De la sombra a la luzLocalPortada

Filiberto Villalobos, la calle del filántropo de Salamanca

El político salmantino impulsó el proyecto del pantano de Santa Teresa, atendió a niños necesitados y este 7 de octubre hubiera cumplido 140 años

 

Filiberto Villalobos.

Hay hombres que logran mejorar la vida de sus coetáneos, mientras ellos están vivos y una vez muertos su legado perdura. Políticos cuyas decisiones mejoran la calidad de vida de su generación y las venideras.

Uno de esos políticos fue Filiberto Villalobos -don Fili- que cuando era diputado Liberal-Demócrata, abanderó las iniciativas de regular el caudal del Tormes con un embalse allá por 1933. Filiberto Villalobos declaró al periódico El Liberal: «Puede suponer una transformación fundamental, agrícola y socialmente, de la provincia. Con él podrán quedar resueltos casi todos los problemas que en el campo salmantino han adquirido últimamente cierto tono de angustia dramática».

Filiberto Villalobos fue diputado por Salamanca del 1918-23 y de 1931-36. Llegó a ser ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes. Era tan querido que en las elecciones Cortes Constituyentes de 1931 se alzó con el mayor número de votos en las urnas salmantinas.

Filiberto Villalobos, en Candelario (Salamanca), durante una campaña electoral (archivo de la familia Villalobos).

Además de ser un visionario, don Fili era querido y admirado por los salmantinos. Jesús Málaga cuenta que en Salamanca somos poco dados a expresar adhesiones y agradecimientos públicos,»recuerdo que siendo un niño, a los alumnos del colegio Ateneo Salmantino nos dejaron salir de clase para asistir y ver pasar el entierro de don Filiberto Villalobos, sepelio al que asistió toda la ciudad y no pocos de la provincia». Esto que relata Málaga ocurrió un 16 de febrero de 1955, un día después del fallecimiento del insigne médico.

Sobre su labor de filantropía, Filiberto Villalobos fundó hace 110 años, en 1909, la Asociación de la Mendicidad en apoyo asistencial a los más desfavorecidos. Pero, no sólo su buen hacer estuvo relacionado con su profesión, también fue un gran impulsor de la construcción de escuelas, en su época como consejero de Caja de Ahorros de Salamanca, entre los años 1922-1934.

La avenida de Filiberto Villalobos debe su nombre al médico y político salmantino.
La avenida de Filiberto Villalobos debe su nombre al médico y político salmantino.

Y es que, Filiberto Villalobos tenía una debilidad: los más pequeños sin recurso. De hecho, por la asociación que él fundó, Los Amigos de la Escuela y del Niño, se estima que atendió a más de 3.000 niños pobres.

Hace 140 y 40 años

Filiberto Villalobos nació un 7 de octubre de 1879, justo hace 140 años y aprovechamos esta efemérides para hablar un poco de la calle que lleva su nombre y por extensión del barrio donde se asienta, porque también celebra que hace 40 años volvía a ser renombrado como San Bernardo.

Estatua de Filiberto Villalobos obra de Fernando Mayoral.
Estatua de Filiberto Villalobos obra de Fernando Mayoral.

Salamanca ha reconocido la valía de Villalobos dándole nombre a una avenida y a un colegio. La avenida Filiberto Villalobos se asienta en el corazón del barrio de San Bernardo. Curiosamente, cuenta Enrique de Sena en el libro ‘Historia de Salamanca V Siglo XX’: «En este barrio allá por la década de los 30, prácticamente todo era tierra de labor a excepción del Hospital de la Santísima Trinidad y una hilera de casas que delimitaban el Paseo de San Vicente. Más lejos, la granja el ‘Calvario’ y junto a ella el campo de fútbol que toma su mismo nombre.

El barrio que en su día tomó el nombre de Salas Pombo*** fue su principal promotor, lo realizó la Obra Sindical del Hogar y fueron tan estrechas, tan reducidas las miras que desde la organización sindical se daban a los colaboradores, que los arquitectos no hicieron otra cosa que levantar un barrio igual, idéntico a otros muchísimos construidos por aquellos años en España. Una organización urbanística cuartelaria, sin previsión de zonas verdes, pequeños huecos, tanto en ventanas como en puertas, techos muy bajos, como si hubieran dado la orden de llenar España de ‘casas de muñecas'».

Debido a la construcción de estas casas, la zona recibió el nombre de barrio de Salas Pombo, nombre que se cambió por el original San Bernardo, en 1979, cuando Jesús Málaga llegó a la alcaldía.

En la avenida de Filiberto Villalobos se sitúa la estación de Autobuses inaugurada en 1975 y remodelada, que aún no inaugurada, en este 2019.

La Estación de autobuses ubicada en la avenida de Filiberto Villalobos, político y médico salmantino.

Fuera de la capital, Filiberto Villalobos también ha recibido homenajes. Así, en Guijuelo, del que era ‘natural’, nació en Salvatierra de Tormes, también honra a su ilustre vecino recordándolo con calle y centro educativo, al igual que Béjar.

*** Diego de Salas Pombo, un hombre afín al franquismo que fue gobernador Civil de Salamanca en la década de los cuarenta.

La avenida de Filiberto Villalobos debe su nombre al médico y político salmantino.
La avenida de Filiberto Villalobos debe su nombre al médico y político salmantino.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba