Castilla y León

Rosa Valdeón o la venganza es un plato que se sirve frío

Deja plantado a Mañueco en Zamora y se va a un acto de Cs

El penúltimo día de la cansina campaña de las elecciones autonómicas guardaba una sorpresa y no precisamente grata para el PP de Castilla y León, cuyo candidato, Alfonso Fernández Mañueco, coincidía en Zamora con su contrincante de Ciudadanos, Francisco Igea, cuyos ataques entre sí habían ido “in crescendo” durante los últimos días, especialmente tras el segundo “debate a cuatro” celebrado el pasado martes.

Cuando más inflamado estaba el enfrentamiento entre ambos -Igea había retado a Fernández Mañueco a debatir sobre la Sanidad en Castilla y León, indignado tras haber oído al candidato del PP que Ciudadanos pensaba clausurar los consultorios 3.260 consultorios médicos esparcidos por la comunidad- el candidato naranja recibía en Zamora el inesperado apoyo de la que fuera consejera y vicepresidenta de la Junta, Rosa Valdeón. Compañeros de trabajo con plaza en el Sacyl, Igea y Valdeón pasearon juntos y en armonía por el centro de Zamora y muy cerca del teatro en el que minutos después Mañueco celebraba un acto electoral.

Valdeón estaba desaparecida de la escena política desde noviembre de 2017, cuando un segundo positivo en un control de alcoholemia le obligó a dimitir del escaño de procuradora en las Cortes, al que no había renunciado tras el positivo anterior. “Esto no tiene que ver con mi vuelta a la política. Es un compromiso con un amigo personal que defiende la transparencia, acabar con los caciquismos y la corrupción”, aclaró. “Es una gran amiga, no es militante ni lo ha pedido”, puntualizó Igea, dejando no obstante claro que el partido tendría para ella “los brazos abiertos”.

La irrupción de Valdeón sentó como un tiro a Mañueco, que en su mitin se refirió a ella aludiendo a “los cambios de chaqueta de última hora”, y obligó asimismo a pronunciarse a Juan Vicente Herrera, quien en la tarde de ayer se encontraba en León participando en un acto electoral junto a su amigo el alcaldeAntonio Silván. Sin citar el nombre de su ex consejera y ex vicepresidenta, Herrera afirmó haber sentido “una puñalada”.

Bien sabe el presidente “pato cojo” que el destinatario del golpe no era él, que no se presenta a nada (y a saber si no había sido previamente informado), sino el candidato del PP a sucederle, con el que Valdeón perdió cualquier tipo de contacto raíz de su dimisión como vicepresidenta y consejera de la Junta en septiembre de 2016, hecho que desveló su tormentosa relación con el PP zamorano y su presidente, Fernando Martínez Maillo, uña y carne de Mañueco. En consonancia con lo anterior, la ex vicepresidenta se posicionó públicamente a favor de Silván en las primarias autonómicas celebradas en marzo de 2017 para suceder a Herrera en la presidencia regional del PP.

Frente a la abierta hostilidad del PP zamorano, Valdeón contó siempre con el respaldo de Herrera, quien, después de la renuncia a sus cargos en la Junta tras el primer positivo en alcoholemia, le proporcionó un puesto de libre designación adscrito a la consejería de la Presidencia, donde ocupó un despacho contiguo al de su sucesor, Joseantonio “Pica” de Santiago-Juárez. Salvo sus cuitas en la cuenta de “Twitter”, desde que cesó como procuradora no se había vuelto a tener noticia sobre actividad política alguna de Valdeón, a la que en todo caso se suponía todavía afiliada al Partido Popular.

El tiempo aclarará si lo de ayer se limita al clásico plato frío de la venganza o es el principio de una nueva vinculación política.

 



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba