LocalPortada

Los empresarios que manejan los hilos en el Ayuntamiento de Salamanca

  • Mañueco cedió a sus pretensiones y se metió en líos urbanísticos de los que salió aparentemente ileso
  • Se trata del caso hotel Corona, inmerso en un interminable proceso judicial,  y del caso Malotas, ya fracasado

 

Mañueco ha tenido durante su paso por el Ayuntamiento de Salamanca debilidad por un reducido número de empresarios, los únicos por los que se ha expuesto para favorecer sus proyectos. Se trata de los dueños de Palco 3 (propietarios de los hoteles Corona Sol, Alameda Palace y de buena parte de los locales nocturnos de la ciudad) y del empresario y presidente de Gruposa.

 

Una nueva sentencia del TSJCyL anuló hace escasas semanas las últimas licencias de la empresa Palco 3, propietaria del hotel Corona, que ha protagonizado uno de los mayores incumplimientos urbanísticos de la ciudad.

El TSJCyL (Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León) ha dado de nuevo la razón a los vecinos afectados ratificando la sentencia del Juzgado Contencioso Administrativo número 1 de Salamanca que anulaba las dos últimas licencias concedidas por el Ayuntamiento a la empresa Palco 3, propietaria del establecimiento, como son las de de primera utilización para cambio de uso del edificio y la de inicio de actividad.

Tras la sentencia, el edificio y el hotel Corona Sol en él ubicado, se quedan sin licencia alguna para seguir funcionando de forma legal. Ya fueron anuladas con anterioridad tanto la licencia de obras y la de cambio de uso a hotel, como la ambiental. Todas ellas son municipales, es decir, concedidas por el Ayuntamiento, gobernado por el PP.

“Esta última sentencia del TSJCyL representa de forma muy clara el final de la época de amiguismo protagonizada por el PP en Salamanca, que ha utilizado el Ayuntamiento para sus intereses partidistas y particulares y ha hecho un descarado trato de favor a determinadas empresas, como Palco 3, en lugar de tratar a todas por igual”, aseguró Ganemos, que se ha mostrado muy combativo con este caso.

El inmueble en el que está el hotel se encuentra también en situación ilegal pues incumple el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) al haber sido construido ocupando más edificabilidad de la legalmente permitida. Ante esta situación, “el PP también se niega a actuar y a poner en marcha las actuaciones necesarias para restaurar la legalidad urbanística del edificio”, en lo que se refiere a esa edificabilidad excesiva, como explica el edil Gabriel Risco.

Todo este cúmulo de ilegalidades en el edificio de Palco 3, situado en la calle Víctor García de la Concha, han sido llevadas a cabo por el equipo de Gobierno del PP “para tratar de beneficiar a una empresa determinada, y ya la justicia lo ha puesto de manifiesto”, señala el concejal de Ganemos Salamanca. “La ciudadanía necesita y merece un gobierno municipal limpio, honesto, que trate a todas las empresas y personas de nuestra ciudad por igual, y que impida que vuelvan a repetirse casos como el del hotel Corona Sol”, concluye Risco.

Caso Malotas

El otro empresario por el que Mañueco se ha expuesto es el presidente de Gruposa, editora de un periódico. Pero también en este caso las cosas no salieron como estaba previsto.

Otra ‘Mañuecada’ que no llegó a cuajar gracias a la oposición del resto de los partidos políticos y de Confaes, vinculaba a Fernández Mañueco a uno de sus más fuertes apoyos: el presidente de Gruposa y propietario de parte de los terrenos que Mañueco pretendía urbanizar en el polígono de las Malotas. Controlaba a través de la empresa Asocarsa, S.A. tres parcelas y a través de los Llanos de Valdelobos otras tres parcelas más.

Mañueco quería urbanizar el sector de las Malotas, que linda con las instalaciones de la Feria de Ganados, junto a la N-620, aportando de las arcas municipales 3,5 millones de euros que iban a beneficiar a promotores privados (alrededor de 2,5 millones directamente desde el Ayuntamiento y un millón más del presupuesto del Patronato Municipal de Vivienda y Urbanismo).

El proyecto se encontró con el rechazo de sindicatos y partidos políticos, como el PSOE, que votó en contra en comisión industrial con escasos visos de ser ocupado en los próximos años.

Con los polígonos ya existentes con mucho suelo por construir no era de recibo el gasto de más de 3 millones de euros que beneficiarían a amigos empresarios de Fernández Mañueco.

A pesar del rechazo, Fernández Mañueco inició en 2013 los trámites para construir un nuevo polígono, el parque empresarial Las Malotas. Algunos de los beneficiarios serían la empresa Área Logística Oeste, S.L., integrada por un entramado de empresas cuya presidencia ostenta la sociedad “Eco Proyect 22 S.L.”, que dispone de la mayor parte de las parcelas que se beneficiarían de la urbanización para su posterior uso industrial del Parque Empresarial Las Malotas. Al frente de ambas empresas está Juan María López, que estaba relacionado con el “caso Malaya”, el más importante caso de corrupción urbanística en la historia reciente de España.

Entre otras relaciones, este empresario ha compartido intereses y sociedades con el salmantino y exteniente de alcalde de Marbella, Pedro Román, y con el asesor urbanístico de Marbella Juan Antonio Roca, ambos condenados en el caso Malaya. El propio promotor de Área Logística Oeste aparece citado varias veces en el famoso auto de imputación tras el que el juez Torres solicitó interrogar inicialmente a más de 80 personas.

La empresa Área Logística Oeste S.L. se encuentra directamente relacionada a través de su entramado de sociedades con nombres que figuraron en el sumario, alguno de los cuales prestaron declaración incluso en el procedimiento judicial.

Entre los dueños de una buena porción de los terrenos se encontraba también el presidente de Gruposa (cuya buena relación con Mañueco es pública y notoria), a través de otra empresa denominada Los Llanos de Valdelobos S.L.

La denuncia pública hecha por las directivas que tenían entonces Confaes y la Cámara de Comercio impidió que fraguara la pretensión del Ayuntamiento de gastar millones en un polígono que solo beneficiaba a propietarios privados. Por este asunto Mañueco prestó declaración en los juzgados en 2014.

Este caso enlaza directamente con el caso de Mercasalamanca ya que en 2017 se conocía la importante deuda que dos empresas controladas por el también presidente de Gruposa mantenía con MercaSalamanca y el hecho de que Mañueco (el Ayuntamiento tenía el 51% de la sociedad que gestiona el ‘merca’ de mayoristas) no hubiera hecho nada para reclamarle el pago y que devuelven a la actualidad las confluencias entre Mañueco y este empresario.

Ese año se supo que catorce empresas debían más de un millón de euros a Mercasalamanca; 500.000 euros corresponden a empresas de Pedro Díaz, (Asocarsa, S.A. debe 327.689€ y el Grupo Ferpal debe 184.525€).

En la directiva de Mercasalamanca aparece un viejo conocido de Mañueco: Pablo González cuñado de Lourdes Cavero y hermano del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González (caso guarderías).

La cara oculta de la gestión del PP en Salamanca:

Ayuntamiento y Diputación de Salamanca, condenados por ayudar solo a los medios de comunicación afines

El nepotismo de Mañueco

Las amistades peligrosas de Mañueco

Los enjuagues del equipo de Gobierno de Mañueco con los autobuses: 142 millones en juego

La artimaña para darle medio millón más al año a la empresa de la basura

Mostrar más


Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba