CulturaPortada

La Casa Lis nos invita a tener una experiencia para «gozarla con tranquilidad»

El Museo Casa Lis inaugura la exposición “De Rubens a Van Dyck. La pintura flamenca en la Colección Gerstenmaier”

 

Quién mejor que para animarnos a disfrutar de la exposición que desde este viernes se puede contemplar en el Museo Casa Lis que el propio coleccionista de la obra, Rudolf Gerstenmaier, cuando sugirió que esta muestra hay que «gozarla con tranquilidad».

 

El coleccionista de origen alemán presta cincuenta obras de pintores como: Pieter Paul Rubens, Anton Van Dyck, Jan Brueghel El Viejo, Martin de Vos, Jan Brueghel de Velours y Gaspar Pieter Verbruggen, entre otros autores. Y el paraguas que ampara a todas las obras es la exposición ‘De Rubens a Van Dyck. La pintura flamenca en la Colección Gesrtenmaier’.

Con esta gran colección de pintura flamenca, el Museo Casa Lis celebra su 25º Aniversario, siendo «el museo más visitado de la parte oeste de España», compartió con orgullo su director, Pedro Pérez Castro.

Pero, no hay cumpleaños sin regalo, La Casa Lis mima cada detalle para que el visitante tenga una experiencia sensorial. Por ello, además regala al sentido de la vista se ‘pierda’ en las obras de los artistas flamencos, el del oído se deleitará con las píldoras de música barroca gracias a los alumnos del Conservatorio Profesional de Música. Así, el espectador podrá meterse en la piel de reyes, príncipes y nobles del siglo XVII, que tuvieron el privilegio de contemplar estas obras en las paredes de sus palacios y disfrutar de la música de cámara que amenizaba sus reuniones.

A través de esta exposición, se pueden apreciar en la Casa Lis los diferentes géneros que abordaron los artistas de la escuela flamenca. Destacan las obras de carácter religioso, mitológico, retratos, así como el paisaje característico del arte flamenco del siglo XVII, sobresaliendo, como era habitual en los artistas de Flandes, el juego de luces y sombras.

Además, se ha otorgado gran importancia al bodegón o naturaleza muerta, género relegado a un papel secundario durante siglos, si bien con gran importancia a lo largo de la historia del arte y de la pintura flamenca.

Así, destaca la pintura de flores, afición que se había despertado en Europa a finales del siglo XVI con la importación de flores exóticas de Oriente Próximo, Asia y América. Muchas de estas composiciones consistían en guirnaldas que decoraban escenas religiosas. Generalmente, las obras de este tipo eran regalos para los gobernantes y los representantes de la Iglesia.

Pintura y música, para deleite de reyes

También podían decorar capillas privadas de la nobleza y destacadas sacristías de algunas órdenes religiosas. No debe olvidarse que algunas de las fuentes de inspiración principales para los artistas de Flandes eran el Antiguo y el Nuevo Testamento, especialmente el Génesis, el Apocalipsis y los escritos que narran la infancia de Cristo y la Pasión.

Quienes se acerquen a la Casa Lis entre el 28 de febrero y el 19 de mayo podrán disfrutarla de lunes a viernes entre las 11 y las 20 horas ininterrumpidamente.

Además, las salas de la exposición se convertirán en el escenario de un ciclo de música barroca en vivo que todos los visitantes podrán disfrutar mientras recorren la muestra.

Los breves conciertos que tendrán lugar en el Museo gracias a la colaboración del Conservatorio profesional de Música de Salamanca y que se realizarán a partir del 3 de marzo durante dos tardes a la semana (a las 17 horas) harán posible que quienes visitan la exposición “De Rubens a Van Dyck. La pintura flamenca en la Colección Gerstenmaier” vivan una experiencia única al disfrutar las interpretaciones en vivo en las salas de la muestra.

Las fechas previstas para los conciertos del ciclo musical son el 3, 5, 9, 10, 17, 19, 24, 26 y 31 de marzo; el 2, 14, 15, 21, 22, 28 y 30 de abril y el 5, 7, 12, 14 y 19 de mayo.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba