Deportes

Hernán Pérez avisa: “Dejarse el alma en cada partido es innegociable”

El nuevo entrenador de Unionistas de Salamanca ofrece las claves de su nuevo proyecto y lo que quiere de su equipo sobre el terreno de juego; ve a Álvaro Romero como una pieza clave

Los entrenadores y jugadores que llegan a Unionistas CF coinciden en algo muy importante: a todos les atrae el proyecto y la filosofía del club por encima de un interés económico mayor. Éste también es el caso del nuevo entrenador del equipo salmantino, Hernán Pérez, quien hace un repaso a la actualidad y el futuro próximo del club.

 

Asegura que el balón es el principal protagonista del fútbol y quiere un equipo que siempre salga a ganar, pero jamás negociará un aspecto vital en éste y cualquier otro deporte: el esfuerzo. Habla claro, sin tapujos, del aire fresco que le ha querido dar al club junto al director deportivo y pone sus ojos en un jugador al que considera fundamental, pero que entendería que se pueda marchar: Álvaro Romero.

También le gustaría retener a José Ángel y Guille Andrés y habla maravillas de un Carlos de la Nava al que ya dirigió en el Langreo; pero eso sí, nadie tiene un puesto garantizado. También sueña con el aliento de una afición a la que está seguro que verá en el Reina Sofía, la nueva casa de Unionistas y que dará mucho que hablar.

Un amante del Derecho y del fútbol que ahora ha apostado por la segunda de sus pasiones, la misma que comparte con su hermano Michu, ex jugador y ahora director deportivo del Burgos. “Al final, lo que quiere la gente es reconocer lo que ve y sentirse orgullosa de su equipo”; tan fácil, tan complicado de lograr… el fútbol dirá.

Fútbol: “La afición por este deporte viene de mi padre, porque desde muy pequeño íbamos siempre a verle jugar en un equipo de Tercera y a mi hermano y a mí nos inculcó los valores del deporte. Luego, poco a poco ves que se te da bien la cosa y el fútbol te acaba atrapando. Cuando dejé de jugar vi que una opción era entrenar porque era algo que siempre me ha atraído”.

Etapa como jugador: “Jugué en las categorías inferiores del Real Oviedo hasta el filial, y cuando en 2003 íbamos a ascender, el primer equipo descendió de Segunda a Tercera y se fue todo al traste. Más tarde, jugué en Segunda B (47 partidos entre Liga y Copa) en el Lealtad, Universidad de Oviedo, Avilés y Caudal y cuando acabé la carrera, comencé a compatibilizar el Derecho con mis inicios como entrenador. A los 28 años me retiré porque tuve problemas en la rodilla y en la espalda, que hacían que el sufrimiento estuviese por encima del disfrute”.

Carrera de Derecho: “Estuve siete años en un despacho y llegó un momento cuando estaba en el Langreo y di un salto mayor que el fútbol me exigía mucho tiempo y decidí dedicarme de pleno a ello. El trabajo de entrenador es un riesgo y no depende de ti y sí de los resultados; no quiero abandonar nada, porque el Derecho es otra de mis pasiones, aunque quiero seguir vinculado al fútbol”.

La importancia de la formación: “Considero que es algo muy importante porque el fútbol para los jugadores tiene una vida muy corta; también creo que resulta más fácil para transmitir algo a un futbolista y que é se sienta más receptivo y pueda captar las cosas más rápido. Está claro que no es una condición indispensable, pero ahora los jugadores cada vez cuentan con una preparación mayor que antes, quizá por falta de medios”.

Su estancia en el Langreo: “Tengo un recuerdo muy bueno y siempre lo diré porque estar en un equipo cuatro años no es nada sencillo, y más con los éxitos logrados. Fueron tres play off, una Copa Federación, clasificarse para Copa del Rey; es el equipo que me ha dado la oportunidad de convertirme en profesional. Pero, todo tiene un principio y un final y creo que cuatro años en un equipo fueron suficientes porque yo ya no podía exprimir más al equipo ni el club a mí; lo más sensato y honrado fue no continuar en el club que me lo dio todo. Tengo una relación estupenda con todo el mundo de allí y ya he visto que por separado las cosas también nos han ido bien”.

Barakaldo: “Fue una experiencia muy positiva porque en los momentos más difíciles se sacó la mejor versión de las personas. La situación no fue fácil porque yo aterricé el 10 de julio con solo cuatro jugadores del año pasado y con poco margen de tiempo, haciendo un equipo con 11 cesiones, muchos de ellos jóvenes. La primera vuelta no fueron mal las cosas, pero luego con las lesiones (tres roturas de cruzado) hizo que las cosas cambiasen. En enero entró una nueva Junta con ilusiones renovadas y dejaron al cuerpo técnico decidir en el mercado de invierno y todo fue mucho acertado. Cuando mejor estábamos llegó toda esta desgracia y a la nueva Junta, con la que tengo muy buena relación, les llegó esa multa de 1,5 millones de euros y apostó por reducir personal contratando a Larrazabal como entrenador y director deportivo, minimizando gastos. Fue algo consensuado y yo entendí la decisión, por lo que le deseo lo mejor en el futuro”.

La dificultad de ser entrenador: “Bueno, creo que en el fútbol actual, los dirigentes valoran cada vez más el trabajo y la experiencia y no tanto el nombre. Sí es cierto que un ex jugador puede tener muchos más contactos y quizá más ventaja por el conocimiento de haber estado en muchos vestuarios, pero creo que en Primera, ahora mismo, hay más entrenadores que no han sido futbolistas que los que sí; el nombre debe ser lo de menos”.

Decidirse por Unionistas: “No me costó nada y lo tuve claro desde el principio. Conozco muy bien el club desde mi etapa en el Langreo porque lo seguí mucho y mantuve bastante contacto con gente de allí. Con la situación actual, el tema económico va a ser igual de malo para todos por lo que vamos a intentar eliminar los problemas que podamos tener y hacer un año con la esperanza de reducir la diferencia con los grandes transatlánticos de la categoría. Ilusión y esfuerzo no van a faltar”.

unionistas hernan perez 2
Hernán Pérez, técnico de Unionistas.

Proyecto completamente nuevo: “Cuando entra gente nueva, en este caso un director deportivo y un entrenador que están en la misma sintonía, hay otras ilusiones. Cuando entra aire nuevo, lo mejor es intentar cambiar todo lo que puedas con el único fin de crecer; esto no quiere decir que los jugadores con los que no hemos decidido contar no sean válidos, ni mucho menos. La idea era meter aire fresco”.

Jugadores con contrato: “En principio, está todo resuelto y hay que ver cómo discurrirá la pretemporada porque nadie tiene garantizado que vaya a jugar si no se lo gana en cada entrenamiento”.

Álvaro Romero: “No me preocupa que haya equipos que se interesen por él; para mí es una pieza fundamental en Unionistas CF y tiene contrato y cláusula de rescisión, que si se hace efectiva quedará libre. Entiendo cómo va este mundo del fútbol y si se paga el dinero y el club considera que es beneficioso que se vaya, lo respetaré. Pero yo solo manejo el aspecto deportivo y para mí es fundamental al 200%”.

José Ángel y Guille Andrés: “De momento no se sabe porque el club tiene una línea clara. Primero hay que solucionar algunos problemas con los jugadores que tienen contrato y luego ya irán los demás temas. No hay duda de que son dos jugadores que me gustan mucho, pero también sé cómo es el fútbol y con carreras que son cortas, es normal que si alguno tiene algo mejor lo acepte. Nosotros intentaremos convencerles con otra serie de argumentos, con un proyecto serio y con cariño. Pero hay que respetar todo”.

El valor de Carlos de la Nava: “Puede que parta con un poco de ventaja porque sé cómo trabaja y lo que me puede dar, pero será uno más. Yo meteré un ritmo de exigencia muy elevado y será el fútbol el que se encargará de seleccionar quién jugará y quién no. Me gusta sacar el máximo rendimiento de todos los jugadores”.

Pretemporada especial: “Aún es complicado saber lo que pasará, pero ya podemos ir esbozando lo que puede ser. Si la temporada empieza el 18 de octubre, los jugadores acumularán siete meses sin competir en partido oficial, por lo que la preparación será más larga y la competición más corta; por ello, hay que empezar muy fuerte y necesitamos jugar un mayor número de partidos amistosos. Al final, la pretemporada se irá a las 8 semanas con una carga física menor al principio y cuando empiece la campaña, estar a tope”.

El balón: “Es fundamental en el fútbol, pero no por mi manera de jugar o el campo en el que lo hagas; este deporte gira en torno a un balón y es el aspecto determinante. Si lo tienes tú es más hacer gol y más difícil que te marquen; y esto unido a las dimensiones del Reina Sofía y su estado del césped nos obliga a ser protagonista”.

Así será su equipo: “Al final, lo que quiere la gente es reconocer lo que ve y sentirse orgullosa de su equipo. Dejarse el alma en cada partido es innegociable, pero debemos ser verticales, presionar arriba y buscar siempre la victoria. El esfuerzo tiene que venir de serie y cuando acabe el partido, independientemente del resultado, la gente tiene que ver que el equipo se ha vaciado”.

Cuerpo técnico de la casa: “He elegido al mismo cuerpo técnico que ya estaba por dos motivos; el primero porque son buenas personas y creo que eso es básico para que algo funciones. Y, en segundo lugar, porque son grandes profesionales; he tenido contacto con Roberto Aguirre y me ha hablado maravillas de todos ellos, por lo que no había motivo para cambiar. Espero integrarme bien y sacar resultados”.

Mensaje a la afición: “Soy optimista y pienso que cuando empiece la temporada se podrá jugar con público, lo que hará que Unionistas sea más fuerte de lo que ya es. El club tiene una afición muy ruidosa y numerosa, que además es fiel, y eso ayuda mucho. También vamos a trasladarnos al Reina Sofía lo que hará que el club tenga ya una casa y que la gente se adapte poco a poco a su nuevo sitio; es un factor determinante. Soy optimista y creo que vamos a ser capaces de minimizar a este virus”.

El objetivo: “Siempre he dicho que tenemos que ir paso a paso y queda mucho por delante. El primero objetivo es hacer una plantilla competitiva y una vez que esté hecha, no tendré problema en decir cuál es el objetivo. Pero primero hay que trabajar”.

Su hermano Michu: “Los dos somos profesionales de esto y tenemos una relación muy buena porque ya trabajamos juntos. Él está en un equipo (el Burgos) que incluso puede ser nuestro rival esta temporada y sé que siempre me ayudará igual que yo a él aunque estemos en clubes distintos, aunque cada uno mire por su interés”.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba