Cosas de la vida

Dimes y diretes (XVI) de cuarentena. En Salamanca estuviste…

 

Queridos amigos: Hoy, no sé por qué, me ha venido al pensamiento la celebérrima frase «»A quien la Naturaleza no da, Salamanca no le concede«, que en latín es «Quod Natura non dat, Salmantica non praestat«. Quizás sea por la cantidad de disparates, a veces mal intencionados, que se oyen. No sé.

Por: Emiliano Jiménez

Quizás su origen esté en un deseo manifiesto de emular a Roma. Recuérdese aquello de «Roma tiene siete colinas. / Salamanca sólo tres. / Ergo: Roma la Chica es.»

Y si en Roma se decía aquello de: «Chi bestia va a Roma, bestia ritorna«, parece lógico el deseo de contraponer una frase nacional hispana.

Corría nuestro Siglo de Oro y galoparon por toda España muchos refranes alusivos al saber de nuestra gran Universidad, cuya divisa es: «Omnium scientiarum princeps Salmantica docet» («Salamanca enseña los principios de todas las Ciencias»). Pero entre el pueblo llano no sería normal que se dijesen los dichos latinos o sus traducciones, sino otras formas más propias de historietas campesinas, recogidas por los autores costumbristas o picarescos de aquel fabuloso Siglo. Por ejemplo esta:

«En Salamanca estuviste, de Salamanca volviste, y tan asno estás como te fuiste»

Leído esto, poneos a pensar y haced una lista de a cuantos conocéis a quienes se puede aplicar lo dicho. ¡Pero no me enviéis la lista! ¡Guardadla para vosotros!

Y hablando de otra cosa, al refrán de ayer:

«Mal de muchos, consuelo de necios«, y al rerrefrán que propuse, pero que no me gustaba («Mal de pocos, consuelo de muchos«), hay que añadir los siguientes rerrefranes que me han enviado:

«Mal de muchos, desgracia de todos» (F. Benito Martín)

«Mal de pocos/muchos, consuelo de nadie» (H. Fernández Fernández)

Muchísimas gracias, y un abrazo.

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba