Cultura

Del Banco de España al Centro Internacional del Español

Comienzan las obras del espacio que será referente de la investigación y divulgación del idioma

Este lunes se han presentado las obras del edificio que albergaba la antigua sede provincial del Banco de España, sin actividad desde 2004, para construir el Centro Internacional del Español en la Plaza de los Bandos, un proyecto financiado por la Junta de Castilla y León que tendrá un coste de 9,4 millones de euros. En mayo de 2016 el edificio pasó a formar parte del patrimonio de la Universidad de Salamanca, cedido gratuitamente por el Gobierno central. Las obras tendrán lugar desde marzo de 2019 hasta septiembre de 2022, fecha prevista de inauguración del Centro del Español.

La subdelegada del Gobierno en nuestra ciudad, Encarnación Pérez, destacó los orígenes del edificio donde se albergará el CIE, construido entre 1936 y 1940 por dos arquitectos en plena Guerra Civil. Desde 2004 el edificio ha tenido varios usos donde, por ejemplo, ha habido exposiciones de belenes. Pero finalmente se decidió remodelarlo para dar lugar al Centro Internacional del Español enmarcado en el VIII Centenario de la Universidad de Salamanca.
Pérez califica el proyecto como “histórico” ya que refleja la colaboración institucional y dijo que una vez que se vean los frutos de esta colaboración, “todos nos podemos felicitar. Es un proyecto de todos”, concluye.
La entidad que ha puesto los medios para hacer posible este proyecto, la Junta de Castilla y León, también ha estado presente en el acto. Josefa García Cirac, consejera de Cultura y Turismo, manifiesta que el Centro Internacional del Español será un espacio innovador basado en las nuevas tecnologías para así fomentar la lengua española. “Salamanca es el entorno más propicio para albergar este Centro”, comenta la consejera basándose en los grandes nombres de la cultura española que eligieron Salamanca para su formación, como Antonio de Nebrija.
La enseñanza del español servirá también como un recurso turístico y un motor de creación de empleo, según la consejera. En 2018 la cantidad de personas que tienen el español como lengua materna se sitúa en 480 millones. Esta cifra aumenta hasta los 577 millones de personas que se pueden comunicar en dicha lengua. “Este proyecto respalda la docencia, investigación y la divulgación de nuestro idioma”, señaló.
Por parte de la universidad, el rector, Ricardo Rivero dijo que el principal objetivo del Centro Internacional del Español es cumplir con el segundo artículo de los compromisos de la usal: “Cultivar el español”. Además de las labores docentes, este centro contará con la colaboración de grupos de investigación de la facultad de Filología para así desarrollar la industria cultural.

Así será el Centro 

Jesús Fernández González, director del CIE, presentó el proyecto de remodelación del edificio.
La planta baja podrá ser visitada por todo el que quiera, ya que contará con un punto de información donde se explicará la importancia del español para la ciudad y para Castilla y León. También habrá un espacio para exposiciones, proyecciones y demás actividades.
En la primera planta se desarrollará la labor docente del Centro. También habrá bibliotecas virtuales donde los estudiantes e investigadores podrán acceder a los recursos. Esto no solo se limitará a los estudiantes del Centro, sino que los estudiantes de posgrado también podrán acceder a los recursos para su labor de investigación.
Más arriba, la planta bajo cubierta, se reservará para empresas y emprendedores. Allí podrán realizar proyectos relacionados con el español.
Respecto a las obras, se conservarán las fachadas exteriores perimetrales, construidas con piedra de Villamayor trasdosadas con un muro de hormigón en masa. Se mantendrán también la formación de los torreones, la rejería exterior y los portones de acceso.
Al tratarse de un edificio innovador y de aires futuristas, la sostenibilidad, el ahorro y la eficiencia energética estarán presentes y han sido calificados como criterios prioritarios en el diseño. El edificio estará dotado de las certificaciones LEED (criterios de eficiencia energética) y WELL (bienestar de los ocupantes). Se tratará de un edificio inteligente, con un sistema de regulación en iluminación y climatización, pudiendo crear varios escenarios en una misma dependencia. Dotado de sistemas de control de accesos en todas las dependencias.
Texto: José Á. García Gallego
Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba