Castilla y León

Un hombre de 94 años mata a otro con un bastón en el Burgo de Osma

Los dos ancianos vivían en la residencia de ancianos de la localidad soriana y compartían habitación

Un anciano, de 91 años de edad, falleció este jueves tras recibir varios golpes con un bastón por parte de su compañero de habitación, un anciano de 94 años. Los hechos tuvieron lugar en el habitáculo que ambos compartían en la residencia de ancianos ‘Benilde’, ubicada en El Burgo de Osma, en Soria, sobre las 21.50 horas. El agresor fue detenido por homicidio consumado y sufría demencia senil.

 

ICAL.  La Subdelegación del Gobierno en Soria informó de que cuando la Guardia Civil llegó al lugar de los hechos confirmó que se trataba de un homicidio consumado. También, confirmaron que el detenido y el fallecido eran residentes de ese centro geriátrico y compartían habitación.

El hombre de 94 años que este jueves por la noche mató con un bastón a su compañero de habitación, de 91 años de edad, en la residencia Benilde de El Burgo de Osma, en Soria, sufría un deterioro cognitivo grave, y estaba incapacitado y tutelado a través de la Asociación de Tutelas de la Junta de Castilla y León, según explicó el director del centro geriátrico, Javier Gómez.

El agresor, vecino de Fresno de Caracena, y la víctima, de San Esteban de Gormaz, llevaban tan solo unos días residiendo juntos en la misma habitación y no existía un conflicto previo entre ellos. Una auxiliar de planta se encontró sobre las 21.50 horas al agresor en el pasillo de la habitación “bastante desorientado”. Al acompañarle de nuevo a la cama, ya que llevaban acostados unas horas, se percató de lo que había ocurrido. “No se oyó ruido alguno y ambos se acostaron de forma tranquila. No oímos nada por lo que creemos que le mató con un golpe sin ser muy consciente de lo que hacía”, indicó el responsable del centro.

El agresor llevaba seis años y medio residiendo en este centro del Grupo Latorre, mientras que la víctima ingresó el pasado mes de noviembre. Javier Gómez señaló que el agresor, M.P., estaba perfectamente integrado, y agregó que poco a poco y con el paso de los años se fue deteriorando por la edad. Asimismo, señaló que jamás fue un hombre agresivo y no dio pie a que pudiera cometer un acto de estas características.

Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba