Castilla y León

Las universidades de Castilla y León pasan el examen

Mantienen una calidad media elevada, pero en el apartado de transferencia de conocimiento se situarían en niveles medios

La planificación estratégica de las universidades de Castilla y León “da resultados” al lograr mantener una calidad “media elevada”. Así lo han afirmado representantes de la Fundación CYD, en la presentación de la séptima edición de su ranking de universidades, el informe español en el que participan un mayor número de centros. De los 37 indicadores que se han estudiado para elaborar el documento, Castilla y León cuenta con once en el grupo de alto rendimiento y 16 en el intermedio, situándose en una posición “media» dentro del conjunto de las comunidades autónomas. Cataluña, Navarra y País Vasco son las tres regiones que lideran este año el ranking por comunidades.

 

En esta edición el informe se ha elaborado con los resultados de 76 universidades españolas, 25 ámbitos de conocimiento y casi 3.000 titulaciones. Desde la organización aseguran que, de este modo, ofrecen “una información completa y representativa del sistema universitario español”, ya que las universidades participantes representan el 94% de las 81 que imparten enseñanzas de grado. Del total, 48 son públicas y 28 privadas.

Las universidades castellanas y leonesas reciben las mejores notas por su contribución al desarrollo regional y en el área de enseñanza y aprendizaje. Destaca así en las publicaciones con empresas de la región, la tasa de graduación normativa en másters y grados o en el número de estudiantes de otras regiones del país que se trasladan a Castilla y León para realizar sus estudios universitarios. Sin embargo, el estudio concluye que las universidades de la comunidad suspenden en el área de investigación, presentando rendimientos bajos en lo que se refiere a liquidación de fondos externos, publicaciones por profesor o post-doctorados.

En el apartado de transferencia de conocimiento las universidades de la Comunidad se situarían en niveles medios, con muy buena puntuación en lo que se refiere a ingresos de formación continua pero con datos negativos en patentes con empresas. Por último, también quedarían en posiciones intermedias en los resultados de orientación internacional, donde destacan por el número de profesores extranjeros que acogen en sus plantillas y número de tesis doctorales de estudiantes de fuera de nuestras fronteras. No obstante, el informe pone de relieve la necesidad de fomentar que los estudiantes nacionales hagan prácticas en otros países.

A nivel individual no hay ninguna universidad de Castilla y León en lo más alto de la lista, ya que la encabezan la Universitat Autónoma de Barcelona, la Universidad de Navarra o la Pompeu Fabra. Sin embargo, sí sobresalen en algunos indicadores. Cabe destacar por ejemplo que la Pontificia de Salamanca aparece cuarta en lo relacionado a la enseñanza y el aprendizaje, mostrando rendimientos muy altos en la práctica totalidad de los indicadores.

El informe anima además a quienes quieren cursar estudios de sociología o educación a hacerlo en la región. Valladolid aparece como una de las mejores instituciones para formarse en el ámbito educativo y la Universidad de Salamanca aparece como una opción atractiva para estudiantes de educación, ciencias políticas y sociología.

Esta edición del Ranking CYD incorpora por primera vez indicadores sobre el empleo y la inserción laboral de los titulados universitarios para que los estudiantes dispongan de datos contrastados sobre la empleabilidad de las titulaciones que decidan realizar. Los estudiantes de la región con mayor probabilidad de encontrar un trabajo son los estudiantes que se gradúan en derecho en la Universidad Católica Santa Teresa de Jesús. También tienen un futuro más prometedor quienes estudian ADE en la universidad abulense o en la vallisoletana. Por último, cuentan con buenos resultados de inserción laboral los estudiantes de ciencias políticas de la Universidad de Burgos y los que estudian educación en Valladolid.


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Un gran ejemplo de cómo está la USAL.
    Profesores preocupados de mantener el número de suspensos/aprobados que de que los alumnos realmente aprendan.
    A está universidad solo le queda el prestigio por que actualmente da pena. Planes de estudios anticuados, profesores que no se renuevan y alumnos que son un número para la institución. Todo esto orquestado y permitido por Decanos y Rectorado, pero siempre quedará la excusa de que el alumno cada ves está menos preparado, ¿Y ustedes? ¿Están preparados para dar una educación de calidad?

Deja un comentario

Botón volver arriba