LocalPortada

“La Universidad podría contratar a más profesionales con experiencia internacional”

Antonio de Dios es informático y trabaja Walmart, una multinacional estadounidense en Dublin. Lidera varios proyectos en el área de e-commerce e in-store technology

 

La Universidad de Salamanca y La Crónica de Salamanca inician una serie de entrevistas y reportajes a egresados que se han formado en las aulas del Estudio Salmantina y están trabajando fuera de nuestro país

 

Antonio de Dios estudió Ingeniería Técnica en Informatica de Sistemas (2004-2008) en la USAL. Ésta fue su primera universidad. Después, continuó estudiando Ingeniería Superior en la Universidad de Valladolid y finalmente, completó su formación con dos másters a distancia. Uno en la UNED y otro en la USAL. Ahora, trabaja en Walmart, una multinacional estadounidense, en Dublín.

De Dios recuerda los años de universidad como “fugaces. Siempre había algo que hacer, algún evento al que asistir o algo que celebrar”. Además, como buen deportista, guarda muy buenos recuerdos del equipo de la facultad.

¿Te sirvió a la hora de enfocar tu vida laboral?
Por supuesto, fue la base en mi carrera como ingeniero.

Una vez que te incorporaste al mercado laboral. ¿Qué te hubiera gustado que te explicaran durante la carrera?
Las ciencias de la informática son un campo muy amplio. Creo que la idea de un mentor o quizá un antiguo alumno, que te ayude a descubrir en qué campo te gustaría especializarte hubiera sido muy oportuno.

¿Qué materia sería necesaria para una formación más completa?
La tecnología está en constante evolución por lo que mantener un temario actualizado es clave. Por otro lado, creo que las prácticas en empresa deberían ser una materia obligatoria. De esta forma al terminar la carrera, el graduado ya contaría en su perfil con algo de experiencia, lo cual le ayudaría a encontrar un puesto de trabajo mejor.

¿Qué añadirías a esa formación?
Me gustó mucho la flexibilidad y el concepto de educación a distancia de la UNED. Creo que es algo que las universidades más tradicionales deberían considerar.

Antonio de Dios, informático salmantino que trabaja en Dublín.

Desde tu experiencia, ¿cómo podemos mejorar la Universidad de Salamanca?
Mayor flexibilidad para estudiar a distancia o con diferentes horarios, como en la UNED. Por aquel entonces todas las asignaturas se impartían en castellano, mientras otras universidades ya ofrecían de manera opcional algunas asignaturas en otro idioma.

¿Cómo y dónde enviaste el primer curriculum?
Empecé a trabajar en una empresa local en Salamanca, donde realicé unas fantásticas prácticas. Tuve extraordinarios mentores e hice muy buenas amistades. Un saludo para todos ellos.

¿Te costó mucho decidirte a trabajar fuera de España?
Desde Salamanca comencé a trabajar en un proyecto para Lituania que incluyó varios viajes. Me encantó la experiencia de trabajar fuera de España. Así que unos meses después me vi trabajando en el centro de Dublín con unas espectaculares vistas del río Liffey.

¿Qué es lo que más valoran en el extranjero del trabajo de los españoles?
No me gusta generalizar, creo que cada persona es distinta, pero si me han comentado que somos muy dedicados y comprometidos con nuestras responsabilidades.

¿Te pidieron conocimientos de inglés?
No me lo pidieron, era de sentido común. Para vivir bien en un país de habla inglesa has de saber inglés.

Antonio de Dios, en el Old Librery, de Dublín.

¿Qué tal es vivir en Irlanda?
La isla es pequeña y la mayoría de las ciudades están a menos de una hora de algún lugar impresionante al que escapar el fin de semana. Aunque todo el mundo habla inglés, tienen su propio idioma y una gran cultura musical. La isla alberga algunos de los castillos más antiguos y restaurados del mundo, junto con bosques y espectaculares acantilados que han formado parte de numerosas series y películas. Los lugareños son encantadores y las áreas costeras son maravillosas. Con una economía que ha despegado, paisajes increíbles y algunas de las personas más amigables del mundo, este es un lugar fantástico para vivir.

¿En qué consiste tu trabajo?
Actualmente, lidero varios proyectos en el área de e-commerce e in-store technology. Desarrollamos productos innovadores que cambian la industria y hacen que las compras en tienda y en línea sean una experiencia más fluida para millones de usuarios a diario. Mi principal responsabilidad consiste en asegurar el éxito de los equipos, promoviendo una cultura de alto rendimiento.

Antonio de Dios lleva ya varios años trabajando para Walmart, una multinacional estadounidense, que opera en más de 11300 tiendas y sitios web de comercio electrónico. Trabaja con personas de todo el mundo. “Somos unos 2,2 millones de asociados. Voy a tener que contar y seguro que me olvido de alguna, pero en el día a día: Irlandesa, Americana, Rumana, Brasileña, Eslovaca, Turca, Iraní, Francesa, India, China, Polaca, Portuguesa, Inglesa, Bielorusa…”, bromea.

¿Tienes posibilidades de retorno?
Mi sector demanda profesionales cualificados de manera continuada, por lo que siempre hay opciones. Me gusta mucho Irlanda como país para vivir por lo que de momento me quedaré por aquí.

¿Qué traerías a España si regresaras?
Definitivamente llevaría té Irlandés. Me encanta, es uno de esos pequeños placeres que hacen la vida aún mejor.
Además del té, una maleta repleta de inolvidables recuerdos. Me encantaría poder llevarme a toda la gente maravillosa que he conocido aquí.

¿Qué traerías a la Universidad de Salamanca?
Creo que la universidad podría contratar a más profesionales con experiencia internacional. Esto favorecería las relaciones internacionales de la universidad. Estas personas actuarían como mentores a alumnos que estén interesados en una carrera internacional. Además, permitiría regresar a muchos antiguos alumnos que tienen mucho éxito en el extranjero.

¿Qué echas de menos?
Creo que todo expatriado echa de menos a su familia, amigos y su cultura. En mi caso, también echo de menos la paella de los domingos con mi familia. Mi padre es un gran cocinero. Saludos para tod@s!


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. La trayectoria de este ingeniero es buena. Ojalá en esta Universidad hubiera miles como él. Ahora ya sólo nos queda tener algún premio Nobel entre el profesorado y los investigadores, bajar el ego de los cretinos y vagos (que abundan), dejar de lado a los familiares, sindicaleros y amigos, dando trabajo a los verdaderos trabajadores. Esta Universidad se merece gente mejor y el reconocimiento de los que lo hacen bien.

Deja un comentario

Botón volver arriba