LocalPortada

“Hace falta tener voluntad política y considerar la ciencia como una inversión”

Maruan Hijazi Vega estudió Farmacia y Biotecnología en la Universidad de Salamanca hora trabaja en el Barts Cancer Institute de la Queen Mary University of London

 

La Universidad de Salamanca y La Crónica de Salamanca inician una serie de entrevistas y reportajes a egresados que se han formado en las aulas del Estudio Salmantina y están trabajando fuera de nuestro país

 

Maruan Hijazi Vega Estudió la licenciatura de Farmacia y después la de Biotecnología. Tras varios años estudiando en la USAL, decidió realizar el doctorado en el Instituto de Neurociencias de Castilla y León (INCYL), centro de investigación que pertenece a la USAL. Ahora trabaja en el Barts Cancer Institute, un centro de investigación contra el cáncer que pertenece a la Queen Mary University of London y echa de menos “unos rayos de sol”.

De su paso por la Universidad guarda muy buenos recuerdos. “Creo que supe muy bien asumir mi responsabilidad como estudiante y compaginarlo con mi vida social. Personalmente, la época de exámenes era especial, me lo tomaba como un reto, esos momentos de estrés eran idóneos para aumentar el rendimiento y apretar los dientes. Era muy gratificante ver cómo a medida que pasaban los exámenes los resultados iban siendo positivos. Siempre recordaré esos nervios a la hora de mirar las notas en los tablones primero y años más tarde a través de la página web.

También recuerdo con nostalgia los momentos de tensión en el ambiente de los pasillos antes de entrar al aula para hacer los exámenes, especialmente en la facultad de Farmacia.

Maruan Hijazi Vega en el Barts Cancer Institute de la Queen Mary University of London.

¿Cómo fue el doctorado?
Fue una buena experiencia. Pero, sinceramente, creo que tienes que estar psicológicamente bien preparado para realizar tus estudios de doctorado. Es una etapa difícil, requiere de mucha insistencia, especialmente en ciencias experimentales, ya que hacer experimentos y que estos resulten exitosos no es tarea fácil.

¿Te sirvió a la hora de enfocar tu vida laboral?
Absolutamente. De hecho, sabía que hacer el doctorado era prioritario si quería dedicarme a la investigación.
Una vez que te incorporaste al mercado laboral.

¿Qué te hubiera gustado que te explicaran durante tu etapa de formación?
Durante mi etapa en la facultad de Farmacia, noté que mucha gente no tenía muy claro hacia dónde dirigir su orientación profesional. Sin embargo, en Biotecnología la mayoría de los compañeros de clase tenían clarísimo que hacer un doctorado era una manera de incorporarse al mundo laboral. Sin embargo, al tratarse de la primera promoción en la USAL había bastantes dudas sobre hacia dónde dirigir tu futuro laboral. Creo que unas jornadas de orientación de cara al futuro laboral de los estudiantes ayudaría a tomar decisiones, incluso antes de entrar en la Universidad. Todo desde una perspectiva real y actualizada.

Desde tu experiencia, ¿cómo podemos mejorar la Universidad de Salamanca?
Creo que se podría mejorar la calidad docente. Hay que ser exigentes si queremos que la USAL sea una Universidad puntera a nivel internacional. Creo que una buena iniciativa seria promover la movilidad de los docentes e intensificar la relación profesor-alumno. Durante mi etapa como estudiante el sistema de tutorías no se promovía con intensidad y los estudiantes apenas interactuábamos con los profesores. Actualmente, noto que eso va cambiando poco a poco y los profesores jóvenes tienen un contacto más cercano con sus alumnos, bien sea a través de fomentar las tutorías, promover la divulgación científica e incluso un acercamiento a través de las redes sociales. Y esa relación es necesaria y muy positiva para mejorar el rendimiento y el interés de los alumnos.

Maruan Hijazi Vega envió su primer curriculuma varias oficinas de farmacia en cuanto acabó la primera carrera. “Me presenté en persona y con muchas ganas de empezar a trabajar”.

Después de concluir el doctorado en Biotecnología, Maruan Hijazi Vega consiguió trabajo en Londres. Asegura que no le costó nada decidirse a trabajar fuera de nuestro país, porque “si quieres ejercer una carrera investigadora es un requisito esencial”.

¿Qué es lo que más valoran en el extranjero del trabajo de los españoles?
Estamos muy bien valorados, tenemos compromiso, disciplina y buena formación.

¿Te pidieron conocimientos de inglés?
No me pidieron ningún certificado de idioma cuando yo me incorporé en 2015, pero a día de hoy lo están pidiendo en la Universidad donde trabajo.

Maruan Hijazi Vega trabaja en el Barts Cancer Institute, un centro de investigación contra el cáncer que pertenece a la Queen Mary University of London. En concreto, el laboratorio en el que trabaja se centra en la señalización celular y la utilización de la proteómica como herramienta para su estudio.

Queen Mary University of London.

¿En qué consiste tu trabajo?
Estoy involucrado en diversos proyectos. Pero principalmente, mi trabajo actual consiste en entender a nivel molecular por qué pacientes con determinados tipos de cáncer responden bien a la terapia combinada y otros no. Es necesario identificar los mecanismos de resistencia en las células cancerosas, que conllevan a una ausencia de respuesta tras el tratamiento con fármacos.

¿Con cuántas nacionalidades estás trabajando?
Creo que si uniésemos banderas de los países podríamos rodear este edificio. Somos casi todos europeos y asiáticos. El enriquecimiento a nivel cultural es increíble.

¿Tienes posibilidades de retorno?
Eso espero. Hay programas de retorno, pero son muy competitivos.

Maruan Hijazi Vega en el Barts Cancer Institute de la Queen Mary University of London.
Maruan Hijazi Vega en el Barts Cancer Institute de la Queen Mary University of London.

Véndete bien. ¿Qué traerías a España si regresaras?
Considero que muchos centros de investigación en Reino Unido son de alta calidad, la excelencia en ciencia es elevada. Y es precisamente en estos centros donde estamos trabajando muchos investigadores españoles y en los cuales hemos aprendido mucho a lo largo de todos estos años. Todas las ideas y enseñanzas se podrían llevar de regreso a España, pero hacen falta recursos materiales y económicos. Yo pienso que es muy fácil atraer talento de regreso, hace falta voluntad política para ello y considerar a la ciencia como una inversión. Hay que invertir al menos el 2% del PIB en I+D.

Y ¿a la Universidad de Salamanca?
Creo que la USAL necesita personal docente e investigador joven. La tasa de reposición ha estado bloqueada durante años y por eso muchos departamentos están tan envejecidos. Además, en muchos casos, los profesores tienen excesiva carga docente. La contratación de profesores asociados a tiempo parcial precariza muchísimo el sistema.

¿Qué echas de menos?
Por supuesto a toda mi familia y amigos. Desgraciadamente, hay que renunciar a muchos eventos cuando vives fuera. También echo de menos la comida y a veces también unos rayos de sol.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba