LocalSucesos

Pelea multitudinaria por deudas entre presos conflictivos en Topas

Entre más de 30 presos del módulo once en la prisión salmantina

La Asociación Profesional de Trabajadores Penitenciarios ‘Tu abandono me puede matar’ denuncia través de sus redes sociales que en la mañana de ayer se registró una “pelea multitudinaria” entre más de 30 presos del módulo once en la prisión salmantina de Topas, que alberga a internos conflictivos, y que acabó con la rotura de sillas y mesas en la sala de televisión. Además, según explicaron a través de un comunicado en su cuenta oficial de Twitter, la pelea se saldó con “un funcionario lesionado y varios internos aislados”.

 

El incidente se resolvió “gracias a la pronta actuación y la profesionalidad de los funcionarios y del Jefe de Servicios”, a pesar de que uno de los funcionarios resultó lesionado en una mano y tuvo que ser atendido en la enfermería.

Al parecer, no se produjo ningún herido entre los reclusos implicados, aunque cuatro internos, que “fueron los que iniciaron la pelea”, según estas fuentes, habrían ocasionado importantes daños en el mobiliario, por lo que fueron aislados.

Según el colectivo, el motivo de la pelea fue “el cobro de las deudas entre los internos”. Estas fuentes explicaron que el pasado miércoles “fue día de cobro y de reparto de medicación hasta este viernes”, lo que hace que ante la falta de abastecimiento desde el exterior de sustancias prohibidas, “la medicación que se dispensa se haya revalorizado, no pudiendo muchos afrontar el pago de las mismas el día de cobro por no haber recibido ingresos de la familia”, apuntaron.

Además, a la tensión habitual en este tipo de módulos, se suma la tensión provocada por la pandemia del Covid-19. Por ello, desde la Asociación destacan el peligro al que se enfrentan y el esfuerzo que realizan “pese a la falta de EPIs, teniendo que recurrir a material donado para conseguir pantallas antisalpicaduras”, ya que la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias “no contempla su entrega”, al ser considerado “colectivo de bajo riesgo de contagio”.

Según reflejaron en el escrito publicado, esperan que tras esta crisis se tenga en cuenta el trabajo realizado por este colectivo como “labor esencial para la sociedad” y sean dotados de “condición de autoridad en el ejercicio de sus funciones” para evitar agresiones como la ocurrida ayer.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba