fbpx
Cosas de la vida

Oreja para Juan del Álamo en Bilbao

Gran corrida de Alcurrucén en conjunto en la que Juan del Álamo dio una vuelta al ruedo tras la actuación ante su primer oponente y cortó una oreja al sexto toro de la tarde. Por otra parte, Joselito Adame también cortó un apéndice.

 

Seria, seria fue la primera actuación de Juan del Álamo ante su primer oponente, un buen ejemplar de Alcurrucén que formaba, junto a otros cuatro ejemplares más, un gran encierro de esta ganadería que invitaba al triunfo, salvo el primero.

Y seria fue también la cara del salmantino al ver que en el palco no asomaba ningún pañuelo, a pesar de que el público sí hubiera enseñado los suyos. Del Álamo se mostró firme y voluntarioso, en armonía con su oponente, que se entregó por abajo, pero se apagó demasiado pronto, ambos protagonizaron grandes momentos, entre ellos un muletazo soberbio con la mano derecha, en el que toro y torero formaron una espiral para que nunca terminara.

Todo se saldó con una vuelta al ruedo, importante en una plaza como Bilbao, pero sin ser lo suficientemente valiosa para del Álamo, que buscaba ese pañuelo en el palco, pero que no asomó.

Sí llegaría con el último toro de la tarde, de nombre “Palillo”, un toro que humilló y repitió, y al que Juan del Álamo le logró bajar la mano y profundizar en algunos pasajes, aunque la falta de ligazón en varias ocasiones contribuyera a hacer más intermitente la faena del charro.

Tras una estocada certera, de nuevo comenzaron a ondear en los tendidos de Vistalegre los pañuelos blancos, bajo la atenta mirada del torero salmantino, que ya estaba en tablas, esperando de nuevo la respuesta de ese palco, que concedió finalmente la oreja y tornó el semblante de del Álamo en satisfacción, habiendo conseguido un triunfo en la gran feria de Bilbao, no rotundo, pero si serio.

[quote_box_left]Reseña: Plaza de toros de Vista Alegre (Bilbao). Seis toros de la ganadería de Alcurrucén, de buena calidad en conjunto, salvo el primero. Paco Ureña: ovación en ambos. Joselito Adame: ovación y oreja. Juan del Álamo: vuelta al ruedo tras petición y oreja. El banderillero Jarocho se desmonteró tras un gran par.[/quote_box_left]

 

 

 

 

 

Por Juan José Díez

 

 

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Más continuismo. ¿Este periódico también se sube al carro de la tauromaquia?
    La tortura ni es arte ni es cultura.

Deja una respuesta

Botón volver arriba