Más noticias

El cuarzo vuelve a ralentizar a la tuneladora del agónico rescate de Julen

Siguen los trabajos contrarreloj para tratar de llegar hasta el pequeño

Todo parece conjurado para agotar las esperanzas de encontrar con vida al pequeño Julen, el niño malagueño de dos años que lleva ocho días en el agujero de un sondeo  de 110 metros de profundidad y 23 centímetros de diámetro en unas tierras familiares en el municipio de Totalán, a treinta kilómetros de Málaga.

 

Numerosos medios se han desplazado hasta el cerro donde ocurrió la desgracia y el fin de semana comenzó a actuar la tuneladora que está abriendo una cavidad paralela de 60 metros de profundidad por la que  luego los mineros asturianos especializados en rescates en profundidad y espacio cerrados.

Deberán hacer una galería de cuatro metros para conectar con el punto del pozo del sondeo donde se cree que está el niño.

Lo que ocurre es que el terreno es más duro de lo esperado con capas de cuarzo que han dañado la broca de la tuneladora y ha retrasado sus trabajos, que se esperan estén finalizados en las próximas horas.

Luego entrarán en acción los mineros, que necesitan entre cinco y seis horas para excavar con martillos hidráulicos y asegurar con maderos cada metro de galería.

La agonía se prolonga.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba