Local

Ciudadanos es un polvorín

La dimisión de Toni Roldán, uno de los cerebros económicos en Ciudadanos, cayó como un jarro de agua fría entre los dirigentes del partido naranja. Dimitía no solo como miembro de la ejecutiva permanente, sino también como diputado, donde ejercía como portavoz en la Comisión de Economía del Congreso. Una de las mentes más brillantes del equipo más cercano a Rivera salía por patas tras confirmar que Ciudadanos era “el nuevo PP”. A las pocas horas le siguieron el eurodiputado Javier Nart y el líder del partido en Asturias, entre otros.

 

Las bases ‘naranjas’ están con el hacha de guerra en todo lo alto. Especialmente en Castilla y León y en Salamanca. Las réplicas de lo ocurrido en las altas esferas se esperan en todos los territorios y los nervios entre los dirigentes están a flor de piel. Los tejemanejes para pillar cacho en los gobiernos locales y autonómicos han sido la gota que ha colmado el vaso. Este confidente ha sabido que los afiliados no han sido tenidos en cuenta para nada, todavía esperan que se les convoque al menos para informar de los acuerdos alcanzados y los criterios seguidos para la contratación de asesores en las instituciones. Que esperen sentados o se organicen, como están haciendo decenas en la provincia de Salamanca para pedir explicaciones y si no, darse de baja de inmediato. La cuerda cada día se tensa más, la situación es insostenible; un verdadero polvorín a punto de estallar.

De las pocas personas que tuvieron un mínimo de dignidad y coherencia en Salamanca, viendo la que se avecinaba, fue María Mayoral, integrante de la candidatura de Ciudadanos al Ayuntamiento de Salamanca como número 2. Salió elegida concejala y tuvo la decencia de ni siquiera recoger su acta porque había sido ninguneada por tres personajes -sus compañeros de candidatura- que, al día siguiente de las elecciones, se pusieron a mercadear sueldos con el PP. La coherencia de Mayoral quedó demostrada en la rueda de prensa ofrecida días antes de la investidura del nuevo alcalde, poniendo los puntos sobre las íes, dando a conocer que ella no necesitaba la política para vivir y, por coherencia, se marchaba con la cabeza bien alta. Dejó a sus compañeros de viaje a la altura del betún. Olé por ella.

Muchos afiliados de Ciudadanos aplaudieron en silencio la decisión de María Mayoral. Pero el férreo control interno que ejerce David Castaño, el procurador hermano del concejal, impidió manifestaciones públicas de apoyo a la dimisionaria. El miedo a no ser bendecido por un puesto de asesor o similar en alguna institución pública, cuyo nombramiento depende del tal Castaño, es la razón principal para que impere la ley del silencio entre los afiliados. Aunque en ese papel de jefe de la agencia de colocación en que se ha convertido Ciudadanos, está encontrando ciertas dificultades para colocar como asesora a una exconcejala de Villares de la Reina y bien relacionada con el anterior portavoz en el Ayuntamiento capitalino y ahora colocado como asesor en el número 1 de la Plaza Mayor. Palabras gruesas se escucharon esta semana entre los muros de la Diputación Provincial, donde se resisten a facilitar esta colocación. No todos están dispuestos a tragar, aunque finalmente la autoridad de Castaño se impondrá, bajo la pena de destierro político para quien ose contradecir la decisión de tan versátil político -ha sido alcalde por hasta tres partidos políticos-.



Noticias relacionadas

3 comentarios

  1. Si supierais lo que se está cociendo en los despachos de CIUDADANOX lo de este artículo se queda corto,hay navajazos por la espalda,tiros y alta traición,eso de que «para conseguir mi puesto todo vale» se está aplicando a rajatabla,es esperpéntico observar el tránsito ,las discusiones y las voces que se están dando el el despacho de CIUDADANOX estos días en el Palacio de la Salina.

    1. En el despacho de la Salina tienen que luchar para que el cancer que es David Castaño no imponga a personas de su cuerda. Es el único sitio que se mantiene, hasta cierto punto, un poco independiente. Tienen el apoyo de la provincia por que son los únicos que han demostrado durante 4 años trabajar por la Provincia. Y deben empoderarse si quieren que el poco espíritu de ciudadanos que queda pueda hacer renacer el partido en Salamanca por que este, a día de hoy tras la actuación despotica y con alto grado de nepotismo de David Castaño, está muerto.

  2. Espero que haya más personas hagan lo mismo, lo de este partido es una vergüenza da voz a la extrema derecha y veta al PSOE, muy liberal y muy de centro si claro, que es lo que naranjito quería vendernos, ya se les ve la cara

Deja un comentario

Botón volver arriba