Cosas de la vida

Dimes y diretes (XXXII) de cuarentena. Tenga el juez una oreja….

 

Queridos amigos: el refrán que presento hoy alude al aforismo jurídico romano «Audi alteram partem» y viene a cuento por algunos hechos que están ocurriendo en estas fechas. Por ejemplo: dos jóvenes, chico y chica, marchaban por una calle al anochecer. Desde un balcón fueron increpados por haber roto la cuarentena, llamándoles desaprensivos, egoístas, insolidarios… No les preguntaron. Fueron juzgados sin haberles oído. Y aquellos jóvenes venían de cumplir una labor humanitaria en una residencia de ancianos… ¡No hay que dejarse guiar por las apariencias! ¡Moderad vuestro pensamiento, y preguntad antes de hablar! Y si lo hacéis ¡no seáis cobardes, reconoced vuestro error y pedid perdón!

Por: Emiliano Jiménez

El refrán en su versión clásica es:

«Tenga el juez una oreja para el denunciante, y la otra, para la otra parte»

————-

Entre las aportaciones de amigos al refranero de la Cuarentena hoy tenemos dos.

Luciano de Dios me ha enviado una aclaración a su contribución del otro día. Creo oportuno ponerla entera como homenaje a Miguel de Cervantes en el 404 Aniversario de su muerte. «Sanchica hace puntas de randas; gana cada día ocho maravedís horros, que los va echando en una alcancía para ayudar a su ajuar; pero ahora que es hija de un gobernador, tú le darás la dote sin que ella lo trabaje. La fuente de la plaza se secó; un rayo cayó en la picota, y allí me las den todas«. ¡Un dicho de múltiples interpretaciones!

Encarna de Cabo nos recuerda el viejo aforismo de Platón refiriéndose a lo dicho por Sócrates: «Sólo sé que no sé nada» («scio me nihil scire«). ¡Habría que recordárselo a mucha gente que nos está abrumando con su saber sobre el coronavirus!


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba