Economía

Unicaja Banco aprueba las cuentas de 2019

Destaca su "fortaleza" para afrontar la crisis del Covid-19

La Junta General Ordinaria de Accionistas de Unicaja Banco aprobó este miércoles la gestión del Consejo de Administración y las cuentas anuales de 2019, y abordó los resultados e hitos de dicho ejercicio, así como las medidas adoptadas en la situación actual de crisis sanitaria con motivo de la pandemia del coronavirus.

 

Asimismo, en la Junta de Accionistas se puso de manifiesto que Unicaja Banco afronta la actual situación desde una posición de compromiso y «fortaleza» financiera, que permitirá apoyar a sus clientes en el contexto actual de dificultad, dar respuesta a los cambios de la sociedad que se avecinan y vislumbrar el futuro como proyecto empresarial sólido, según informó en un comunicado la entidad.

En ese sentido, el presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, manifestó durante su intervención que la sociedad y la economía españolas están atravesando un reto sin precedentes, y, desde el convencimiento de que la banca debe ser parte de la solución, señaló que desde la entidad se está haciendo frente a la situación desde el compromiso y la cercanía al cliente, valores característicos de la misma, pero también “desde una posición de sólida solvencia y fortaleza financiera, asentada en una trayectoria de gestión y de desempeño colectivo que le ha permitido superar crisis pasadas y mantener su autonomía e independencia como proyecto empresarial, lo que es especialmente relevante en momentos de gran incertidumbre como los actuales».

«Estamos convencidos –añadió- de que, gracias a ese esfuerzo colectivo, podremos también superar con éxito la situación excepcional que ahora se vive y los enormes desafíos que tenemos por delante”.

Al respecto, Azuaga, señaló que en Unicaja Banco son conscientes del cambio social profundo que se acerca, y consideró que pueden abordar el papel que esta sociedad emergente les demanda, teniendo en cuenta que ese cambio obliga a las entidades financieras a un esfuerzo de anticipación para adecuar sus servicios a las necesidades de los ciudadanos, empresas e instituciones.

«Nos encontraremos con una sociedad bien distinta” cuando la pandemia cese y quede atrás el confinamiento: más avanzada tecnológicamente (con un mayor dominio del teletrabajo y de las compras on line), más solidaria, en la que la globalización va a ser objeto de revisión, y en la que la demanda de mutualización entre los países de una misma área va a ser creciente. Una sociedad en la que los sectores público y privado están llamados a intensificar la colaboración entre ambos para atender eficazmente las demandas sociales”, apuntó

La Junta de Accionistas, que se celebró por vía telemática, sin asistencia física de accionistas y representantes, contó con un quorum de asistencia del 81,29 por ciento del capital social y con un refrendo casi unánime de las propuestas tratadas. Antes de abordar los puntos del orden del día, el presidente trasladó las condolencias por todos los fallecidos a causa del Covid-19, con especial mención y recuerdo al directivo de la entidad Mariano Anaya, y envió un mensaje de aliento a quienes padecen la enfermedad.

Además, aprovechó la oportunidad para agradecer el esfuerzo y la entrega de todos los profesionales de la entidad en esta crisis sanitaria, destacando la cercanía y eficiencia con la que están ayudando a los clientes a gestionar sus necesidades, y a afrontar las dificultades que esta situación está generando para muchos de ellos. También mostró gratitud y reconocimiento a las personas que están manteniendo los servicios esenciales en el actual estado de alarma, incluidos los empleados de banca.

Plan estratégico y dividendo  

La entidad ha obtenido el apoyo mayoritario de los accionistas, que han refrendado la gestión en 2019, “un ejercicio –en palabras del Presidente de Unicaja Banco- en el que la entidad ha afrontado numerosos retos, internos y externos, y ha demostrado una capacidad de superación que ha permitido situarla en los primeros puestos en ratios de solvencia y liquidez”. Ha añadido que se trata de una posición gracias a la que “podemos vislumbrar un futuro como proyecto empresarial sólido, capaz de fijar su propia hoja de ruta, pero que, en el marco del nuevo Plan de Negocio, necesariamente tiene que adaptarse para superar los numerosos retos del entorno”.

El ejercicio 2019 también estuvo marcado por la aprobación del Plan Estratégico y de Transformación para el período 2020-2022, la transformación digital y la dinamización comercial, entre otros aspectos. En este sentido, el Plan Estratégico será objeto de revisión y adaptación ante el nuevo escenario derivado de la crisis del Covid-19, manteniendo los valores de la entidad, especialmente la cercanía y la confianza en el servicio y el compromiso con la sociedad, según señaló en la Junta el Presidente de la entidad.

Asimismo, la Junta de Accionistas de Unicaja Banco también ha ratificado el nombramiento y designación de una nueva consejera independiente, con perfil tecnológico, María Luisa Arjonilla López, y la reelección del auditor de cuentas de la sociedad.

Respecto al orden del día inicial de la Junta de Accionistas, con anterioridad habían quedado retiradas del mismo las propuestas de reparto del dividendo con cargo a los resultados del ejercicio 2019, y de reducción del capital social mediante la amortización de acciones propias. Tales decisiones se adoptaron en el ejercicio de responsabilidad y en el mejor interés social, y siguiendo la recomendación emitida por el Banco Central Europeo (BCE) al sector, de suspensión de estos tipos de operaciones- al menos hasta el 1 de octubre, motivada por la crisis sanitaria, y de cara a promover la actuación de las entidades como piezas claves de la recuperación de la economía, y a fortalecer su solvencia. Está previsto que, como se anunció el pasado día 7 de abril, ambos puntos se aborden en una próxima Junta General de Accionistas, que, previsiblemente, tendrá lugar en octubre, teniendo en cuenta las circunstancias del momento.

Crisis del Covid-19

En su intervención en la Junta General de Accionistas, Manuel Azuaga apuntó que, ante “la irrupción abrupta de un acontecimiento, tan imprevisto como desconocido, como es la pandemia del coronavirus, y su rápida extensión a escala mundial”, la entidad viene trabajando “de manera continuada, previa y posterior a la declaración del estado de alarma por el Gobierno de España, en la articulación de protocolos de actuación que han permitido hacer frente a un panorama sin precedentes y garantizar la prestación del servicio a la clientela de un modo eficaz y responsable”.

Asimismo, Azuaga señaló que, en este escenario, Unicaja Banco mantiene en funcionamiento distintos comités de seguimiento permanente, dentro de los planes de continuidad del negocio de la entidad, para dar respuesta a las circunstancias y las necesidades de cada momento.

La entidad también considera prioritarias, junto a garantizar la prestación del servicio financiero, la seguridad y la protección a los empleados, y, en este sentido, adoptó una serie de medidas, ajustando el personal necesario para la atención en oficinas y la realización de las funciones de los servicios centrales, potenciando el recurso al teletrabajo.

Además, en colaboración con las autoridades y en el marco del compromiso con los clientes y la sociedad, Unicaja Banco participa en las medidas de concesión de liquidez y financiación con aval del Estado y de la Junta de Andalucía a empresas y autónomos, de moratoria hipotecaria y de otros préstamos, y exención o aplazamiento del pago de alquileres para personas en situación de vulnerabilidad. También recordó que la entidad ha adelantado el pago de las prestaciones por desempleo y de las pensiones, entre otras medidas para ayudar a los colectivos en situación de vulnerabilidad, y adaptarse a las necesidades de los clientes.

«Nos enfrentamos a una situación sanitaria, económica y social sin precedentes, de dimensiones desconocidas, que, en el ejercicio de nuestra responsabilidad, individual y corporativa, exige la mejor de las respuestas de todos y cada uno de nosotros”. “Las entidades financieras debemos contribuir a su superación, cumpliendo con nuestra misión, como lo es mantener unos servicios esenciales para la sociedad”, declaró.

Hitos corporativos

Asimismo, se refirió a los principales hitos de la entidad en el ejercicio 2019. Además del nombramiento como Consejero Delegado de Ángel Rodríguez de Gracia, resaltó también la «exitosa» ejecución de la emisión de deuda subordinada, llevada a cabo en el mes de noviembre dentro de los requerimientos de MREL y de capital; la reducción de los activos improductivos, que ha redundado en una mejora de la calidad del balance; el desarrollo de un plan de eficiencia “para poder competir adecuadamente en un mercado en continua transformación”; las sucesivas adaptaciones a los requerimientos regulatorios y normativos; la actualización permanente del Sistema de Gobierno Corporativo de la entidad y de las diversas políticas corporativas, en la búsqueda de la excelencia en esta materia; el desarrollo del proceso de transformación digital, y, por último, la aprobación de un nuevo Plan Estratégico y de Transformación para el período 2020-2022.

En este sentido, Azuaga señaló que “no obstante, de manera ineludible, dicho Plan deberá ser objeto de revisión y adaptación con motivo de la nueva situación económica general resultante de la crisis del Covid-19, manteniendo todos nuestros valores y, especialmente, la cercanía y confianza en el servicio a nuestros clientes y el compromiso con la sociedad”, apuntó también.

Fortaleza financiera

Con relación a los resultados financieros de Unicaja Banco en 2019, el presidente de la entidad dijo que 2019 fue un ejercicio caracterizado por la mejora de los resultados de la actividad y de los indicadores de la entidad. Así, recordó que el grupo obtuvo un beneficio neto de 172 millones de euros, lo que supone un aumento del 12,9 por ciento respecto al ejercicio 2018, que contrasta con la variación del sector, que disminuyó el resultado en un 13 por ciento.

Explicó que la mejora de este resultado ha estado fundamentada en el aumento del margen bruto, la disminución de los gastos de explotación y las ventas de participaciones en sociedades, así como en unas reducidas necesidades de saneamientos de activos no productivos, y que, además, se dotaron fondos por 230 millones de euros para mejorar la rentabilidad futura.

En relación con los indicadores económico-financieros de la entidad, Azuaga destacó aspectos como la mejora de los niveles de solvencia, con ratios de capital entre los más altos del sector, que superan holgadamente (1.578 millones en CET1 y 1.121 millones en el capital total) los requisitos establecidos por el BCE en el marco del SREP (Proceso de Revisión y Evaluación Supervisora).

También resaltó la sostenida reducción de los activos no productivos, con un descenso de la exposición superior a los 1.100 millones de euros, y el mantenimiento de elevados niveles de cobertura (58 por ciento) de los activos dudosos y los activos adjudicados, que se han visto reforzados, “siendo de los más altos del sector, representando (tales activos) sólo el 1,8 por ciento del balance total”, según afirmó.

De igual modo, Azuaga destacó el incremento de la actividad y la capacidad comercial, plasmada en un aumento del crédito no dudoso de manera sostenida y rentable, y de los recursos generadores de mayor rentabilidad, así como los excelentes niveles de liquidez (14.000 millones de euros, lo que supone el 25 por ciento del balance) y un elevado grado de autonomía financiera.

Por último, el presidente de Unicaja Banco puso de manifiesto una sólida capacidad de generación de resultados, que, junto con los niveles de solvencia y la calidad del balance, habían permitido presentar ante la Junta General “una propuesta de un importante incremento del beneficio destinado al pago del dividendo”.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba