Castilla y León

La tecnología 5G causa «problemas de salud» a los segovianos

La Plataforma Stop5G Segovia registra en el consistorio de la capital cerca de 3.400 firmas y piden “transparencia” y “sentido común”

 

Portavoces de la Plataforma Stop5G Segovia aseguraron este jueves que las personas que viven cerca de la nueva antena 5G colocada en la ciudad sufren problemas como dolores de cabeza, musculares o falta de concentración.

Patricia Martín/ ICAL.  Asimismo, incidieron las evidencias científicas sobre los efectos de la contaminación electromagnética en los animales porque es una tecnología que necesita más frecuencia y más intensidad en las antenas para «el internet de las cosas». El colectivo registró en el Ayuntamiento de Segovia 3.378 firmas contra el despliegue de esta red, a través de la plataforma digital change.org.

La portavoz de la Stop5G Segovia, Verónica Santos, remarcó que es necesario la creación de zonas blancas, «libres de la radiación» que convierte las ciudades y las viviendas en zonas «inhóspitas» porque las personas que viven cerca de la nueva antena 5G de Segovia «lo están pasando muy mal», con problemas como dolores de cabeza, musculares, falta de concentración o hiperactividad. Su compañera Pilar Sanz aseguró que si está regulando, en otras ciudades, zonas blancas es «evidente» que se reconoce que hay un problema, siendo lugares con unos «niveles más bajos de exposición» que Segovia.

Verónica Santos explicó que las ciudades se vuelven inhóspitas por la cantidad de contaminación electromagnética que «no podemos controlar» y «sin elegirlo, nos la imponen», con «ondas que se mete» en las casas» y «nos cuestan mucho dinero». Además lamentó que España, a pesar de cumplir la legislación vigente, tiene una normativa «mucho más permisiva» en la cantidad de emisiones permitidas por encima de la mayor parte los países europeos.

Salto cualitativo

Pilar Sanz y Verónica Santos expusieron que el paso del  4G a la 5G es mucho más que un cambio de número porque supondrá «un salto cualitativo brutal», con un «cambio exponencial muy importante», derivado de que las antenas de las generaciones anteriores eran básicamente de telefónica móvil pero «ahora se habla del internet de las cosas», es decir, que «cada objeto este conectado» e Internet tenga información, por ejemplo, de todo lo que tenemos en la nevera. En su opinión, este paso tecnológico en los hogares «no es necesario» dado que ya «tenemos una sociedad tremendamente sedentaria» y vamos hacia que «todo esté conectado y le demos a un botón».

Pilar Sanz declaró que las antenas del 5G van a estar a una distancia de «50 a 100 metros» porque se necesita para conectar toda las cosas «más intensidad y mas frecuencia». Para la esta plataforma, las ondas electromagnéticas son «como los rayos de sol» con un «efecto acumulativo» en los seres humanos a medio y largo plazo. Además, Sanz lamentó que todo estos pasos se de por «la ignorancia de la población» y la «adicción que existe», en la sociedad, «a las pantallas», y no se de toda la información desde los estamentos para que «la gente pueda decidir» sólo se utiliza que «somos adictos al móvil» y se juega con el deseo de «tener más y más rápido».

Efectos en la fauna

Desde la Plataforma Stop 5GSegovia insistieron en que ya existen muchas evidencias y experimentos científicos que ponen de manifiesto los efectos sobre los animales como las cigüeñas, que al estar cerca de antenas 5G, tienen menos descendencia, «no ponen huevos o no llegan a desarrollarse como polluelos», sostuvo Pilar Sanz. También recordó que hay efectos documentados en las colmenas de las abejas y otros insectos.

Por su parte, Verónica Santos, puso el acento en el experimento del científico vallisoletano Alfonso Balmori con dos acuarios con renacuajos, unos expuestos a las ondas electromagnéticos y otros protegidos. «Los que estuvieron expuestos», aseguró Santos, «daban vueltas sobre sí mismos y estaban desorientados» mientras que los otros renacuajos «se movía con normalidad».

Respuesta de Luquero

La Plataforma Stop 5G Segovia registró cerca de 3.400 firmas conseguidas en una campaña de movilización a través de la web change.org y también un gran número de documentados y archivos internacionales sobre el movimiento que pide una moratoria para la implantación del 5G y que se estudien bien sus efectos.

Por su parte, la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, remarcó que las competencias en esta materia no son del Ayuntamiento sino de los organismo nacionales e internacionales en telecomunicaciones. Luquero afirmó que cada uno tienen su punto de vista y hay diferentes sensibilidades pero «no se ha probado científicamente o documentalmente» esos inconvenientes hacia la salud de la personas.

La alcaldesa de Segovia señaló que la tecnología del 5G está avalada por la Unión Europea y sus despliegue se va a producir «sí o sí» en todo su territorio, incluida por supuesto, España. Luquero volvió a insistir en la oportunidad que supone para Segovia y Talavera de la Reina (Toledo) haber sido las ciudades para el desarrollo «con antelación» de «las telecomunicaciones del futuro».



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba