EconomíaPortadaProvincia

“Los pueblos tienen los mismos problemas; los niños no han podido realizar su trabajo ‘on line’ del modo adecuado”

Luis Ángel Cabezas es ganadero y agricultor salmantino, alaba el trabajo de los profesionales y critica que el Gobierno esté más preocupado por los votos que por arreglar esta grave crisis

 

Más de 100 kilómetros separan a este municipio salmantino de la capital y muchos menos del país vecino, con el que hace frontera. Localidad de apenas 400 habitantes, se ha convertido en una de las zonas con mayor encanto de la provincia, donde se respira aire, campo y vida, pero que en el año 2020 no cuenta con los servicios esenciales para poder fijar población rural, ésa de la que tanto hablan los políticos para obtener beneficio en las urnas, pero de la que se olvidan una vez que han logrado su resultado.

Sí, San Felices de los Gallegos es uno de esos municipios (uno de tantos en Salamanca) en los que cada vez habita menos gente joven… uno de los afortunados de poder presumir de pueblo es Luis Ángel Cabezas, agricultor y ganadero salmantino, que vive con su mujer y sus dos hijos, para ser una ‘rara’ especie, pero muy orgulloso de sus raíces. Cuenta con una explotación de vacuno en extensivo con 300 madres de las razas limusín, morucha y cruzada en San Felices y también en Ahigal de los Aceiteros. Tiene capacidad para autoabastecerse al sembrar 70 u 80 hectáreas de cereal para alimentar el ganado, siendo socio, además, de la Sociedad Agraria de Transformación (SAT) Aceiteros del Águeda.

Expresidente de Asaja Salamanca, abre sus puertas para hablar sobre todo lo relacionado con la crisis actual, el papel que ha jugado el campo y por qué el Gobierno, según él, se ha preocupado más por intentar captar votos que por sacar a España de su peor momento en décadas. Y, como no, alaba el papel de los profesionales del sector, al pie del cañón desde el minuto cero…

Su vida en el coronavirus: “Creo que lo he pasado como el resto de los profesionales del sector, siguiendo con las labores y tareas diarias. Considero que hemos mostrado una actitud ejemplar ante la sociedad porque antes de la pandemia sacamos los tractores a las ciudades en una manifestación sin precedentes por nuestra delicada situación, y cuando todo esto empezó los pusimos a disposición de la sociedad para la que hiciese falta en nuestros pueblos”.

Luis Ángel Cabezas, agricultor y ganadero salmantino, de San Felices de los Gallegos.
Luis Ángel Cabezas, agricultor y ganadero salmantino, de San Felices de los Gallegos.

Alimentar a la sociedad: “Sí pienso que nuestro trabajo se ha puesto en valor porque hemos seguido al pie del cañón pese a la delicada situación por la que atravesamos, y como he comentado antes, con las históricas manifestaciones que llevamos a cabo. El gobierno y la sociedad deberían darse cuenta de que gracias a nuestro trabajo, y en estos momentos tan complicados, tener todos los días un plato de comida encima de la mesa es imprescindible. Es necesario que tengamos nuestro reconocimiento por todos los ataques que hemos sufrido antes, por ejemplo, con el tema de la contaminación, que no es problema de las vacas, como ya creo que ha quedado bastante claro”.

¿Quién se ha aprovechado de la situación?: “Bueno, todos sabemos que a ‘río revuelto, ganancia de pescadores’. En un momento como éste, los intermediarios han hecho el agosto porque en los pasos intermedios de la cadena sí hay quien se ha lucrado de esta situación a costa del productor y del consumidor. Tengo esperanza en que los precios se recuperen, pero no será fácil. El consumo de carne en España se ha reducido de manera drástica y encima nos encontramos con que la CE está fomentando el no consumo de carne, de una manera incomprensible, ya que es una de las mayores fuentes de proteína de la alimentación; que reciba esos ataques, no se sostiene. Todo esto hace que los precios se resientan, y si ya estábamos mal antes de la pandemia, ahora tenemos aún más motivos para protestar. A esto le sumamos el recorte de las ayudas de la PAC y que el Gobierno no nos considera un sector estratégico”.

El campo, imprescindible: “Creo que esta situación debería servir para que la sociedad se dé cuenta de que somos imprescindibles y no podemos depender de terceros países para tener alimentos en nuestros platos. Debemos ser autosuficientes ya que un cierre de fronteras puede volver a pasar por otro motivo y es importante que España tenga asegurada la producción de alimentos. Pero viendo lo que pasa con los precios y con la PAC, uno ya no sabe que pensar por la actitud de la administración; igual quiere que dejemos de trabajar”.

Luis Ángel Cabezas, agricultor y ganadero salmantino, de San Felices de los Gallegos.
Luis Ángel Cabezas, agricultor y ganadero salmantino, de San Felices de los Gallegos.

Crisis en todos los sectores: “Todos pasan por malos momentos. El porcino, por ejemplo, ha sufrido un gran golpe con los ganaderos que ‘atostonaban’ cochinillos a unos precios ridículos. Qué decir del ovino, un sector cada día con menos futuro porque la leche se paga a precios muy bajos y los corderos se venden por debajo de los costes; además, es un sector muy envejecido en el que hay que trabajar todos los días y, la mayor parte del tiempo, a pérdidas. En el caso del vacuno, el consumo de carne a nivel nacional ha bajado y el precio ha caído, también por los intermediarios. El vacuno de carne está sostenido por la exportación y con el Ramadán se ha sacado mucho producto, especialmente con los machos a los países árabes. Por eso no se entiende tanta bajada. Y, en los cereales, hay una bajada continua de los precios, mientras que el sector de la remolacha tiene el mismo futuro que el ovino”.

Actuación del Ejecutivo: “El Gobierno ha hecho el ridículo con la crisis y ha sido nefasto por su gestión, demostrando ser incapaz de comprar test y material sanitario. Cualquier empresario lo hubiese hecho infinitamente mejor que ellos; es para echarse a llorar. Parece que están más preocupados en ganar unas elecciones o conseguir votos que en arreglar esta grave crisis. Y en el tema económico, tendremos que hablar dentro de unos meses, pero por el camino que vamos, no estamos bien: el paro sube, cada vez hay menos trabajadores aportando a la Seguridad Social… si sacas más de lo que metes, los números no salen. Encima, el Gobierno aprueba una renta que no favorece la búsqueda de un trabajo. Su labor ha ido de mal en peor. En este país sobran pesebres; hacen falta menos políticos, pero que estén más preparados”.

El Gobierno y el campo: “Durante la pandemia, las relaciones con el gobierno han estado en ‘stand by’. En parte es compresible, claro, porque tenía problemas mucho más importantes como es la salud pública. Primero que resuelva esto, y luego ya el resto. Ahora ni hemos tenido ni pedido una atención especial porque nuestro momento ha sido crítico y debía volcarse con ello aunque su actuación haya dejado mucho que desear. Mientras algunos países ya han hecho test incluso a los animales, aquí no hubo casi ni para los sanitarios. Ha sido un desastre”.

Luis Ángel Cabezas, agricultor y ganadero salmantino, de San Felices de los Gallegos.
Luis Ángel Cabezas, agricultor y ganadero salmantino, de San Felices de los Gallegos.

Confinamiento en los pueblos: “La verdad es que, aunque mucha gente pueda pensar lo contrario, se ha hecho muy bien y cumpliendo todas las normas. Es cierto que siempre es más llevadero porque no es lo mismo estar en una ciudad, en una casa de 70 metros… que en un pueblo donde las casas son más grandes y muchas tienen un patio o una finca en la que poder salir y pasear”.

Pueblos olvidados: “Todo tiene una parte mala; y hemos visto que los pueblos siguen teniendo los mismos problemas de siempre y que nadie quiere resolver. Muchos niños en edad escolar, que han tenido que estudiar vía ‘on line’, no han tenido esa opción porque o no hay cobertura, o es muy reducida para poder realizar la actividad normal. Seguimos con los mismos problemas de conectividad que no se han arreglado”.

Presidencia de Asaja: “Fue una fase de mi vida muy importante y en la que aprendí mucho. Estoy muy agradecido y para nada fue una liberación dejarlo. Los cuatro años que estuve al frente del sindicato traté de hacerlo lo mejor posible, con satisfacción y de muy buen grado. Fue una etapa que pasó y ahora sigo con mi vida en la explotación, que es de lo que vivo. Aporté unos años al sector y cada vez que me lo piden, ahí estoy”.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba