Local

El ‘on fleek’ de los minicoches

Los vehículos sin carné cuentan con elementos de seguridad como airbags, cinturones, sistema de activación en caso de frenada brusca,...

 

Tienes 15 años y quieres conducir. Es posible si dispones de una licencia de ciclomotor. Ponerse a los mandos de un minicoche sin carné conlleva responsabilidad, confianza, seguridad, obligación, madurez, independencia…  requisitos que comparten padres e hijos.

“Un coche me daría independencia, tanto a mí como a mis padres, porque no me tendrían que llevar y traer ellos, que no siempre pueden”, explica María, estudiante de 4º de la ESO que acaba de cumplir 16 años.

Le sugerimos que la independencia conlleva responsabilidad. “Por supuesto, esa responsabilidad la tenemos todos, todos los días. Vamos a clase, estudiamos, participamos en las actividades del colegio, en las extra… Somos responsables con lo que hacemos a diario y respondemos de ello ante profesores, padres… Para conducir hay que ser responsable y para todo lo demás, también”, puntualiza.

“En mi caso, que juego al tenis y entreno tres días por semana, me vendría muy bien, porque hay días en invierno que hace mucho frío. Un coche sería estupendo“, comenta Pablo, estudiante de 4º de la ESO con 15 años, “porque cumplo los años en agosto”, aclara.

Un vehículo también conlleva obligaciones. “Lo sabemos. Tienes que tener seguro y hay que echarle gasolina, pero nos han dicho que no es caro llenar el depósito”, pone de manifiesto Javier.

El consumo medio por combustible es de 3,1 litros por 100 kilómetros. La generación Z, a la que pertenecen estos estudiantes de 15 ó 16 años, está muy preocupada por el medioambiente y lo manifiestan. De hecho, una de las preguntas que hacen es si contaminan mucho estos vehículo. Resolvemos su duda: La emisiones de CO2: 80 gr/Km, un valor que está por debajo del mínimo exigido por la Directiva Europea 1999/94/CE (120g/km).

Un estudio asegura que estos jóvenes que crecieron en un contexto incierto, donde la recesión económica era mundial,  hizo que la manera de ver el mundo cambiara, aumentó la diversidad social, algunos roles sociales y, sobre todo, aprendieron a salir adelante en un mundo difícil. Son jóvenes muy maduros, autosuficientes y creativos. De hecho, El 60 % quiere un empleo que impacte al mundo, el 26 % hace algún tipo de voluntariado y el 76 % se preocupa por el impacto que tiene el ser humano en el planeta.

Aurora quiere conocer el precio de los minicoches. “Por menos de 10.000€ tendrás un coche con buenos acabados, de diseño, seguro y respetuoso con el medioambiente. Dentro de los coches sin carnet se pueden encontrar desde coches eléctricos, descapotables, turismos, pick-up y hasta camiones”. Al oír esto, se echan todos a reír.

Otra de las cuestiones que les preocupa es el tema del aparcamiento, quizá porque han oído en muchas ocasiones a sus padres quejarse de lo difícil que es encontrar un sitio donde dejar el coche. Un coche sin carné es pequeño, por lo que se es sencillo encontrarle un hueco.

Le preguntamos si para ellos sería un buen regalo de final de curso, el vehículo ideal para entrar en Bachiller o en los grados superiores de FP. El sí de los cuatro es unánime y como  buenos representantes de la cultura DIY (Do it yourself) dicen que así se pueden mover por la ciudad sin necesidad de molestar a nuestros padres. “Además, si decís que no contamina y gasta poco,… on fleek“.

Y para los padres, explicar que los microchoches cuentan con todos los elementos de garantía de seguridad de los que gozan cualquier otro coche y más: airbags, cinturones, sistema de activación en caso de frenada brusca,…

*** La empresa Ligier España a través de su sucursal en Salamanca, fue colaboradora en el 5º Aniversario de La Crónica de Salamanca 

 

Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba