LocalPortada

Los ‘ex’, entre portazos y acomodos

El confidente charro habla de los descartes en la política local y provincial tras las últimas elecciones

Confío en que el ávido lector no se haya dejado llevar por lo primero que se tiende a pensar cuando ve el vocablo ‘ex’, porque aquí no se trata de hablar de los amoríos de nadie, sino sobre los descartes en la política local y provincial tras las últimas elecciones. Hablamos de los líos, dimes y diretes, propios del amor sí y también de la política, que algunos mezclan y terminan poniéndose cursis declarando su amor verdadero por la política. De todo hay.

 

Vayamos a lo importante. Pocos cambios ha habido en las listas electorales, salvo excepciones, dando lugar a encontrarnos con más de lo mismo y los mismos en las instituciones salmantinas. Queda todavía por saber cómo los partidos recolocan a ciertos ‘ex’ en jugosos puestos de asesores o acompañantes de. Algunos ya los sabemos, otros se intuyen y, algunos más, quedarán en la estacada por su abrupta salida de los puestos relevantes de las candidaturas -ya se sabe: Roma no paga a traidores-.

 

En el Consistorio capitalino, la bancada ‘popular’ ha mantenido a los guardianes de la quintaesencia de las etapas de Lanzarote -Fernando Rodríguez y Julio López Revuelta-, con dosis de la impronta mañuequil, con el primer edil, María José Fresnadillo y Daniel Llanos, un joven al servicio del PP desde que llevaba chupete. En el lado de las bajas, sonada fue la salida de Enrique Sánchez-Guijo, anunciada por él mismo a través de twitter, tras varios desencuentros con sus compañeros de viaje político. Tampoco fue del agrado el descarte sufrido por Cristina Klimowitz tras más de veinte años al pie del cañón, aunque su edad próxima a la jubilación facilitó la decisión. El descarte sorpresa fue el de Emilio Arroita como concejal, tan fiel al partido que le da de comer como las moscas a la miel, aunque parece haber encontrado acomodo como asesor en la Diputación provincial, de donde ha salido la eficaz Chabela de la Torre, con un rebote considerable. Este empujón a la “mujer de la deuda cero” puede salirle caro a Javier Iglesias. Al tiempo.

Entre las filas socialistas ha habido una verdadera revolución en la capital. Nadie repite, salvo José Luis Mateos, candidato a la alcaldía y tras los comicios, portavoz del principal -casi único- grupo de oposición al bipartito PP-Cs.

No todos aceptaron el resultado de la confección de la lista del PSOE y se saldó con tres bajas como militantes de las concejalas Maribel Campo y Almudena Timón, y del edil Arturo Santos -el segundo exconcejal de la familia-.

No produjo sorpresa la decisión que tomaron tras acabarse la bicoca del cargo público, pero el momento elegido por el último, el día antes de la constitución de la nueva Corporación municipal y a través del panfleto de la derecha, soliviantó a la militancia socialista. Los buenos resultados del candidato socialista, a dos mil votos de la victoria, han hecho caer en saco roto los portazos de los ‘ex’.

Más disgusto ha causado la afrenta en la comarca de Vitigudino provocada por el alcalde de Hinojosa, José Francisco Bautista, elegido diputado desafiando las directrices de Fernando Pablos y su guardia pretoriana. Este ha sido el inicio de un culebrón político, según me cuentan.

Para portazo, eso sí, el de Unidas Podemos: una semana duró Gabriel Risco, el candidato en las últimas elecciones por esta formación. Tras los malos resultados y una tensa asamblea con los de IU enfrente -como siempre, Virginia Carrera moviendo las manijas desde atrás-, Risco decidió poner punto y final a su aventura en la política municipal. Su marcha ha servido para rescatar del olvido a Ángel Gamazo, otrora líder de Los Verdes-Foro de Izquierdas, ahora en las filas de Equo; y también para que Virginia Carrera haya podido repetir como concejala, pero como segundona -un papel donde no está muy cómoda, a la vista de sus expresiones en las últimas apariciones públicas-.

Los de Ciudadanos, grandes beneficiados del reparto de prebendas, han acomodado como asesor a su ex portavoz municipal, Alejandro González Bueno, y también al escritor Paco Cañamero como responsable de las tareas de comunicación, junto a la número 7 de la lista municipal. Dejaron por el camino al ya exconcejal Juan José Zurro y repiten como diputados provinciales el alcalde de Doñinos y el portavoz en Carbajosa de la Sagrada. A uno de los antiguos asesores en el consistorio de la capital del Tormes le ascendieron a concejal con sueldo por su estrecha amistad con los serviles Ana Suárez y Fernando Castaño, consiguiendo con este ascenso incrementar sus ingresos tras años en situación de desempleo. Entre los naranjas, sin ninguna duda, se encuentran los mayores acomodados. ¡Viva el vino! Que dijo aquel.

Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. Hay uno que, aún demostrando sobrado compromiso y capacidad tanto dentro del partido como en su día en otro partido por que fue compañero en aquella ocasión y también en su concejalía en un población cercana a Salamanca, no se le ha tenido en cuenta para asumir mayores responsabilidades. Y lo digo por que lo conozco como excompañero en dos ocasiones por que sé de su capacidad política por que con sus propuestas iniciales haya por el 2014 a Cs se le empezó a tener en cuenta. Yo sé, por que me lo han comentado que mi opinión no es única que es más valido que todos los que hay en el Ayto Salamanca.

Deja un comentario

Botón volver arriba