Cultura

El salmantino Juan Antonio González Iglesias gana el Premio Gil de Biedma de poesía

Con su poemario ‘El jardín de Gulbenkian’

El poeta salmantino Juan Antonio González Iglesias conquistó hoy el XXIX Premio Gil de Biedma con su poemario ‘El jardín de Gulbenkian’, una decisión que a juicio del coordinador del jurado, Gonzalo Santonja, como ya ocurrió el año pasado con Jaime Siles, consolida la trayectoria de este galardón al “un poeta absolutamente aclamado” y un escritor de mucho prestigio. González Iglesias recibirá un premio en metálico de 10.000 euros, mientras que el poeta y profesor leonés Ángel Fernández Fernández obtuvo el accésit de 3.000 euros de la Diputación de Segovia por ‘La huerta de los manzanos’.

 

Santonja alabó la labor del prejurado del Premio de Poesía Gil de Biedma que es capaz de seleccionar, entre 800 obras presentadas, la decana de decena de poemarios finalistas y distinguir, como decía Machado, “la voz de los ecos”. González Iglesias ya fue finalista de este premio en su séptima edición y, ahora, en la trigésimo novena, se convierte en el ganador con ‘El jardín de Gulbenkian’, escrito en Lisboa.

El coordinador del jurado recordó que González Iglesias posee el Premio Loewe de Poesía, el de la Generación del 98 y el Premio Antonio Machado de los Ferrocarriles Españoles, “es un escritor de prestigio” y “absolutamente aclamado”, que con toda humildad, se presenta de forma anónima al Gil de Biedma. González Iglesias conquistó al jurado con su poesía “muy castellana”, a través de este libro donde hay “belleza clásica y cultura intemporal” pero buscando al lector contemporáneo y del futuro.

El salmantino Juan Antonio González Iglesias obtuvo el accésit del Premio Gil de Biedma con su libro ‘Esto es mi cuerpo’, que publicó la editorial Visor, en 1997. Es catedrático de Filología Latina en la Universidad de Salamanca y colaborador de ABC y El País. En 2010, publicó ‘Del lado del amor’, que recogía sus cinco libros anteriores.

La cuenca de Sabero

El ganador del accésit, dotado por 3.000 euros de la Diputación Provincial, también se quedó en Castilla y León, con la obra del poeta y profesor leonés Ángel Fernandez Fernández, ‘La huerta de los manzanos’. Para Gonzalo Santonja, este poemario es “de belleza honda y de una expresión muy limpia”, compuesto desde “un imaginario personal” y con una gran fuerza expresiva.

La miembro del jurado Raquel Lamsero explicó que Ángel Fernández escribe sobre “un mundo que ya no existe”, la cuenca minera leonesa de Sabero, con el que adquiere “un tono caustico y sarcástico de una manera muy personal”, dando lugar a “un libro muy notable y con una voz inolvidable”, a través de la nostalgia y la melancolía.

Ángel Fernández es profesor de Historia y Arte en el IES Juan de la Enzina de la capital leonesa y para el jurado de Gil de Biedma, su obra ‘La huerta del manzano’, ha sido “una rotunda sorpresa”. En 2010, obtuvo el Premio de Poesía San Juan de la Cruz y es autor de un libro muy reconocido, ‘Versos para Niños Nocturnos”.

El jurado de la XXIX edición del Premio de Poesía Gil de Biedma estuvo estuvo formado por Luis María Ansón Oliart, Antonio Colinas Lobato, Juan Manuel de Prada Blanco, Carlos Fernández Aganzo, Fermín Herrero Redondo, Raquel Lanseros Sánchez, María Ángeles Pérez López y Jesús García Sánchez, de la editorial Visor.

Discurso de despedida

El presidente de la Diputación de Segovia, Francisco Vázquez, en su último discurso como presidente del jurado, aseguró que es la hora de las despedidas y los agradecimientos, y que este premio es una actividad “muy querida para mí” porque galardona a quienes con la palabra “plasman emociones” que “logran hacer llegar al lector”.

Vázquez aseguró que entregan “el testigo en mejores condiciones que aquéllas en las que lo recibimos”, porque tras un periodo de ocho años, el premio ‘Gil de Biedma’, “ha crecido cuantitativa y me atrevo a decir cualitativamente”. En este discurso de despedida, Vázquez remarcó que “todo fluye de manera natural cuando tu trabajo es tu pasión” y Segovia ha sido su pasión y “un honor difícilmente superable”.

El presidente de la Diputación resaltó su amor por Segovia y su provincia, por esta institución y el premio que glosa a Gil de Biedma. “Segovia”, sentenció, “es la más bella, belleza que se extiende a la institución que dirige la provincia”.

Patricia Martín/ ICAL

Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba