Castilla y León

Una perra muerde a una niña de 3 años en la cara en Soria

El animal es propiedad de la pareja de la madre de la pequeña

 

Mintieron, la madre de la niña y su pareja. Aseguraron en un principio que fue un perro desconocido en un parque porque tuvieron miedo de perder la custodia y carecían de seguros y licencia para el animal        

 

ICAL.  La madre y la pareja sentimental de una niña de 3 años que el pasado miércoles sufrió una mordedura de un perro en la cara en Soria, mintieron al denunciar que el suceso se produjo en un parque por un animal desconocido, cuando en realidad ocurrió en su domicilio por una perra de raza peligrosa propiedad del hombre.

Los responsables de la investigación explicaron que tras tomar declaración policial a la madre y hablar con su pareja, a la que citarán próximamente, descubrieron que habían mentido al parecer por temor a que le quitasen la custodia de la niña, y porque el varón carecía del seguro y los permisos administrativos obligatorios y de registro para poseer este tipo de animales.

El caso, que se ha puesto en manos de la fiscalía de menores, para que aclare posibles responsabilidades penales, se inició sobre las 21.55 horas del día 26 de diciembre, cuando el Servicio de Emergencias 112 se puso en contacto con la Sala de Operaciones 091 de la Comisaría de Soria, refiriendo que en la zona infantil del parque de la calle Los Cármenes de esta ciudad, una niña había sido mordida por un perro.

Cuando los agentes policiales llegaron al parque no encontraron a ninguna persona y tampoco fueron requeridos por nadie. En ese momento se produjo la llegada de una ambulancia hasta un portal de la citada calle, dirigiéndose apresuradamente hacia ella, una mujer con una niña en brazos con la cara tapada por un trapo, acompañada de un hombre; por los agentes colaboraron en la evacuación al hospital Santa Bárbara de Soria.

El hombre, que es pareja sentimental de la mujer, manifestó a los funcionarios policiales, que volviendo de unas compras habían parado en la zona infantil del parque y que de repente oyeron gritos de la niña viendo a un perro de tamaño mediano y color oscuro, de los catalogados como raza peligrosa, que mordía en la cara a la niña. Aseguró asimismo que tuvo que abrir la boca del perro por la fuerza para liberar a la niña; y que desonocía si el perro estaba con alguna persona ni hacia donde se había marchado. Seguidamente trasladaron a la niña a su domicilio, cercano al lugar de los hechos, desde donde llamaron al Servicio de Emergencias 112.

La niña herida, de 3 años de edad, tras una primera asistencia en el Hospital Santa Bárbara de esta ciudad y debido a la gravedad de las lesiones que presentaba en la cara fue derivada al Hospital Río Hortega de Valladolid donde fue intervenida quirúrgicamente. Fuentes del caso afirmaron que las heridas “no eran tan graves” y tras la intervención quirúrgica, se recupera satisfactoriamente en el centro sanitario de Valladolid.

Los funcionarios de policía de la Comisaría de Soria realizaron gestiones de investigación tendentes al esclarecimiento de los hechos. El hombre, pareja sentimental de la madre de la niña, era conocido por tener un perro de los que podía ser de raza peligrosa. Manifestó a los agentes que tenía un perro de raza American Staffordshire, pero que no había sido el que mordió a la niña ya que estuvo toda la tarde en casa de su madre.

Así, se contactó con la Policía Local de Soria para comprobar si le constaba algún animal a su nombre en el Registro de Animales Potencialmente Peligrosos, con resultado negativo. A lo largo del día 27, la Policía Nacional continuó las investigaciones por si alguien hubiera sido testigo de los hechos con resultado negativo.

Ante esta falta de información se solicitó colaboración a la Comisaría Provincial de Valladolid con la finalidad de que se entrevistaran con los familiares en el centro sanitario donde estaban atendiendo a la menor. A primeras horas de la noche, las gestiones dieron sus frutos ya que la madre de la niña declaró ante los funcionarios de policía de Valladolid que todo había sucedido en el salón del domicilio de su pareja sentimental y que el causante de las heridas era el perro propiedad de su pareja, quien de forma sorpresiva se había abalanzado contra la niña la había mordido en la cara e intento arrastrarla alejándola de la madre.

Finalmente el perro causante de la agresión fue retirado a la perrera municipal. Por su parte, la Policía Nacional, continúa con sus gestiones hasta el total esclarecimiento de los hechos.

 

Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba