprobado dije: ‘Esto no se tira y revertí el tema y volvió a ser un mercado. Esta joya modernistas fue salvada de la piqueta gracias a la primera corporación municipal de la Democracia”, explica Jesús Málaga.

Esta realidad y muchas más las cuenta el ex alcalde en su nuevo libro: ‘La vida cotidiana en la Salamanca del siglo XX -1898-1923-‘ que se presenta el lunes 17 a las 19.30 horas en el Casino de Salamanca.

Los gastrobares

Actualmente, sería impensable que desapareciera el Mercado Central. Es más, el edificio modernistas albergará puestos gastronómicos dedicados al consumo y la venta de productos, como ha ocurrido en otros espacios de abastos de diferentes ciudades, donde ya conviven los gastrobares con los puestos de venta de alimentos frescos.

El nuevo reglamento de uso y funcionamiento de este espacio, permitirá entre otras novedades la apertura de ‘gastrobares’ en un mismo ámbito en el que convivirán estos locales de hostelería con los negocios tradicionales, ampliando así el modelo y la oferta que actualmente plantea el mercado.

No obstante, en ningún caso los citados ‘gastrobares’ podrán superar el 30% de la superficie comercial total del Mercado Central. Además, por otro lado, la inclusión de estos puestos permitirán la apertura del mercado también los domingos y festivos durante todos los días del año.

Asimismo, el Mercado Central de Abastos de Salamanca potenciará el uso de la Sala Polivalente de la planta baja del edificio, que albergará la celebración de catas de productos, demostraciones, acciones de formación, degustaciones a cargo de proveedores e industriales o actividades culturales, entre otras propuestas.

De igual modo, el uso de esta sala complementará la utilización de la plaza central de la planta superior, que se reserva para la celebración de shows de cocina en directo de la mano de los ‘gastrobares’, de los industriales instalados en el mercado y del resto de comerciantes.

Esta edificación cuenta con más de un siglo de historia y que se ha convertido en el centro de referencia y lugar para la promoción y puesta en valor de los productos autóctonos que forman la base de la gastronomía salmantina, pero a punto estuvo de convertirse en un parking subterráneo.

Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba