LocalPortada

El nuevo hospital no llegará a tiempo si hay un rebrote en otoño

La mudanza desde el Virgen de la Vega y el Clínico al nuevo edificio será paulatino y comenzará precisamente en el último trimestre

Sanidad no se planteó en ningún momento ‘abrir’ el nuevo hospital durante la pandemia que comenzó oficialmente el pasado mes de marzo, y tampoco estará listo para entrar en servicio si en otoño se produce una segunda oleada de coronavirus, según señaló este miércoles el gerente del complejo asistencial salmantino, Luis Ángel González.

 

No se planteó «en ningún momento la necesidad de dar el salto al nuevo hospital” al contar con Clínico, Montalvo y Fonseca para pacientes con coronavirus y con el Virgen de la Vega como “hospital limpio”, y si hay una segunda oleada del coronavirus en otoño, tampoco estará operativo, porque precisamente está previsto que en el último trimestre comience la ‘mudanza’ de los servicios al nuevo hospital, por lo que en medio de una posible crisis sanitaria habría que utilizar los mismos recursos que en la primera oleada (el hospital no llegó a colapsar). Es más, una sacudida similar podría incluso interferir en el traspaso de equipos y servicios al nuevo edificio.

La gerencia de Atención Especializada del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca iniciará el traslado de los servicios del Hospital Clínico al nuevo edificio asistencial salmantino en otoño, dentro de un proceso “complejo, que lleva tiempo”, pero que “una vez iniciado, no se parará hasta que se traslade por completo el hospital a la nueva infraestructura”, según informa ICAL.

Así lo aseguró en la mañana de este miércoles el gerente del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, Luis Ángel González, quien recordó que el traslado ha de ser “planteado y programado” y que se iniciará “en cuanto finalicen las obras del vial y las plataformas”, que “avanzan a buen ritmo”.

En cualquier caso, González aseguró que el nuevo edificio ya cuenta “desde principios de año” con un plan de dotación y equipamiento del hospital que está “bastante avanzado” y que, a falta de “introducir mobiliario clínico”, cuenta ya con “la alta tecnología y los grandes equipamientos para servicios como UCI, quirófanos, Medicina Nuclear y Oncología instalados”.

Además, dicho plan también contempla la posibilidad de que exista una coincidencia entre el traslado y un posible rebrote del coronavirus COVID-19, ya que “el propio plan contempla unos ítems donde, en cualquier momento, podemos dar la vuelta atrás”. “Ya tenemos la experiencia y, si fuese necesaria una vuelta atrás, reharíamos lo hecho y volveríamos a una situación inicial para crecer en asistencia COVID”, afirmó Luis Ángel González.

No obstante, el gerente del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca aclaró que “esta crisis sanitaria ha afectado desde el punto de vista asistencial, pero el desarrollo del plan de apertura del nuevo hospital se ha visto poco influenciado”, puesto que las obras del vial y las plataformas han seguido hasta el punto de estar “muy avanzadas”, y el plan de dotación, licencias y permisos “ha seguido desarrollándose como obra de urgencia” (el vial tenía que estar acabado en febrero, que fue la segunda fecha que se dio tras perder un año con la primera adjudicación de las obras).

Evitar el rebrote

Luis Ángel González realizó estas declaraciones durante la recepción realizada al alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, que acudió este miércoles al hospital Clínico Universitario de Salamanca para agradecer su labor a los profesionales del Complejo Asistencial salmantino durante la crisis del coronavirus COVID-19, en la que “en ningún momento se planteó la necesidad de dar el salto al nuevo hospital” al contar con Clínico, Montalvo y Fonseca para pacientes con coronavirus y con el Virgen de la Vega como “hospital limpio”, según explicó González.

El propio gerente de Atención Especializada de Salamanca destacó el “excelente, encomiable e incansable trabajo realizado” por los profesionales del Complejo Asistencial ante una crisis en la que reconoció la “responsabilidad”, tanto del personal sanitario como de los ciudadanos, por “usar de forma racional los recursos limitados de la Sanidad y colaborar con el confinamiento”, si bien pidió “rigor” a estos últimos porque “esto no ha terminado y tenemos que seguir colaborando con las medidas higiénicas y no masificando el hospital porque no podemos permitirnos el riesgo de un rebrote”.

En todo caso, el gerente del Complejo Asistencial Universitario salmantino se mostró optimista al asegurar que “nuestra desescalada va a acabar en el nuevo hospital, con su apertura en los próximos meses”, tras ir recuperando “poco a poco” la normalidad en los centros sanitarios salmantinos, donde hoy hay ‘solo’ 11 pacientes con COVID-19 ingresados en planta y dos en la UCI que “evolucionan favorablemente”.

 


Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba